lunes, 14 de agosto de 2017

Mark Knopfler - Boom, Like That



¿Quien no conoce a Dire Straits? Yo los conocí de muy chico, sonaban por todos lados y tenía el compilado Money for Nothing -todavía lo conservo- que lo debo haber gastado. Pero después me hice el punk y los desprecié, disfrutándolos sin admitirlo del todo.

Por eso mismo Knopfler como solista me llegó muchísimo más tarde y el primer disco que tuve fue Get Lucky, cuando salió, a fines de la década pasada. Sus últimos cinco o seis discos (sobre todo el doble Privateering) me gustan más que su banda anterior, los disfruto más, me parecen más sinceros y menos atados a una época y además no cansaron a nadie con la sobreexposición. En mi etapa de DJ ponía mucho este tema, que te atrapa desde su arpegio introductorio, cancherísimo, con groove, onda, buena letra, Knopfler "cantando" casi sin abrir la boca y los licks desparramados de mi guitarrista favoritor de todos los tiempos. Sí, Mark Knopfler.






Ver video en YouTube.





Encontrala originalmente en:
Este es el tercero de la etapa inaugurada por el excelente Sailing to Philadelphia (muy celebrado -me acuerdo- cuando apareció) y es otro gran disco. Muchos temas, varios estilos y el estilo completamente consolidado. Un Lou Reed para las masas (¡JA!).
Shangri-La (2004)





jueves, 10 de agosto de 2017

Buffalo Tom - Sleepy Eyed


Muchas veces, como oyentes, depositamos demasiadas expectativas en la música que escuchamos. Pretendemos que se trate de una experiencia definitiva, que nos cambie la vida, nos modifique, olvidando que esto no deja de ser entretenimiento. Si lo que escuchamos no es revolucionario lo dejamos de lado automáticamente, olvidando que los verdaderos revolucionarios se cuentan con los dedos de las manos. Lo descartamos porque no nos emociona, cuando lo que en realidad nos conmueve suele ser lo que descubrimos alrededor de los veinte años, después… rara vez vuelve a pasar.
Los Buffalo Tom no te van a cambiar la vida, no inventaron prácticamente nada, se puede decir que es una banda típica de su época -los noventa- pero seguro te van a hacer pasar un buen rato. Los discos son buenos, están bien grabados, los temas están arreglados de manera inteligente y las letras de angustia existencial no están nada mal.

Los dos primeros discos son trabajos en los que la banda estaba en la búsqueda, de una identidad sobre todo, sonando a medio camino entre los Replacements y Dinosaur Jr. aunque con un destacable nivel de eficacia. Ya para la época de Let Me Come Over sabían bien lo que querían y a partir de ese tercer LP, empieza lo que se podría considerar como la etapa clásica de Buffalo Tom, que termina con este disco, Sleepy Eyed, del ’95. Escuchar la balada épica de aires zeppelinianos “Sunday Night”, a mitad del disco,  es viajar al instante a la década en que esta música fue hecha, con todo lo bueno y lo malo que eso implica. “Me siento tan vacío que podría morir” dice para cerrar el estribillo, por lo visto no eran pocos los que miraban con cariño la salida rápida. Los primeros temas representan una descarga de hits instantáneos, “Tangerine”, “Summer” (muy bien cantado por Bill Janovitz) y “Kitchen Door” sobre todo, son temas que bien podrían haber sonado en la todavía omnipresente MTV de aquel entonces o en el millar de radios alternativas que no paraban de aparecer de un día para el otro. De los dos primeros se hicieron videos promocionales.

Después de este disco viene Smitten, del ’98 y en el sello Polydor, antes del parate obligado de toda banda que no se vuelve masiva o exitosa, hace unos años hubo reunión y dos discos más. Para agregar al catálogo de una banda que merece una segunda chance.





Escuchar entero en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
Buffalo Tom - Big Red Letter Day
The Lemonheads - Car Button Cloth
Eleventh Dream Day - Beet


lunes, 7 de agosto de 2017

Video de la Semana: Wilco - Someone to Lose



Del disco del año pasado de Wilco, Schmilco.





jueves, 3 de agosto de 2017

The Someloves - Little Town Crier



Creeme: todo lo que hace Dom Mariani es bueno. TODO, sí. Ya sea con The Stems, como solista, con The Majestic Kelp (excelente surf instrumental) los grandiosos DM3, The Stoneage Hearts y ahora con Datura4, siempre te vas a encontrar con guitarras, rock de guitarras del que eriza la piel. Yo lo conocí con At First Sight (Violets Are Blue) de los Stems que es un disco fundamental pero si tengo que elegir uno, uno sólo de sus grandes discos, me quedo con el que trae una de mis diez canciones favoritas de todos los tiempos, "Little Town Crier" de los Someloves.

Arpegios, guitarras a lo Byrds, voces con armonías, polenta, gancho, mucho gancho sobre todo. Un tema inmortal.





Ver video en YouTube.





Encontrala originalmente en:
Con los Someloves hizo un sólo disco que es este pero... ¡vaya disco! Este sí que es de los pocos que no tienen desperdicio, un temazo atrás del otro, no da respiro. Palabras que suenan a lugar común pero que, en este caso, son más certeras que nunca.
Something or Other (1989)





martes, 1 de agosto de 2017

The Beach Boys - Carl and the Passions - "So Tough"


Para la primera mitad de la década del setenta estaban completamente perdidos. El sello no sabía qué hacer para devolverles cierta credibilidad como banda, la revista Rolling Stone los maltrataba cada vez que podía y todavía hoy, vamos a decir la verdad, muchos consideran que después de Pet Sounds los Beach Boys dejan de existir. Pero en la historia del rock hay que leer la letra chica porque está lleno de simplificaciones burdas y de lugares comunes que se repiten sin haber hecho lo más importante; escuchar los discos. Por suerte el tiempo pasó, dio su veredicto y hasta hubo una corriente reivindicadora en los noventa de la mano de The Beta Band, Super Furry Animals y demás grupos que se encargaban de recordar lo valiosos que eran y son los discos de la llamada “etapa de los hermanos”, en la que Brian Wilson cede el control y los créditos son una verdadera ensalada de nombres y asociaciones.

