lunes, 16 de julio de 2018

5 Canciones 5: The Guess Who


Life in the Bloodstream

El disco Frank Zappa de los Guess Who. Acá prueban de todo y el disco va para todos lados. A pesar de eso nunca deja de ser interesante e incluso los experimentos más jugados salen adelante por la habilidad y musicalidad de la banda. "Life..." es una especie de balada doo-woop que podría haber sido grabada a mediados de los cincuenta, con una vuelta de tuerca desde la letra, como para no olvidarse que estamos en otra era, otro mundo, otra historia.

Aparece originalmente en: So Long, Bannatyne (1971)

Ver / oir en YouTube


Bye Bye Babe

La mayoría de los comentarios que andan dando vueltas en Internet sobre Artificial Paradise hacen hincapié en el packging incómodo que tiene, cosa muy cierta pero lo que importa... ¿no debería ser la música? Y de eso hay de sobra acá. Este tema abre el LP y es una descarga eléctrica del mejor rock 'n' roll a lo bestia, ideal para agarrar la autopista en contramano y reventarse contra un camión, cuando viene la ambulancia todavía sigue sonando este tema. Gran principio para una película.

Aparece originalmente en: Artificial Paradise
(1973)

Ver / oir en YouTube


Guns, Guns, Guns

Otra oda a la madre naturaleza que bien podría haber estado en la obra maestra de Spirit, The Twelve Dreams of Dr. Sardonicus, de hecho puede que Burton Cummings le haya pegado una oída porque las similitudes no son pocas y el otro disco salió unos años antes que este. Empieza con un piano, deja que la batería eleve un poco la canción y casi en seguida está flameando en el cielo, como una bandera de orgullo rockero.

Aparece originalmente en: Rockin'
(1972)

Ver / oir en YouTube


A Wednesday In Your Garden

En Wheatfield Soul está claro que todavía no sabían para donde ir como banda, estéticamente. Pero ya cantaban, tocaban y componían muy bien, por eso algunos consideran a este el primer disco real de los Guess Who. Este temazo de soul psicodélico bien podría haber estado en cualquiera de los grandes discos de la época (Beatles, Kinks, etc.) con una pequeña gran diferencia; nadie la habría podido cantar como Burton Cummings. Conmovedor.

Aparece originalmente en:
Wheatfield Soul (1969)

Ver / oir en YouTube


Glamour Boy

En Allmusic le ponen una estrella a este disco. Uno no puede menos que preguntarse si se habrán tomado el trabajo de escuchar aunque sea una de sus canciones. Arreglos magistrales, hay dinámica, el estribillo es muy bueno y la letra ni hablar. Una sátira al movimiento de glam rock, algunos de sus exponentes eran compañeros de sello incluso, como Bowie o Lou Reed. "Por veinticinco mil dólares podés tener la facha de tu hermana esta noche". Categórico.

Aparece originalmente en: #10
(1973)

Ver / oir en YouTube




viernes, 13 de julio de 2018

Cosmic Rough Riders - Don't Get Me Down



¿Alguien se acuerda hoy de los Cosmic Rough Riders? Yo sí y me voy a acordar con cariño de ellos toda la vida. Tienen cuatro o cinco temas que los voy a cantar para siempre, que me acompañaron en un momento en que los necesitaba... o me venían bien, a esta altura no importa.

El título ya me gusta, me predispone bien, después cuando empieza no das un mango, parece cualquier canción de rock blando de bandas que ni quiero nombrar. La sorpresa viene con los cambios de acordes, el estribillo, la manera de cantarlo y la forma en que la canción va creciendo y tomando forma.

Es un ruego desesperado que increíblemente pasó sin pena ni gloria. Me pregunto que pensará el autor de semejante canción. ¿Estará orgulloso? Debería, sin dudas.



Escuchar en Spotify.





