miércoles, 21 de febrero de 2018

5 Canciones 5: Jorge Ben, Danzig, D. Twilley, Superchunk y Cheap Trick


Descubri que eu sou um anjo
Jorge Ben
Hay un héroe anónimo en el movimiento conocido como Tropicalia y es el señor Rogério Duprat, escribió arreglos de orquesta para todos los gigantes; Caetano, Tom Zé, Mutantes, etc. En el disco homónimo de Jorge Ben del '69 mete arreglos en dos de las canciones, "Barbarella" y esta belleza cósmica. "No, conmigo nunca más, las cosas van a cambiar a partir de ahora" canta en lo que podría traducirse como "hoy descubrí que soy un ángel".

Aparece originalmente en: Jorge Ben [Criola] (1969)

Escuchar en YouTube


Left Hand Black
Danzig
Te lo podés imaginar en el gimnasio, con cara de malo, gritando frente a un espejo sus letras de perversiones de adolescente trastornado y reírte un poco. Qué lástima que sabemos quién y cómo es porque para escucharlo hay que olvidarse de su costado risible. El Elvis Gótico tiene muchos temazos y este es uno de ellos. A mitad de su tercer LP después de desarmar Samhain. Suena pesado y podrido, como sonaría L.A. Woman si hubiese sido grabado veinte años después.

Aparece originalmente en: Danzig III: How the Gods Kill (1992)


Ver / oír en YouTube


Sleeping
Dwight Twilley Band
Es notable la cantidad de propuestas distintas que terminan entrando dentro de la categoría power pop. ¿Qué tiene que ver esto con The Records o los Plimsouls? Sí, son canciones brillantes, con coros y guitarras al frente. Lo del Dwight Twilley es pop sin vergüenza, con la frente bien alta pero tiene unas ideas que no a muchos se les ocurren, "Sleeping", del segundo LP de estudio -y último con el amigo Phil Seymour- es una clara muestra.

Aparece originalmente en: Twilley Don't Mind (1977)


Escuchar en YouTube


Detroit Has a Skyline
Superchunk
Suenan como un millón de bandas de la misma época, Dinosaur Jr., Volcano Suns, Cracker... ¡esto aúlla años noventa! Pero a la vez tienen algo personal, propio. Le prestan mucha atención a las canciones, a los arreglos y la voz melancólica y chillona de MacCaughan tiene lo que hay que tener para sacar adelante este tipo de banda y canciones. Una para volver a agarrar el skate y robar en el quiosco.

Aparece originalmente en: Here's Where the Strings Come In (1994)


Escuchar en YouTube


The Flame
Cheap Trick
Festejando sus tres mil años de carrera en su ciudad natal, Rockford, Illinois retomando el tema más exitoso y polémico que tuvieron. No está escrito por ellos, no lo querían grabar en un principio pero es el tema por el que mucha gente, que no conoce ningún otro tema de Cheap Trick, los puede ubicar. En la versión en vivo de Silver no hay tanto producción como en la original de Lap of Luxury. Acá se puede apreciar claramente que es un tema enorme.

Aparece originalmente en: Silver (2001)

Ver / oír en YouTube




lunes, 19 de febrero de 2018

The Damned - Under the Floor Again



Los Damned están desde siempre, desde que uno iba a las disquerías maltratadoras de Belgrano, cerca de Cabildo y Juramento, a buscar esos discos que no habías visto en ningún otro lado, ni en el Parque Rivadavia. Digerir el primer disco me llevó unos cuantos años pero Machine Gun Etiquette (el tercero) me volvió loco en seguida. Para el resto ya tenía la guardia baja.

"Under the Floor Again" es Vanian demostrando que había aprendido a cantar, que podía pasearse cómodo adentro de una canción, bajar el volumen y pelar matices, siempre dentro de su particular estilo. Cuatro o cinco ideas musicales cosidas y empaquetadas, no se le ven las costuras. Como decían los XTC; THIS IS POP!. Pop perfecto, bien entendido.





Escuchar en YouTube.





Encontrala originalmente en:
Sufrían mucho por que el público que tenían no estaba para nada interesado en la apertura musical -y mental- que estaban experimentando. Para esta época tenían un alto perfil por el éxito como solista de Captain Sensible y se podían dar el lujo de meter más instrumentos, grabar con más tiempo y experimentar en el estudio. Éste es un disco irrepetible, único.
Strawberries (1982)





miércoles, 14 de febrero de 2018

Field Music - Open Here



El tema que da título aparece más o menos a la mitad, es un colchón de cuerdas medio nervioso que hace pensar en los XTC de Skylarking y English Settlement, folk pastoral para esos pocos días en que sale el sol en Inglaterra. Hay cambios que sorprenden y cuando llega al estribillo dice que “todos esos que son alguien caen muertos por vos, quieren un pedazo tuyo”.