Carl and the Passions – “So Tough” viene inmediatamente después de otro disco revalorizado con el tiempo; Surf’s Up y antes de Holland, el que le adosaron en la época de los CDs dos en uno y tiene la novedad de dos nuevos integrantes que venían de los sudafricanos The Flame. Eran Ricky Fataar y Blondie Chaplin, dos multi-instrumentistas, excelentes cantantes y también compositores. Hasta qué punto era democrático el tema composiciones en los Beach Boys de esta etapa que los dos nuevos aportan dos temas que firman en conjunto: “Here She Comes” y el espectacular “Hold On Dear Brother”, un himno de unidad y canto a la vida, highlight indiscutido del LP. Otro gran tema es “Marcella” con guitarra fuzz y gran voz líder de Carl Wilson, quien también se hace cargo de la producción.

Nada te prepara para lo que viene al final, en la cara B, en donde aparece Dennis Wilson en su máximo esplendor, ya había dado muestras de talento en Sunflower, firmando varios temas, sobre todo el conmovedor “Forever”. Acá hay dos temas del fiestero Dennis que poco tienen que ver con su imagen de salvaje depredador de mujeres. Se trata de “Make It Good” y, sobre todo el enorme “Cuddle Up”, que anticipa la maravilla que sería Pacific Ocean Blue, unos años más tarde. Acá firma con Daryl Dragon, que después sería el capitán de los exitosos Captain & Tenille.

Carl and the Passions – “So Tough” es otro capítulo interesante en una de las historias familiares más retorcidas, convulsionadas y tristes de la historia de la música popular del siglo veinte.





Escuchar entero en Spotify o en YouTube.




Chequear también:
The Beach Boys - 20/20
The Beach Boys - Friends
Carl Wilson - idem [1er. LP - 1980]

miércoles, 26 de julio de 2017

Disco del Mes: Alejandro Escovedo - Burn Something Beautiful


Alejandro Escovedo
Burn Something Beautiful
2016










Fantasy










martes, 18 de julio de 2017

Old Crow Medicine Show - 50 Years of Blonde On Blonde


¿Cuál es el verdadero valor de los discos de versiones o discos tributo? Depende el punto de vista, como siempre. A lo mejor desde lo estrictamente artístico el valor es nulo o ínfimo. Pero como souvenir para el fan son magníficos. Siempre es disfrutable ver desde qué ángulo se los encara, si es desde la reverencia, la desfachatez o incluso desde lo meramente cómico. En el caso de este, es un caso aparte porque se trata de un disco entero versionado, Blonde On Blonde, el super clásico de Dylan, encarado de punta a punta -en vivo- por Old Crow Medicine Show.

Muchas de las canciones de Blonde On Blonde han sido versionadas más de una vez y algunas hasta el hartazgo (“Just Like a Woman” o “Visions of Johanna”, por ejemplo) pero estos tipos se encargan de imprimirle un matiz fresco y novedoso a unas canciones que, por increíble que parezca, ya tienen cincuenta años. La fiesta empieza desde temprano, con una versión fiestera al máximo de “Rainy Day Women #12 & 35”, un tema que en el original era poco más que un chiste que no hacía falta escuchar dos veces. En “Pledging My Time” la parranda sigue, con una versión a toda velocidad al mejor estilo The Pogues. Con el tercero, de la mano del mencionado “Visions…” ya te das cuenta de que la cosa va en serio y de que funciona. En vez de arrodillarse de manera obediente, le ponen pimienta a uno de los grandes temas de Bob Dylan, dándole un nuevo enfoque, demostrando que entienden la canción, se la apropian por completo y la hacen saltar en el aire. El mismo Dylan puede llegar a aprobar este gesto de caradurez, posiblemente.

“One of Us Must Know (Sooner or Later)” está cantada como los dioses, demostrando una vez más la admirable elasticidad de las canciones de Mr. Zimmerman y “Leopard-Skin Pill-Box Hat”, que en el original era un blues no del todo convincente, pasa a ser un temazo de country-rock con sus violines para la ocasión. “Most Likely You Go Your Way and I'll Go Mine” tambien está punkeada, tiene mucha fuerza, la batería empuja y las voces responden como debe ser y lo mismo pasa con “Absolutely Sweet Marie” que ya tenía grandes versiones, sobre todo la de los Flamin’ Groovies y la impecable interpretación de Jason & the Scorchers. Y la pregunta es… ¿Qué va a pasar con la épica “Sad Eyed Lady of the Lowlands”, el tema que en el disco doble original ocupaba una cara entera y al que Dylan le dedicó una noche entera (algo muy poco habitual en él) para la letra? Otro acierto, en vez del sopor narcotizado de la original hay una vuelta de tuerca que vale la pena escuchar y repetir.

Así es como se hace un verdadero tributo, evitando la genuflexión innecesaria pero demostrando claramente que las canciones se entendieron y que se las puede modificar sin caer en el chiste para entendidos, el que deja afuera a todos menos a los que lo hacen, como las carreras de autos, digamos.




Escuchar entero en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
Old Crow Medicine Show - Carry Me Back
Francis Cabrel - Vise le ciel
Varios - UNCUT: Hard Rain Vols. 1 & 2 (A Tribute to Bob Dylan)



lunes, 17 de julio de 2017

Video de la Semana: James Levy & the Blood Red Rose - Give Me Happiness



¿Cuantos émulos de Nancy y Lee han aparecido en los últimos años? A estos les sale bastante bien, del único disco de estudio que hicieron, Pray to Be Free, del 2012.





miércoles, 12 de julio de 2017

NRBQ - Tapdancin' Bats


Uno de mis chistes favoritos es el título y la tapa de uno de los tantos discos en vivo que tienen; Live at the Yanquee Stadium. Si prestás atención, en el estadio vacío, en la tribuna, están ellos sentados, sabiendo muy bien que jamás llenarían ningún estadio del mundo. El que se sabe loser y sabe reírse de sí mismo tiene todo por y para ganar. ¿Qué otra banda se te ocurre que puede tocar versiones de Sun Ra, después un rockabilly impecable y seguir con un temazo power-pop de esos que parecen simples pero que no lo son? Ellos son una de esas bandas, NRBQ, sigla que significa “nuevo cuarteto de rhythm and blues” y están juntos desde que el rock es rock, desde fines de los sesenta, con discos tan depurados y redondos como Scraps o Workshop (’72 y ’73, respectivamente).

Para fines de la década siguiente, grabando para Bearsville, el sello del infame Albert Grossman, le debían un disco para liberarse del contrato y como tenían toneladas de material amasado en más de una década armaron este LP, Tapdancin’ Bats, que sale en el ’83. Sería la clásica compilación de rarezas y descartes pero funciona y perfectamente porque NRBQ no es cualquier banda, tienen varios compositores y haciendo versiones son impecalbles.