Encontrala originalmente en:
Tuvieron su cuarto de hora con Enjoy the Melodic Sunshine, un disco que tuvo cierta llegada, no había muchos grupos usando armonías vocales como lo hacían ellos hace más de diez año. Para la altura de este, el último de estudio no le importaban a nadie y en la tapa lucen destruídos.
The Stars Look Different from Down Here (2006)





martes, 10 de julio de 2018

Varios - Dust On the Nettles


Trabajar de lo que a uno le gusta. La gente del sello Grapefruit se da ese gusto, por lo visto. Vienen armando unas reediciones que se distinguen del resto por el nivel de dedicación, amor por el género, precisión en la data y unos precios -dentro de todo- accesibles. Y son específicos hasta el punto de resultar casi cómicos. Un claro ejemplo es esta coqueta cajita de tres CDs que salió hace dos o tres años. El nombre completo es Dust On the Nettles: a Journey Through the British Underground Folk Scene 1967 – 1972. Para resumirlo y sin tener que traducir se podría decir que la caja recopila la crema y nata del folk inglés de su era de oro, sus años más fértiles.

Para quienes no conocen mucho el género será demasiado para digerir, cada disco tiene unos veinte temas, pero si andás con ganas de darte un empacho sirve como introducción a un panorama fascinante. En todo el mundo, después de la resaca de LSD, la idea era volver a las fuentes, a las músicas que se hacían mucho antes de que esta gente naciera, en Inglaterra la idea era ir al medioevo, a la era del Rey Arturo, las religiones paganas, Camelot, los duendes y sus pipas psicodélicas, Avalon, etcétera. Agarrar instrumentos que ya nadie usaba como laúdes, flautas de pan, ocarinas y darles un contexto nuevo, único. A pesar de que no hubo bandas realmente exitosas sí hay algunas de renombre que fueron y son muy apreciadas por melómanos a nivel mundial. Están los que se podrían considerar “iniciadores de la historia”, hablamos por supuesto de Incredible String Band, Pentangle, Steeleye Span y Fairport Convention. Lo mejor de la caja es que cuando se trata de nombres más o menos conocidos, estos están representados por temas que no lo son tanto, alguna perlita recóndita, algún “tapado”, digamos, como en el caso de los Fairports, el elegido es el gran “Fotheringay”, un tema importante en más de un sentido, pero en vez de la versión de What We Did on Our Holidays se trata de un demo. Un detalle que habla bien de la gente de este sello.

Después están los que podríamos llamar “grandes de segunda línea” como Vashti Bunyan, Dando Shaft, los geniales Trees (cuyos dos discos de estudio son extraordinarios), C.O.B., o los diabólicos Comus, cuyo primer LP, First Utterance, excede cualquier categoría. No faltan los que son conocidos por otras causas, además de sus aportes al folk inglés, como Kevin Coyne, Joan Armatrading o el gran Marc Bolan, que acá aparece representado por su grupo pre-fama, Tyrannosaurus Rex. Y los verdaderos héroes de la historia, los completos olvidados, perdedores hermosos que aportaron a la causa sin pedir nada a cambio. De estos hay varios en esta compilación y ninguno carece de méritos musicales. La justicia tarda pero llega, dicen...

¿Qué mejor manera de viajar sin moverse que esta caja? Un pasaje sin escalas a una época que ya no existe, que el mundo mismo se llevó por delante y la historia borró de un plumazo. Esto no está en el libro gordo de Petete del rock, tampoco queremos que esté en realidad. Como dijo Orwell en 1984; la historia puede reescribirse sin que nos demos cuenta.





Escuchar en YouTube o en Spotify.





Chequear también:
Mark Fry - Dreaming With Alice
Varios - Looking at the Pictures in the Sky: The British Psychedelic Sound of 1968
Moonkyte - Count Me Out



viernes, 6 de julio de 2018

Video de la Semana: Nico - Evening of Light



Tétrico sería una buena palabra para describir este video que se hizo para The Marble Index de Nico, uno de los discos más originales, depresivos, mágicos, místicos... (y podríamos seguir agregando adjetivos un buen rato). Algún día lo voy a comentar, es difícil describirlo con palabras, lo tengo hace mucho y lo habré escuchado bien dos o tres veces. Pero esas tres veces sí que valieron la pena. Los que andan correteando por ahí con Nico son Iggy y uno de los hermanos Asheton, creo.