Open Here es el séptimo LP de estudio de Field Music, la banda de los hermanos David y Peter Brewes, formada a mediados de la década anterior. Ya con los primeros discos habían generado no pocos comentarios elogiosos de los medios especializados del mundo, a diferencia del noventa por ciento de los que aparecen en las secciones estilo “la banda que más promete”, estos supieron mantenerse y crecer.

¿Por dónde viene la mano musicalmente hablando? En algún lugar entre medio del rock artista de Bowie, Roxy Music y el Genesis de The Lamb Lies Down On Broadway, el rock progresivo de principios de los setenta (el único que importa, digamos) y los experimentos de Kraftwerk y Neu! Pero... ¡ojo! estos son nombres que vienen a la mente a la hora de tratar de darle un anclaje con algo que resulte conocido porque Field Music, por empezar, sólo podría haberse dado hoy, en plena era moderna, acá no hay un solo rastro de retro mania de ningún tipo. De hecho la parte conceptual del disco hace mucho hincapié en el la salida de Gran Bretaña de la comunidad europea, el tan mentado Brexit y el viraje general del mundo hacia la derecha más rancia, conservadora e ignorante. Y Field Music en general y Open Here en particular es cualquier cosa menos esos últimos adjetivos.

Sí es ambicioso, elaborado, delicado, íntimo y requiere de cierto nivel de atención para revelar su encanto, un poco a contramano de la música que quieren imponernos las manos negras que gobiernan el mundo. “Si esta cárcel sigue, así todo preso es político” cantaban los Redondos en Un baion para el ojo idiota. Los Field Music, sin duda, forman parte de la resistencia.




Escuchar en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
The Futureheads - Rant
Field Music - Plumb
Sweet Apple Pie - Between the Lines

domingo, 11 de febrero de 2018

Video de la Semana: Virus - Encuentro en el río



Del último gran disco de Virus, Superficies de placer, el Avalon argentino.





lunes, 5 de febrero de 2018

João Gilberto - Amoroso


El lado A empieza con “’S Wonderful” de los hermanos George e Ira Gershwin, cantado en inglés, seguido inmediatamente por una versión del clásico “Estate” de Martino y Brighetti, en italiano y, al final del primer lado, una versión de casi diez minutos de “Bésame mucho”, cantado en español. ¿Uno de los compositores más grandes de la música popular brasilera está tratando de decir algo entre líneas? ¿Lá música verdadera no necesita de idiomas, puede prescindir de su significado estricto? Nunca lo sabremos, el prócer bahiense nunca fue hombre apegado a las palabras y mucho menos a las explicaciones. Para agregarle más condimento al cóctel cosmopolita, Amoroso está grabado en Nueva York con arreglos de orquesta de Claus Ogerman, el mismo tipo que colaboró en los dos discos de Sinatra y Jobim, fundamentales para hacer de la bossa nova una música de popularidad y renombre mundial.

A fines de la década del cincuenta ya era relativamente famoso y había sentado las bases de la música de su país, redefiniendo una tradición, con Vinícius de Moraes, Dorival Caymmi y el ya mencionado Jobim, una generación anterior a los tropicalistas (Caetano, Gal Costa, etc.) quienes más tarde fusionarían absolutamente todo. Las grabaciones de João Gilberto de “Chega de saudade”, “Samba de uma nota só” o “Desafinado” definen perfectamente a un género en apariencia simple pero de una complejidad armónica sorprendente. Famoso por sus eternos desplantes, su malhumor constante y la infinidad de conciertos interrumpidos cuando cree que la audiencia no está prestando la atención necesaria o escucha ruidos que le molestan, de la única manera que habla o se expresa es a través de su música.

Amoroso aparece a mediados de los setenta, con su autor completamente consagrado a nivel mundial y no difiere mucho del considerado “sonido clásico” que lo hizo famoso, con la salvedad de la orquesta de Ogerman, que suma y mucho. Los arreglos son delícadisimos, están puestos donde tienen que estar y nunca se interponen entre la voz, casi siempre un susurro, de João Gilberto. En el lado B son todas versiones de Jobim, empezando por una interpretación preciosa del super clásico “Ola de Mar”, más conocido como “Wave”, por la versión con Sinatra. Más universal imposible.