Te compran con gestos, dedicarle una canción a un héroe de la lucha libre y que sea un temazo como “Captain Lou”, que termine con esos arreglos delicadísimos de piano y con esos gritos enloquecidos de domador de circo -en un momento se escucha clarito “esto es un pandemonio psicodélico”- hacen que uno se sienta cómplice del chiste y que tenga ganas de repetirlo. O el excelente solo de saxo en el break instrumental de “You Got It”, cover del clásico de Don Covay. La variedad estilística de NRBQ nunca es tan evidente como en Tapdancin’ Bats, es cierto que se trata de un disco armado con retazos, pero en lo que a apertura musical se refiere, sale beneficiado claramente. Parecen una banda en joda, “Rats In My Room”, “Trouble at the Henhouse”... en cierto modo lo son, pero no es el chiste interno para pocos, es sentido del humor inclusivo, te sentís parte del asunto y si prestás atención (no hace falta mucha) te das cuenta que son unos músicos buenísimos. ¿Un ejemplo? El puente, estribillo o sección B de “Big Goodbyes”. En un tema cansado y medio folkie de Terry Adams y de repente aparece esa pequeña gran idea nueva que lleva a la canción a otro lado, sorprende y enamora.

Es muy probable que Tapdancin’ Bats no sea el disco ideal para acercarse a la frondosa discografía de NRBQ, la banda sigue en actividad y con un nivel de decencia envidiable, pero sí sirve para darte cuenta de que acá hay madera y de la buena.




Escuchar en Spotify.




Chequear también:

NRBQ - Kick Me Hard
NRBQ - Grooves In Orbit
NRBQ - High Noon: A 50-Year Retrospective


lunes, 10 de julio de 2017

Tom Waits - Jockey Full of Bourbon



Tom Waits me llegó de niño, junto con Creedence, Elvis y otras cosas que se escuchaban en mi casa, con un cassette que trajo el amigo arty de mi viejo, que viajaba en una moto grande y tenía el pelo largo. Lo escuché y lo odié, tardé veinte años en aceptarlo y que me gustara, como mínimo.

La famosa segunda oportunidad: nunca voy a olvidar la escena inicial de Bajo el peso de la ley de Jim Jarmusch, con ese travelling que va mostrando la casas de Nueva Orleans (¿era en esa ciudad?) al ritmo podrido y voodoo de este temazo. El estribillo... "ey piba, andá para tu casa, se te prende fuego y los chicos están solos" se te mete en la memoria de una vez y para siempre. El riff de guitarra inicial saturado, a medio camino entre Link Wray y los Shadows es otro de los grandes ganchos de un tema enorme.






Ver video en YouTube.





Encontrala originalmente en:
El segundo LP de la "etapa Beefheart" de Tom Waits que empezó con el trabajo anterior, Swordfishtrombones. En realidad fue este disco el que lo ayudó a pegarla por estos lares, con edición nacional. Al menos el cassette que me llegó a mi, si mal no recuerdo, era made in Argentina.
Rain Dogs (1985)





jueves, 6 de julio de 2017

Forest - Full Circle


Hubo un tiempo en Inglaterra, a fines de los sesenta y principios de la década siguiente, en que todos creían ser caballeros de las cruzadas, pajes de alguna corte medieval y juglares que se sentaban en la mesa redonda del Rey Arturo. Visto de manera retrospectiva suena ridículo y puede ironizarse al respecto pero la época de oro del folk inglés dejó un verdadero tendal de discos valiosos. De Forest no es mucho lo que se puede decir desde el punto de vista histórico, eran dos hermanos, Adrian y Martin Welham más Derek “Dez” Allenby en mandolina, armónica y percusión. Grabaron dos discos para el mítico sello Harvest, compartiendo grabadora con Deep Purple, Kevin Ayers y Pretty Things, para no hacerla demasiado larga con los nombres.

Los dos discos de Forest tienen algo, un cierto halo de misterio que los eleva de sus contemporáneos, que los diferencia claramente. ¿Será la tan mentada “magia”? ¿Por qué no? Estos tipos creían en duendes, en elfos y faunos y si no creían te lo hacen creer porque lo transmiten y a la perfección. No fueron los inventores del género, quizás esa etiqueta le quede como anillo al dedo a Incredible String Band o a algún otro, pero sin duda alguna ayudaron a definir el sub-género, estaban creciendo en público junto con el resto de sus compañeros y compartían cartel, público y escenarios.

Full Circle, el segundo LP de estudio, tiene una variedad estilística inédita para un género más bien cerrado, poco tiene que ver “Hawk the Hawker”, el primer tema y una de las grandes canciones de la historia del folk inglés, con “Do Not Walk In the Rain”, otro de los grandes momentos del álbum, más cantado, con deliciosas armonías vocales, hermoso acompañamiento de piano y unas guitarras extraordinarias. “Much Ado About Nothing” comparte título con la obra de Shakespeare y deja entrever cuáles eran los intereses temáticos de los miembros de Forest. “Nada es revelado. Incluso las preguntas se ignoran. No esperes respuestas de mí”. Definitivo. “Graveyard”, de cinco minutos y medio, uno de los temas más largos, es un resumen perfecto de lo que podían lograr en sus mejores momentos, con cambios de ritmo, un buen puñado de ideas y buenos arreglos instrumentales.

Es uno de esos discos que cierran por todos lados, incluso la tapa da una idea muy aproximada del contenido de Full Circle. Si te gusta el también llamado acid folk lo vas a considerar imprescindible, si no te gusta dejalo pasar tranquilo y seguí viendo tele y si no lo conocés, bueno… nunca es tarde.




Escuchar en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
Mushroom - Early One Morning
Lindisfarne - Dingly Dell
Circulus - The Lick On the Tip of an Envelope Yet to Be Sent

martes, 4 de julio de 2017

Video de la Semana: of Montreal - Famine Affair



False Priest es el décimo disco de estudio de of Montreal, la banda de Kevin Barnes y compañía, sale en el 2010 y contiene este tema. El video es una película corta.





sábado, 1 de julio de 2017

5 Canciones 5: The Kinks


Artificial Man

De principios a mediados de los setenta es la etapa "conceptual" de los Kinks, Soap Opera, Schoolboys In Disgrace (que por suerte fue el último) y los dos Preservation Act. En el segundo, uno de los discos menos queridos por la considerable base de fanáticos que tienen hoy, está esta belleza de mas de cinco minutos, con unos cuantos cambios de dirección y la teatralidad y el aire épico que tanto obsesionaba a Ray Davies en aquellos años. Como toda gran banda, en cualquier disco que agarres vas a encontrar temas valiosos, en Preservation Act 2 no es fácil, pero los tiene, por supuesto.