miércoles, 4 de julio de 2018

George Harrison - All Things Must Pass


Caso extraño el de George Harrison. Con los Beatles lo dejaban poner como mucho dos temas por disco, en el Álbum Blanco mete cuatro… matemática pura. Cuando por fin se saca de encima el cepo de la banda que lo hizo famoso saca su primer LP como solista, una suerte de diarrea compositiva, que jamás vuelve a superar. Para ser honestos nunca vuelve ni siquiera a arrimarse a las alturas que trepó con All Things Must Pass.

El disco en su momento salió en una lujosa caja como las que envolvían los discos de ópera, que siempre fueron carísimos, y aún así se cansó de vender y por un momento fue el ex-Beatle más exitoso, aclamado y reconocido. El álbum era triple pero no hay que olvidar que el tercer disco eran unas zapadas, que se grabaron con los músicos calentando motores, que nadie en su sano juicio necesita volver a escuchar dos veces, más que como una curiosidad, souvenir o como gusten llamar a este gesto indulgente típico de rock star de los setentas. Otra indulgencia en la que “el Beatle callado” empezaba a caer acá y se veía muy claro, era la de dar consejos en las canciones, el predicador, George había visto la luz y no podía hacer menos que esparcirlo a los cuatro vientos. Muchos se le cagaron de risa, como siempre sucede en estos casos, en los discos siguientes esto se agravaría terriblemente sumado a que la droga favorita de Harrison había pasado a ser la cocaína, de manera que el cóctel era explosivo en más de un sentido.

Pero hablemos de la parte positiva que de eso hay mucho en All Things Must Pass y tiene que ver con la música, lo que realmente importa. Las canciones que tenía acá eran impresionantes. Se puede hacer una leve enumeración para no olvidarse de la grandeza de este LP. Están los dos temazos que compuso cuando era amigote de Dylan y el primero, una obra maestra abre el disco, “I’d Have You Anytime” y merece el puesto. “If Not for You” sólo ostenta la rúbrica de Mr. Zimmerman, también sale en New Morning y algunos recordarán la versión a dúo en el concierto para Bangla Desh. El muro sonoro de Phil Spector, encargado de la producción, esta vez llega hasta el cielo, en “Isn’t It a Pity” directamente construye una catedral, sobre todo al final del tema, con una coda a toda orquesta. Acá está “My Sweet Lord” por el que se comió un juicio por supuesto robo de parte de los Chiffons, quizás su tema más recordado como solista (¿el otro sería “Something”?). El delicioso y divertido “Apple Scruffs”, dedicado a las fans de los Beatles que los esperaban religiosamente en la puerta de Abbey Road. Todos los temas valen la pena, todos tienen algo para decir. La galería de músicos famosos también sentó un precedente en All Things Must Pass, incluso se da el lujo de tener a los cuatro Badfinger solamente para grabar capas de guitarras acústicas.

Doloroso o no, la carrera de George Harrison desde acá en adelante sólo fue un lento declive, con grandes temas, eso sí, aunque esporádicos -también hay que decirlo- y nunca volvió a hacer un disco redondo e incuestionable como este, su debut, All Things Must Pass.





Escuchar en YouTube o en Spotify.





Chequear también:
George Harrison - Living in the Material World
Bob Dylan - Self Portrait
Delaney & Bonnie - On Tour with Eric Clapton



domingo, 1 de julio de 2018

jueves, 28 de junio de 2018

lunes, 25 de junio de 2018

Ulver - Childhood's End


Si no te conquistaron con el primer gesto esto no es para vos. El primer tema de Childhood’s End es nada menos que “Bracelets of Fingers”, la oda masturbatoria de S. F. Sorrow, el olvidado disco conceptual de los Pretty Fingers, supuestamente la primer ópera rock, antes de Tommy. El sonido envuelve, la producción es moderna, contrastando de manera hábil, llamativa e inteligente con el repertorio. ¿De qué va todo esto? Muy simple; la banda noruega de metal atmósferico Ulver decide hacer un disco de versiones con una vuelta de tuerca, en vez de versionar lo que escuchaban cuando eran chicos, de homenajear a sus influencias, la ruta más frecuente en este tipo de trabajos, agarran un puñado de temas raros de la segunda mitad de los sesenta. Unos “Nuggets negros” se podría decir, la cara oscura de la psicodelia y el verano del amor.