Escuchar entero en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
João Gilberto - Amoroso
Antonio Carlos Jobim - Stone Flower
Luiz Bonfá - The New Face of Bonfá



viernes, 2 de febrero de 2018

Loquillo y los Trogloditas - Morir en primavera


Lo querés o lo detestás, así de simple. Lo que no te va a pasar es que te deje indiferente. Es de esos tipos con mucha personalidad, como Calamaro, Dylan o Johnny Thunders, que hacen de su vida su obra o viceversa, auto-referenciales a más no poder, repletos de tics -se podría decir vicios a esta altura- vocales que hacen que los conversos se rían cómplices y los que están en la vereda de enfrente salgan corriendo o revoleen el disco por la ventana. Siempre lo supo e hizo de eso un escudo, en la contratapa de Morir en primavera, quinto disco de estudio de Loquillo y los Trogloditas, decía “a nuestros enemigos porque ellos nos dan la fuerza para seguir adelante”. Dicen que si no tenés enemigos es porque no estás haciendo nada…

Los tipos forman parte de lo que se conoce como “La Movida Madrileña”, un puñado de bandas aparecidas coincidiendo con la caída del régimen asesino de Franco en España, escena que surge después de años de opresión, pacatería y acartonamiento típico de los gobiernos de derecha. Al parecer aquellos años de principios de los ochenta en la península ibérica fueron de un nivel de reviente considerable, que se cobró no pocas víctimas, como siempre sucede, vamos tío.

Para la altura de Morir en primavera la banda se caía a pedazos, Sabino Mendez, quien escribió la mayor parte de los temas de los Trogloditas pronto iba a pegar el portazo y el éxito se les estaba subiendo a la cabeza a todos, Loquillo incluído, por supuesto. A pesar de eso si tenés que escuchar un solo disco de los Trogloditas no haría mal en elegir este, acá aparece el himno generacional por excelencia, uno de esos que si no lo tocaban en vivo los mataban, “El rompeolas” con su “no hables del futuro es una ilusión, cuando el rock and roll conquistó mi corazón” para corear en estadios, éste también tiene la versión de Georges Brassens de “La mala reputación”, una locomotora a punto de descarrilar, al mejor estilo Johnny Cash y, como si fuera poco, “Todo el mundo ama a Isabel”, otro de esos clásicos inoxidables. También hay algún que otro relleno, como en todo disco que tenga a Loquillo en la tapa, pero en Morir en primavera estos temas tienen un nivel de decencia que sorprende gratamente. Hay dos versiones de “Besos robados”, una al final del disco pero la que quedó en la memoria de muchos es la más rockera, a la mitad del disco y la primera en el lado B del LP original.

Loquillo separaría a los Trogloditas después de unos años, para seguir haciendo -musicalmente- más o menos lo mismo, con buen nivel, con discos como Balmoral o La nave de los locos y actualmente sigue dando pelea con envidiable altura. Más de un metro noventa de rock and roll y personalidad arrolladora.





Escuchar en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
Loquillo y los Trogloditas - El ritmo del garage
Loquillo y los Trogloditas - Mis problemas con las mujeres
Loquillo y los Trogloditas - Hermanos de sangre

jueves, 1 de febrero de 2018

Video de la Semana: Jason & the Scorchers - Shop It Around



Del primer LP de estudio de Jason & the Scorchers, Lost and Found, del '85.





viernes, 26 de enero de 2018

lunes, 22 de enero de 2018

5 Canciones 5: Pink Floyd, Screaming Trees, The Rubs, Elis Regina y Peter Tosh


A Saucerful of Secrets
Pink Floyd
El tema, o la composición en este caso, que da título al disco favorito -supuestamente- de Nick Mason, segundo LP de estudio de Pink Floyd, último con Syd Barrett en la formación, quien ya estaba al borde de desdibujarse por completo. Acá todos metían mano, mucho antes de la dictadura de Waters y es el Pink Floyd verdaderamente interestelar, el que setea los controles para el corazón del sol. Son cuatro partes sin letra (sí hay voces). Cuidado si lo escuchás bajo ciertas sustancias; puede que no haya regreso.

Aparece originalmente en: A Saucerful of Secrets (1968)

Escuchar en YouTube


Winter Song
Screaming Trees
Había muchas bandas en la famosa "movida de Seattle", no tantas eran valiosas y casi ninguna sabía aflojar los decibeles y hacer una canción como "Winter Song", uno de los grandes temas olvidados del sexto disco de estudio de la banda de Mark Lanegan y los hermanos Conner. "Tratá de esperar a que el cielo se caiga" canta Lanegan con su voz cocida a fuego lento, justo cuando las guitarras están a punto de explotar.