Aparece originalmente en: Preservation Act 2 (1974)

Ver / oir en YouTube


So Long

El segundo LP de estudio se grabó a las apuradas, para tratar de cosechar el éxito de "You Really Got Me", con Ray componiendo muchas veces en el estudio, antes de ponerse a grabar. A pesar de eso tiene evidentes muestras de talento y ya es claro que Ray Davies se perfilaba para ser uno de los grandes escritores de canciones del siglo veinte. ¿Qué es "So Long"? ¿Una especie de bossa nova pop? ¿Una balada contemplativa y melancólica? Es un tema diferente, de alguien que estaba tanteando el agua antes de zambullirse, claramente.

Aparece originalmente en: Kinda Kinks
(1965)

Ver / oir en YouTube


Prince of the Punks

Tom Robison, el de "Glad to Be Gay" había tenido algo que ver con Ray y la grabación de un disco que fracasó estrepitosamente. Robinson lo quiso joder en un concierto y Mr. Davies no lo perdonó, decapitándolo violentamente en este lado B de otro gran tema olvidado de los Kinks, el excelente "Father Christmas". De más está decir que no hay nombres propios, conviertiendo a la canción en una observación más generalizada del movimiento punk, los falsos acentos de clase trabajadora y los que suben sin dudar al transporte que mejor los deja.

Aparece originalmente en:
Cara B de Father Christmas [single de 7"] (1977)

Ver / oir en YouTube


Susannah's Still Alive

Dave Davies quiso ser solista desde el principio, en plena era psicodélica era una fija en los clubes londinenses en donde se juntaba la crema del pop británico, mientras Ray cambiaba pañales (el muy turro le escribió "Two Sisters" al respecto). "Susannah's..." fué su primer single por fuera -relativamente hablando- de los Kinks y es un temazo. La cara B era "Funny Face" y ese sí que aparecía en Something Else By the Kinks, casi al final de uno de los LP más queridos de la banda.

Aparece originalmente en:
single de 7" (1967)

Ver / oir en YouTube


Young Conservatives

Se puede decir que todos los que escuchan Kinks y no escucharon, no conocen o no les gustan los discos de la etapa New Wave no son fans verdaderos. O se los podría llamar "fans clase B". Estos discos están llenos de grandes canciones. El primero de esos sería Sleepwalker del '77, aparecido en plena efervescencia del punk. En esta joya olvidada el sonido es otro, acorde a los tiempos y puede espantar a los obsesivos de la etapa clásica pero no hay que perderse los dardos afilados de Ray para la nueva clase emergente: los yuppies, los nuevos jóvenes conservadores.

Aparece originalmente en: State of Confusion
(1983)

Ver / oir en YouTube




lunes, 26 de junio de 2017

Disco del Mes: Ennio Morricone - Questa specie d'amore


Ennio Morricone
Questa specie d'amore
1972










General Music










miércoles, 21 de junio de 2017

J Mascis - Several Shades of Why


Por un lado, si te decían hace diez o quince años que uno de los tipos más emblemáticos de la generación alternativa iba a hacer un disco como este no te lo ibas a creer. Sin embargo, para cualquiera que lo haya visto tocando con los pelos tapándole la cara, escondido atrás de media docena de pedales de guitarra de todo tipo, estaba claro que ese pibe un día iba a decir algo como “estos son mis problemas, esto es lo que me pasa, ahora quiero que me escuchen”. Cualquiera que sepa más o menos como era la historia en Dinosaur Jr. sabe que Mascis y Lou Barlow nunca se llevaron bien, el primero era más bien el abusador, el tipo incapaz de comunicarse normalmente y el segundo el encargado de recibir las cargadas e insultos, el que pedía explicaciones y jamás las encontraba. Hay una historia de esas que forman parte de la mitología del rock, que importan más por su construcción y significado que por su veracidad o falta de ella. Según cuenta la leyenda, en el primer ensayo de lo que después iba a ser Dinosaur Jr., Mascis se la pasó de espaldas al resto, tocando la guitarra a un volumen ensordecedor y viendo un televisor con rayas, con el clásico “ruido blanco” en la pantalla.

Hay un trabajo anterior a este, Sing + Chant for AMMA, un disco medio místico y que uno no sabe si tomarlo del todo en serio pero es uno que salió con un perfil bajísimo, este, Several Shades of Why, salió después de Farm, el segundo disco después de la improbable reunión de los miembros originales de Dinosaur Jr., un disco espectacular, lleno de grandes canciones, ruidoso, con unos solos de guitarra al borde del desbarranco… lo que se espera de un disco de ellos, para ser sintéticos. En Several… es J Mascis con su guitarra acústica, su voz y poco más. Algún amigote de perfil bajo haciendo coros, otro de perfil no tan bajo aportando aquí y allá algún instrumento de color, alguna segunda guitarra distorsionada casi sepultada en la mezcla. Es encontrarse con uno de los frontman más esquivos y taciturnos de frente, cara a cara, desnudo, hablando a través de unas canciones sentidas, con no poco tufillo a exorcismo de demonios.

¿Podrían haber estado en cualquier disco de su banda? Seguro, sin dudas, los temas de Dinosaur Jr. no son mucho más que esto, a nivel esqueleto sobre todo, muchos de esos clásicos se pueden tocar con una guitarra acústica y de hecho ha pasado en sus giras como solista. Entre los puntos altos está el tema que da título, “Is It Done”, una de las grandes canciones de la década y “What Happened”, al final, con Kurt Vile como invitado. La tapa dice mucho; un bichito que está acompañado por su hijo o algo parecido, solos en una isla que parece ser también una criatura. Cualquier parecido con la realidad, en este caso, no es casual.




Escuchar entero en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
J Mascis - Tied to a Star
Neil Young - Comes a Time
Dinosaur Jr. - Green Mind

viernes, 16 de junio de 2017

Video de la Semana: Dinosaur Jr. - Feel the Pain



Clásico muy 90s, de un disco relativamente flojo, Without a Sound, el video es buenísimo y hasta el tímido crónico J Mascis se toma el trabajo de hacer algo bastante parecido a actuar.





miércoles, 14 de junio de 2017

Miles Davis - On the Corner


¿Por dónde empezar a la hora de hablar de Miles Davis? Algo que a él le hubiese gustado sería empezar por NO hablar de Miles Davis y limitarse a escuchar la música, su música. Opción que no vamos a tomar pero sí vamos a hablar directamente de lo que nos atañe y es su disco On the Corner, de Columbia Records, aparecido a mediados de 1972.

Como siempre que se habla de alguien que genera devociones y fanatismos extraordinarios, hay que andar en puntas de pié para no ofender a los verdaderos conocedores, quienes, al menor dato erróneo o apreciación discutible, te saltarán al cuello como vampiro en huelga de hambre. Para muchos esta etapa de Miles Davis, que empieza alrededor de Bitches Brew, uno de los discos más aventureros y revolucionarios de todos los tiempos, es el período más interesante de su carrera. Puede que eso también sea discutible pero lo que es seguro es que en estos años gozó de una popularidad que antes no tenía, amplió su público y se acercó definitivamente al rock, compartiendo festivales con varias de las bandas del momento, haciendo amistades y dejándose influenciar por la revolución socio-cultural que sacudía al mundo en aquellos años iniciáticos.

“Black Satin” podría haber sido una zapada psicodélica de un buen grupo californiano de la época, el principio al menos, cuando entra toda la banda, al minuto más o menos, bien podría tener que ver con lo que hacían Curtis Mayfield o Isaac Hayes en la famosas películas blaxploitation. Otras influencias claras, no tan fáciles de detectar, son las de Stockhausen y otro gran revolucionario; Ornette Coleman. Pero en On the Corner se puede decir que el acercamiento a Santana (en una época en que el guitarrista no daba un paso en falso) y al gigante George Clinton es muy evidente. Cabe recordar que Clinton en esta época tenía dos bandas, sacaba a veces hasta tres discos por año y se cansaba de vender. Sí señores, esto es funk del infierno pero en ningún momento deja de ser jazz, o en ningún momento deja de ser Miles Davis mejor dicho.
Los críticos de miras estrechas y algunos obtusos del mundillo del jazz no paraban de defenestrarlo y acusarlo, con los epítetos que se suelen emplear cuando alguien hace un gran corte de manga para hacer su propio camino. El resto del mundo salió ganando.




Escuchar entero en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
Miles Davis - Live-Evil
Miles Davis - In Concert: Live at Philharmonic Hall
Miles Davis - Agartha



lunes, 12 de junio de 2017

Mott the Hoople - All the Way from Memphis



Otra de las bandas que aparecieron en mi vida con las primeras bajadas de internet, cuando todavía te bajabas temas sueltos con poca o ninguna lógica.

Este lo gasté, mucho antes de tener el disco que lo contiene, que lo veía en la disquería que compraba habitualmente a un precio exorbitante. Los arreglos de guitarra y el pianito del principio, cuando todavía no entró todo el resto de la banda ya te atrapan y te agarran de la solapa, para ya no soltarte. La voz de Ian Hunter, un Dylan inglés más rockero... con eso ya me alcanzaba para "comprar" definitivamente.

La letra es auto referencial y habla de lo que significa ir a USA para una banda de clase trabajadora. Insuperable.






Ver video en YouTube.





Encontrala originalmente en:
Este el primer LP post-éxito de la mano de Bowie, cuando les cedió "All the Young Dudes" y nunca nada volvió a ser igual. Un trabajo conceptual, lleno de canciones inolvidables. Mi favorito de Mott the Hoople y en esta banda todos los discos son buenos (los que está Ian Hunter, por supuesto).
Mott (1973)





miércoles, 7 de junio de 2017

Ennio Morricone - Il gatto a nove code


Darío Argento es uno de los directores de cine más famosos de Italia, algunas de sus películas más famosas son Inferno, el clásico Suspiria del ’77, El pájaro de las plumas de cristal, su ópera primer e incluso Drácula 3D, que se estrenó hace unos años. Trabajó mucho con Goblin, una banda especialista en musicalizar películas de terror, también italianos, pero ha colaborado con el maestro en más de una oportunidad y esta es una de las más exitosas.

Si no viste la película, no hay ningún problema, Morricone es uno de los pocos compositores de música para films (si no el único) que permite una escucha completamente independiente, que deja que el argumento lo hagas vos mismo, que “elijas tu propia aventura”, para los que tenemos más de treinta. En El gato de las nueve colas un periodista de un diario y otro retirado y ciego intentan resolver un misterio que tiene que ver con una serie de asesinatos relacionados a una compañía farmacéutica, convirtiéndose de manera automática en blancos del criminal. La aclaración vale la pena porque mientras los trabajos de Mr. Ennio y Sergio Leone son conocidos a nivel mundial, todo el resto de la gigantesca e inabarcable obra del maestro sigue todavía ahí, a la sombra, para buena parte de la población de melómanos mundial. Todos conocemos los temas de El bueno, el malo y el feo, los de Érase una vez en el Oeste e incluso los de westerns no tan clásicos como Giù la testa o La resa dei conti, el género que inventaron y patentaron, el spaguetti-western, tan utilizado por músicos de diferentes extracciones.

Lo cierto es que Morricone también hizo la música de películas que nada tienen que ver con los vaqueros, como La misión (aquel peliculón con Jeremy Irons y De Niro), La cosa e incluso la última de Tarantino, cuya banda sonora es excelente pero la película es vergonzosa. Y dentro del género terror / suspenso ha trabajado muchísimo. El nivel de las compisiciones y lo extremadamente prolífico de su obra hacen de Morricone el músico más trabajador de todos los tiempos, sólo en el año 1969, por ejemplo, hay más de diez películas que llevan su firma en los créditos. ¿Con qué te vas a encontrar en este disco? Con una buena cantidad de sustos, esto es música de suspenso de la mejor, imbatible, con una utilización de recursos y un dominio envidiables, tener a disposición una orquesta y utilizarla como lo hace este hombre es prácticamente un milagro de técnica y oficio.

Es difícil elegir un punto de ingreso para el catálogo de Morricone, empezar por los clásicos no es mala idea, pero si querés zambullirte de lleno y explorar los recovecos dale sin miedo, hay para rato y la calidad está garantizada.