Aparece originalmente en: Sweet Oblivion (1995)


Ver / oir YouTube


Why Did Your Love Run Out?
The Rubs
Esta bomba de dos minutos y fracción del flamante disco de The Rubs suena como The Who al principio, cuando eran una banda de pop perfecto. Mugre, velocidad, desparpajo, sonido crudo, sucio y desprolijo, canciones que van directo al mentón, sin vueltas ni pretensiones. El resto del disco mantiene el nivel, como si todo lo que vino después de Rubber Soul nunca hubiese pasado.

Aparece originalmente en: Impossible Dream (2017)


Escuchar en Spotify


Cabaré
Elis Regina
Tiene seis discos homónimos que hacen que su discografía sea un quebradero de cabeza. Este es su onceavo LP de estudio -conocido también como Oriente- y es el que tiene este tango de vanguardia de João Bosco y Aldir Blanc. Es Piazzolla bien entendido, manducado y digerido por y para Elis Regina, que en la década del setenta no tiene un sólo paso en falso, todo lo que hizo vale la pena.

Aparece originalmente en: Elis [Oriente] (1973)


Escuchar en YouTube


Till Your Well Runs Dry
Peter Tosh
¿Qué habrá pensado Robert Nesta Marley cuando escuchó el disco debut de su ex-compañero durante años? Lo que sí sabemos es que sin Peter Tosh los Wailers perdieron algo que nunca recuperaron. Esta joya imborrable aparece casi al final y es todo lo que tiene que tener un gran tema de reggae, cierto aire gospel, cambios inesperados y ese hermoso solo de guitarra... parece un solo de Mick Taylor de cuando los Stones hacían grandes baladas.

Aparece originalmente en: Legalize It (1976)

Ver / oír en YouTube




miércoles, 17 de enero de 2018

Leonard Cohen - The Future


¿Quién es en realidad? Cantor, pirata, viajero incansable, poeta, escritor, arreglador, seductor mujeriego, bromista incansable, orador… es todo eso pero a la vez no es ninguna de esas cosas. Es uno de los tipos que mejor ha sabido venderse a lo largo de su carrera, a la manera de Dylan, se ha inventado una verdadera mitología alrededor de su persona, haciendo que su vida o mejor dicho; lo que muestra de su vida, forme parte de su obra. Su primer disco salió cuando ya era grande, a fines de los sesenta, cuando si pasabas los treinta eras un vejestorio pero igual le gustó a todos, otra de las características inexplicables de Leonard Cohen. Le gusta a los seudo-intelectuales de solapa (que en realidad saben que siempre fue bien visto ser fan de Cohen) a los tipos del cine, a las chicas que no tienen mucha idea de nada e incluso era muy apreciado por las primera bandas góticas… ¿alguien se acuerda de The Sisters of Mercy?

Uno de sus rasgos notables es que ha sabido como nadie hacer que sus limitaciones sean virtudes, rock and roll en otras palabras, es uno de los cantantes más limitados -desde el punto de vista estrictamente técnico- que existen y sin embargo ha hecho que su voz sea un instrumento único e inigualable, expresivo como pocos, incluso en sus tres últimos discos, cuando su voz era apenas un hilito a punto de cortarse, la cosa funcionaba, la seguía usando a su favor, de manera muy hábil, hay que decirlo. Esto se debe, en gran parte, a que Leonard Cohen es un gran escritor de canciones antes que nada, dejando de lado las letras, a nadie le hace falta recordar ese apartado, sabe dónde poner un gancho, dónde dejar que los instrumentos subrayen, dónde hacer que los coros sean más efectivos, como enunciar en pos de la expresividad, un verdadero arsenal de pequeños trucos que hacen que, a la hora de hacer canciones, sea uno de los mejores.

A diferencia de muchos de sus congéneres ha sabido envejecer con gracia, probablemente porque la suya nunca fue una música apuntada a la juventud, no tiene que ver con bailar ni andar en auto y demás preocupaciones púberes. A partir del disco anterior a éste, I’m Your Man, experimentó una especie de resurrección en más de un sentido, más enfocado y agudo que nunca, adaptándose a su época -y satirizándola- mejor que nadie. Es cuando aprende a reírse de todo y todos pero más que nada de sí mismo. Otro aspecto poco mencionado en Leonard Cohen, cuya música suele ser sombría y lúgubre, es su demoledor sentido del humor, está en sus canciones, de manera muy sutil a veces y otras no tanto pero está, si no tenés ganas de traducir podés comprobarlo en cualquiera de sus entrevistas. ¿Qué podemos decir de The Future que no se haya dicho hasta ahora? No mucho, a lo mejor se puede agregar que si no lo escuchaste todavía, siempre estás a tiempo, nunca es tarde. Y sino preguntale a Leonard Cohen que nunca tuvo apuros de ningún tipo.