Escuchar en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
Ennio Morricone - Cosa avete fatto a Solange?
Ennio Morricone - Vergogna schifosi
Ennio Morricone - Una lucertola con la pelle di donna

lunes, 5 de junio de 2017

Video de la Semana: Mark Lanengan - House a Home



Gran video e interesante forma de contar una historia. De su segundo LP de estudio como solista, el indispensable Whiskey for the Holy Ghost, del '93.





jueves, 1 de junio de 2017

5 Canciones 5: Tom Russell, Black Sabbath, Zitarrosa, Soul Asylum y Morricone


When Sinatra Played Juarez
Tom Russell
Según el tío Tommy "todo se fué al tacho desde el día que Sinatra tocó en Juarez". Uno de los grandes contadores de historias de los últimos veinte años. Tex-mex, música fronteriza, americana... hay varias formar de denominar este estilo de música. Una buena alternativa sería llamarla simplemente "música que se caga en los límites fronterizos". Continuación natural de The Man from God Knows Where, el disco anterior, del '98.

Aparece originalmente en: Borderland (2001)

Ver / oir en YouTube


Children of the Sea
Black Sabbath
Muy pocas bandas sobreviven a algo tan importante como el cambio de cantante. Y menos si el cantante es alguien del carisma enorme de Ozzy. Black Sabbath lo logró. Heaven and Hell es el primero con Ronnie James Dio, el enano mágico y "Children..." es el segundo tema del disco. Lento, pesadísimo, sucio, Geezer se luce con las cuatro cuerdas. Sí, a miembros de Black Sabbath se los llama por su nombre, sin apellido, como a los Beatles, en caso de que haga falta aclararlo.

Aparece originalmente en: Heaven and Hell (1980)


Ver / oir en YouTube


Décimas a Jacinto Luna
Alfredo Zitarrosa
Esto dice la tercer estrofa: "Ni me espera una querencia / ni los caminos me espantan / porque no hay pa’ los que cantan / más pago que el de la ausencia / nada me ata a la existencia / voy muriendo al tranco lerdo / cada atardecer me pierdo / tras los horizontes rojos / con un niebla en los ojos / y acosa’o por los recuerdos". ¿Dónde estaría el gran cantautor uruguayo si hubiera nacido en el país del norte? A la altura de lo mejor de Johnny Cash o Townes Van Zandt, sin dudas.

Aparece originalmente en: Yo sé quien soy (1968)


Ver / oir en YouTube


Crashing Down
Soul Asylum
Compañeros de escenarios de los Replacements, Goo Goo Dolls y Hüsker Dü, serán siempre mirados de costado. Probablemente porque fueron increíblemente existosos con Grave Dancers Union y el omnipresente "Runaway Train". Esta era otra etapa, anterior, nada que ver. En este temazo van a toda velocidad pero no pierden el gusto por la melodía y el gancho. Bien podría haber estado en New Day Rising de Mould, Hart y cia.

Aparece originalmente en: While You Were Out (1986)


Ver / oir en YouTube


The Breath of Death
Ennio Morricone
Uno de los pocos -si no es el único- compositores de música incidental que podés escuchar sin ninguna necesidad de haber visto las películas. El pájaro de las plumas de cristal es nada menos que la ópera prima de Darío Argento, una de suspenso de un tipo que presencia un crimen en un museo. "El aliento de la muerte" es sólo uno de los tantos puntos altos de este disco, empieza con unos suspiros / gemidos que ya van metiendo miedo, un pianito arpegiado y un par de efectos de sonido le alcanzan al maestro italiano para crear el clima.

Aparece originalmente en: L'uccello dalle piume di cristallo (1970)


Ver / oir en YouTube




sábado, 27 de mayo de 2017

Disco del Mes: Atahualpa Yupanqui - El aromo


Atahualpa Yupanqui
El aromo
1972










EMI / Odeon










lunes, 22 de mayo de 2017

Todd Rundgren - A Wizard, A True Star


Hace poco circuló un video en donde Todd Rundgren se encargó de subir al estrado y dar un discurso para los egresados de la prestigiosa escuela de Berkeley. Entre las cosas que dijo, destacando que todavía hoy no sabía leer música y mechando unos chistes buenísimos, hizo hincapié en el momento en que la pegó en grande con el disco anterior a este, el doble Something/Anything?, uno de esos que todavía suenan en las radios, con por lo menos cinco clásicos de todos los tiempos. Contó que para ese entonces ya era un productor exitoso, podía darse el lujo de hacer lo que se le cantaba y ahí fue cuando craneó y pergeñó A Wizard, A True Star.

Es un disco que desafía cualquier tipo de convención, repleto de ruiditos extraños, efectos de estudio de todo tipo y atiborrado de referencias nerds para marcianos de las grabaciones… un disco hecho pura y exclusivamente para él mismo. Si a alguien le gustaba o no era otro asunto. No le gustó a nadie y más de un crítico lo atacó despiadadamente por no seguir el camino trazado. Por supuesto que el tiempo pasa, da su veredicto y hoy en día A Wizard… es uno de los discos más queridos de Rundgren, uno de esos que te ponen a prueba, que llevan un trabajo prudencial para desentrañarlos pero que, una vez que lo lograste, agradecés haber invertido el tiempo necesario. Rundgren es un tipo que tiene un instinto pop fuera de serie y en varias de las canciones muestra ideas que harían la envidia de cualquier compositor con aspiraciones masivas, para segundos después deformarlas, atravesarlas y llevarlas a extremos insospechados.

La primer parte, empezando con “International Feel”, uno de sus temas enormes, está compuesta por pequeñas viñetas de minuto y fracción en donde despliega más recursos que en carreras completas de algunos de sus colegas. Cuando llega a la parte de las canciones, de la mano de “Flamingo” y el extraordinario “Zen Archer”, una especie de tango cósmico que anticipa en diez años por lo menos al Tom Waits post-Swordfishtrombones, son cinco minutos de demencia absoluta y hechicería técnica. Tiene un medley de música Motown que le sirve de vehículo para explorar el lado oscuro de su cerebro (y del tuyo, a la pasada) y, como si fuera poco, está “Sometimes I Don’t Know What to Feel”. También rockea con abandono y desesperación cerca del final, con “Is It My Name?”.

“Querés lo obvio, tendrás lo obvio” dice en otra de las piezas mágicas del disco, en “Just Another Onionhead/Da Da Dali” (¡qué título!) en otra de las muestras de su retorcidísimo sentido del humor. Si querés lo obvio, en realidad, vas a tener que ir a buscar en otro lado.




Escuchar entero en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
Todd Rundgren - Todd
Utopia - Oops! Wrong Planet
Todd Rundgren - (Re)Production




martes, 16 de mayo de 2017

X - See How We Are


¡Cómo canta Exene en “You”! y casi inmediatamente… ¡Cómo canta John en “4th of July"! Admirable. Cuesta creer que esta es la misma banda que grabó Los Angeles y Wild Gift. Acá hay un aprendizaje que sumó y mucho, se escucha una banda con aplomo y no una que parecía un tren a punto de descarrilarse en cualquier momento, más bien un autito Scalextric que se iba de la pista en la primer curva. Inlcuso en temas como “Anyone Can Fill Your Shoes” o en “In the Time It Takes”, en donde el sonido y la onda general tiene más que ver con aquellos primeros trabajos, la banda suena como esforzándose por ser ellos mismos, cuando en realidad ya habían pasado casi diez años y no hacía falta para nada.

See How We Are es el sexto LP de estudio de X, ya no está el guitarrista fundador Billy Zoom y para reemplazarlo en la grabación está Dave Alvin de los Blasters, otra banda de Los Angeles de rock de raíces, quien se iría casi en seguida, después de hacer algunos shows para presentar esta placa. Otro cambio muy evidente son los coros, las armonías patentadas tan particulares que siempre hicieron ahora suenan mejor, más afianzadas, más prolijas podría decirse. Es lo que suele pasar con una banda que se mantiene unida a lo largo de los años; se pierde algo del fuego juvenil y el desparpajo inicial y se gana en otros apartados, la composición, el aplomo para tocar y cantar y la forma de escribir letras. La madurez rockera, digamos. Un ejemplo claro es el tema que da título, nunca podría haber aparecido en los primeros tres o cuatro discos de estudio, una canción medio tiempo, repleta de guitarras acústicas y con un John Doe inspiradísimo, haciendo observaciones sociológicas agudas y cantando como nunca. “Ahora hay siete tipos de Coca-Cola, quinientos tipos de cigarrillos, la libertad de elección en Estados Unidos vuelve locos a todos”. Definitivo. “Left & Right” es un rockazo de esos que para esta época eran poco menos que un milagro, cuando todos estaban con los sintetizadores y el pelito arreglado minuciosamente, estos tipos estaban transpirando en un estudio de grabación, dándole la enésima vuelta de tuerca a la música que tanto amamos.

Después de este disco apareció el parate habitual para criar chicos, proyectos solistas y todo lo que viene después de haber gastado las rutas, pisoteado mil escenarios y alcanzar cierta edad. Volverían después de unos años con el disco acústico del ’95. Historia que queda para la próxima.




Escuchar entero en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
X - Under the Big Black Sun
John Doe - A Year In the Wilderness
The Blasters - Hard Line

lunes, 15 de mayo de 2017

Video de la Semana: Sundowners - Great Beauty



Del flamante disco nuevo de Sundowners, como para confirmar (en que caso de que hiciera falta) las promesas de aquel disco debut de hace tres años. Cut the Master, uno de los discos del año..





viernes, 12 de mayo de 2017

lunes, 8 de mayo de 2017

5 Canciones 5: Paul Weller


Here's a New Thing

Weller nunca dudó a la hora de poner cara de piedra para auto-venderse y acá anunciaba desde el título que se venía "una cosa nueva y que hay que cambiar por un nuevo lugar". Siempre se la bancó musicalmente, convirtiéndose en baluarte de una especie de "vanguardia retro" inventada practicamente por él mismo. Estilo de canción y onda soul / motown / R&B pero con una producción y una forma de grabar muy a la orden del día. Este tema sólo aparecía en su single debut, bajo el mote de The Paul Weller Movement, que nunca volvió a usar.

Aparece originalmente en: Into Tomorrow [single de 12 y 7"] (1991)

Ver / oir en YouTube


When Your Garden's Overgrown

Sonik Kicks es un disco que parece medio al pedo, como que salió porque tenía que haber un disco nuevo de Paul Weller. Como todo gran artista, nunca puede ser del todo malo y detrás de las capas de maquillaje y la producción un tanto forzada (y forzosa) hay un buen puñado de grandes canciones. Esta es una que podría haber estado en cualquiera de los tres o cuatro primeros discos como solista, la considerada "etapa clásica" de Weller.

Aparece originalmente en: Sonik Kicks
(2011)

Ver / oir en YouTube


Clues

Fuera The Style Council, adentro carrera solista de la mano de su primer LP, homónimo, del '92. Todo un cambio de piel, al mejor estilo Bowie en los 70's, una reinvención del personaje, y, lo que es más importante, una propuesta musical diferente. "Clues" es un tema extraño, suena como los primeros Traffic (de quienes Weller es fan confeso) pero sólo podría haberse hecho en los noventa. Hay flautas, un ritmo contenido que amaga a explotar continuamente y la voz sonando como un Van Morrison de la generación X. TEMAZO.

Aparece originalmente en: Paul Weller (1992)


Ver / oir en YouTube


Peacock Suite

Clásico inoxidable de su cuarto LP como solista. Guitarras, onda, actitud, el espíritu de sus amadísimos Small Faces, en un disco que podría verse como un retroceso desde cierta óptica pero que más allá de eso le gustó a un montón de gente. Este fue el corte de difusión y todavía hoy lo toca en vivo con cierta frecuencia y tiene lógica; hay riff, huevos, pasión, gancho... todo lo que tiene que tener una gran canción.

Aparece originalmente en: Heavy Soul (1997)


Ver / oir en YouTube


Sunflower (Lynch Mob Dub)

Del super exitoso Stanely Road salieron cuatro singles y este remix electro-dub fumón y oscuro de uno de los grandes temas de Wild Wood aparecía solamente acá, como cara B. La voz vuela de la mezcla para usar solamente el riff, que aparece y desaparece de manera amenazante como unos Primal Scream de película de suspenso y persecuciones. Sólo en los noventa podría haber pasado -y sonado- algo como esto.

Aparece originalmente en: Out of the Sinking
[single de 12 y 7"] (1994)

Ver / oir en YouTube




viernes, 5 de mayo de 2017

Paul Weller - Brand New Start



Tenía un amigo de Holanda que había llegado con un montón de música nueva. Le gustaban un montón de cosas blandas horribles pero como siempre digo; en cualquier persona que conozca muchos discos... ALGO vas a encontrar. Tenía un montón de discos de Weller (sin escuchar, vale decir) y entre ellos estaba el en vivo Days of Speed, un acústico con temas de todas las épocas y ahí conocí esta perla.