Escuchar en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
Fabrizio de André - Canzoni
Varios - MOJO presenta: The Songs of Leonard Cohen Covered
Leonard Cohen - Popular Problems



lunes, 15 de enero de 2018

Video de la Semana: Ween - Freedom of '76



Que genialidad son -eran- los videos de Ween, este no es la excepción, uno de los grandes temas, al mejor estilo Al Green, de Chocolate and Cheese, del '94.





viernes, 12 de enero de 2018

miércoles, 10 de enero de 2018

The Clientele - Music for the Age of Miracles


¿Qué tenés que ser para ser relevante en estos días? Por empezar valiente, temerario, hasta inocente si se quiere. El hecho de molestarse por grabar canciones propias, nuevas, en plena era de imbecilidad generalizada ya es meritorio. Si encima de eso lo que hacés es valioso, sincero, honesto, sonás bien, tus canciones dicen algo y no sos un imitador de los que tanto abundan ya estamos hablando de algo trascendente. Lo que hace The Clientele, en Music for the Age of Miracles, el octavo disco de estudio de los ingleses.

El tema que da título está a lo último, toda una declaración de principios, los tipos quieren que escuchemos el LP completo, acordes no convencionales en un tema que parece salido de Odyssey and Oracle de los Zombies, pop de ensueño, narcótico, dulce sin ser empalagoso, también suena a los Moody Blues de la primera época, los de A Question of Balance o On the Threshold of a Dream, incluso la forma de grabar las voces tiene un parecido. “Ultimamente he estado viviendo como si estuviera muy lejos, como si fuera otra persona, en algún otro lugar, en la danza de nuestros días” canta Alasdair MacLean, el compositor y voz líder, envuelto en un colchón de cuerdas que va creciendo de a poco. El disco en realidad empieza con “The Neighbor” y no por nada pusieron esa canción en primer lugar, aclarando de movida las intenciones musicales de The Clientele, música de cámara, arreglada, bien compuesta y pensada, que no deja de ser apta para todo público, en realidad para los pocos que quedamos afuera de la idiotización masiva que propone la modernidad, a pesar del título engañoso, ésta no es música que quiere ser moderna de todos modos, es música que quiere ser inmortal, quedar ahí para siempre. Lo que pasa cuando termina el segundo estribillo, esos arreglos de oro, captan la atención inmediatamente e incitan a una segunda escucha, algo que no se ve -oye- con tanta frecuencia hoy en día, la famosa “invitación a volver”. Music for the Age of Miracles siempre está en un nivel de intensidad parecido, en una suerte de almohadas de pop suave levemente psicodélico y gracias a eso transcurre con gracia, “Everything You See Tonight Is Different From Itself”, otro de los grandes temas, tiene de todo adentro de sus seis minutos y pico de duración, sin cambiar el tempo en ningún momento, con cambios interesantes y arreglos inesperados.

A pesar de que para una inmensa mayoría van a pasar totalmente desapercibidos, The Clientele ya es una banda que tiene fans y graban para el prestigioso sello Merge, todo queda entre nosotros, los que todavía no damos el brazo a torcer.




Escuchar en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
Picadilly Line - The Huge World of Emily Small
The Clientele - God Save the Clientele
The High Dials - Moon Country


lunes, 8 de enero de 2018

B.B. King - Hummingbird



Cuando uno es adolescente y está formando su personalidad o -mejor dicho- el personaje que uno va a adoptar el resto de su vida, tiene miedo de compartir, de ser como los demás. O ser como quienes no querés tener nada que ver.

Uno siempre supo que B.B. King era un gigante de la música, nada más que te negabas a ver cuáles eran sus virtudes, todo aquello de "menos es más", utilizar los silencios, cantar bien, expresión, sentimiento por encima de técnica, etc.

El último tema del uno de los grandes discos de estudio, tiene violines, está muy bien arreglado y los cambios de acordes son de una belleza absoluta. Letra y música de Leon Russell, que también toca el piano en la grabación.





Escuchar en YouTube.





Encontrala originalmente en:
Hay por lo menos diez discos fundamentales en la inconmensurable discografía de B.B. King, sin contar los álbumes en vivo y éste es uno de ellos. Un disco medio pop, orquestado, no es estrictamente blusero. Bueno... todo lo "no blusero" que puede llegar a ser B.B. King, claro.
Indianola Mississippi Seeds (1970)





LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...