A Weller lo tenía de The Jam, como todo adolescente punkito, pero de su etapa solista ni papa. Casi en seguida llegué a Stanley Road y Wild Wood, eran paradas obligatorias.

"Es momento para un nuevo comienzo" dice la letra, y sí, es algo con lo que uno se puede relacionar y más en aquel momento de confusión total. Pero como la idea principal del tema es una verdad inapelable, viene bien para el resto de la vida.






Ver video en YouTube.





Encontrala originalmente en:
Weller le debía un disco a la compañía y tomó el atajo; les armó un grandes éxitos en donde el único tema nuevo era precisamente este, "Brand New Start". El compilado es bueno, sirve como introducción, igual después vas a necesitar los discos de estudio.
Modern Classics - The Greatest Hits (1998)





miércoles, 3 de mayo de 2017

Paul Weller - As Is Now


La gente adora el chisme y los argumentos de venta extra-musicales. Y los críticos también, tienen algo de qué escribir y no les hace falta tomarse el trabajo de escuchar el disco en cuestión. De ahí el super éxito de críticas de 22 Dreams y su sucesor, Wake Up the Nation, en esos dos discos había un montón de cuestiones que no tenían nada que ver con la música; los invitados, las eternas cuestiones personales como divorcios, rupturas, etc., el dibujo de la tapa y hasta el origen de las letras. Paul Weller quizás lo sepa porque este disco, que viene antes de esos dos que mencionamos, no tenía ninguno, ninguna “mentirilla caza-bobos”. ¿Resultado? No llamó demasiado la atención.

Y As Is Now es sin duda uno de los cinco o seis grandes discos de Paul Weller, a la altura de cualquiera de The Jam, de su carrera solista anterior y ni hablar de The Style Council. Suena fresco, tiene garra, tiene hambre de gloria, muchísima onda, Weller lo canta bárbaro y lo mejor de todo, como debe ser, son sus canciones, con un tipo de casi cincuenta años sonando como alguien de la mitad de su edad. ¿El truco? Quizás tenga que ver con que Weller es un melómano empedernido, nunca deja de ir a su disquería favorita y preguntar qué hay de nuevo. Uno puede pensar “y… claro, vive de eso” pero… ¿Cuántos colegas hay que se vuelven conservadores a los treinta años o que en realidad siempre lo fueron? Siempre que esto sucede se transmite en la música de manera inmediata y nunca mejor que en As Is Now. A pesar de que nunca suena tan moderno y arriesgado como los discos que vendrían después, se puede decir que en los temas de este octavo LP de estudio, hay más Weller que lo que se ha oído en años, con su eterna combinación de pibito punk y vejete soulman, de nervio rocker y sangre R&B. Puede pasar de un tema medio jocoso y divertido (“Here’s the Good News”) a una balada sin fecha de vencimiento como la preciosa “The Start of Forever”. En este disco aparecen también algunos de eficacia probada en vivo como “Come On/Let’s Go”, el primero, “Blink and You’ll Miss It” y el hiperquinético “From the Floor Boards Up”, uno que bien podría haber estado en los dos primeros de Arctic Monkeys, con la flema inglesa a flor de piel.

Ya pasaron más de diez años desde la aparición de As Is Now, un disco que salió en un momento en el que Weller todavía no estaba tan recubierto de bronce como hoy en día. A lo mejor es un buen momento para darle una segunda oportunidad a un disco que la merece. Sin dudas.





Escuchar entero en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
The Style Council - Our Favourite Shop
Paul Weller - Days of Speed
Paul Weller - Saturns Pattern

martes, 2 de mayo de 2017

Video de la Semana: New Model Army - March in September



Original de Between Dog and Wolf, uno de los grandes discos recientes de New Model Army, quienes parecen no tener ningún interés en vivir de glorias pasadas.





miércoles, 26 de abril de 2017

lunes, 24 de abril de 2017

The Moon - Without Earth


La figura del “Tapado sixtie” ya casi no existe hoy en día o, se podría decir, que lo que significa e implica en realidad ha cambiado. Hoy cualquier pelotudo te puede hablar descaradamente de The Id o The Insect Trust, del amor que siente por el único disco de The Merry-Go-Round o lo que “flasheó” de la mano de los Red Krayola. Eso sí, te ponés a indagar un poco y puede que te encuentres con que esa misma persona no tiene la menor idea de la existencia de Donovan, Jefferson Airplane y hasta puede llegar a desconocer la mayoría de la obra de los cuatro de Liverpool o las Majestades Satánicas. Son los delirios de esta nueva era, de Internet, tan curiosa como ridícula, interesante y a la vez tan difícil de entender o explicar.

Pero algunos discos todavía no han sido descubiertos del todo, a menos que seas un obsesivo de las rarezas hechas en la década del sesenta, es muy poco probable que hayas escuchado hablar de The Moon, una banda de estudio con dos LP en el sello Imperial; éste, Without Earth del ’68 y un segundo disco homónimo del año siguiente. En estos discos participa David Marks, guitarrista relativamente intrascendente de la primera formación de los Beach Boys, alguien que -según dicen- todavía hoy cobra no pocos dinerillos por haber aparecido en esos créditos y que, en los últimos años, obtuvo cierto renombre al ser invitado a otra de las infinitas reuniones geriátricas de los californianos.

Without Earth es un disco que podría haber logrado un poco más, es un exponente perfecto de la psicodelia pop aniñada tan frecuente por aquellos años, con no pocas similitudes con discos como Butterfly o Evolution de The Hollies, muchos trucos de estudio, voces agudísimas armonizando infinitamente, líneas de bajo al estilo McCartney y arreglos orquestales barrocos de primerísimo nivel. El primer gran tema del disco aparece de la mano de “Brother Lou’s Love Colony” en donde desde el título mismo se percibe la intención lírica de las canciones (vendría a ser “La Colonia del amor del hermano Lou”), intentando dar en la tecla de lo que se consumía en aquel entonces. Otro gran exponente es “Give Me More”, casi al final del disco, uno de esos temas de pop de cámara a la manera de “Eleanor Rigby” o “She’s a Rainbow”, no debe haber sido fácil grabar, arreglar y producir esto pero hay que decir que el disco suena muy bien y ha envejecido mejor todavía. Amigos, pongansé los cascos y… ¡vamos todos a la luna!





Escuchar completo en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
The Blades of Grass - Are Not for Smoking
Tim Hollier - Message to a Harlequin
The Hollies - For Certain Because...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...