Hablar de qué es conocido y que no lo es tanto, hoy en día, es meterse en camisa de once varas porque mientras hay gente como los Ulver también están los que no tienen la menor idea de que una vez existió una banda llamada The Rolling Stones. Esta gente estudió e hizo los deberes, al lado de bandas que podrían llamarse míticas como The Byrds o Jefferson Airplane, están los Beau Brummels o The Music Emporium, quienes sacaron un disco homónimo muy bueno en el ’69 y desaparecieron para siempre de la faz de la tierra. Igual cuando agarran un grupo conocido la elección nunca es obvia, en el caso de los Byrds es un “tapado” de Crosby de Younger Than Yesterday, “Everybody’s Been Burned”, un tema oscuro y retorcido que les calza como anillo al dedo. Otro ejemplo es “Street Song” de los 13th Floor Elevators, original del tercer disco de estudio, el menos celebrado Bull of the Woods, en el que Roky Erickson casi no aparece, la versión es extraordinaria, con una patrón de batería guerrero a más no poder, que hace que la banda avance y flote en el aire. Algunos temas funcionan increíblemente bien con el tratamiento de los Ulver y el sonido moderno, como el cover de “Can You Travel In the Dark Alone” de Gandalf, con una parte instrumental larga y psicodélica que queda diez puntos, o la excelente versión a puro riff de “In the Past”, original de We The People.

La función que siempre tuvieron los grandes discos de covers es hacerte ir corriendo a buscar las originales, una función educativa si se quiere, lo tuvo Acid Eaters en su momento, Pin Ups de Bowie más tarde, pasaba con los temas que versionaba Rod Stewart en sus primeros cuatro discos de estudio, te abrían una puerta a un mundo nuevo. Puede pasar también con este disco de Ulver. ¿Por qué no?

                                                                  

Escuchar entero en YouTube o en Spotify.




Escuchar también:
The Music Machine - The Very Best of the Music Machine
The Walkabouts - Satisfied Mind
Ulver - Nattens madrigal: Aatte hymne til ulven i manden

miércoles, 20 de junio de 2018

Misfits - Bullet [EP]


“La cabeza partida de Kennedy golpea el asfalto / La esposa de Johnny está confundida y asustada / Corré Jackie, corré / En Texas se pudre todo cuando tu esposo se muere”. Así salen los Misfits a la cancha en pleno apogeo de punk rock, a pura crudeza, descarnadamente en todo sentido; lírico, musical... y sonoro sobre todo.

Casi está demás decir que nadie quería editar esta atrocidad y el EP termina saliendo por el sello que hace Glenn Danzig para la ocasión, Plan 9 Records, se hicieron mil copias y salió con una tapa doble que era todo un lujo para una banda como Misfits. Hoy en día es un ítem de coleccionistas pero no hay de qué preocuparse porque los cuatro temas están repartidos en los dos compilados históricos, en la caja con forma de ataúd, en el demorado primer disco que salió muchísimo después (Static Age, recién editado en el ’96) y ni hablar de lo fácil que es encontrarlos en Internet, ya que cualquier persona con dos dedos de frente que quiera escuchar a los Misfits de la era Danzig no debería estar preocupada por la calidad de sonido / audio.

El acierto de Misfits es el conjunto, el concepto, una banda con una cantante a lo Elvis / Jim Morrison, con unos tics vocales tan repetidos como cancheros, una banda precaria, rudimentaria a más no poder, acompañando a lo bestia unos temas de una agresividad inédita hasta entonces, pero con una pátina de pop que está ahí, latente, evidente. Escuchá cualquiera de estos cuatro temas y tratá de no salir cantando o tarareando. Es todo un desafío. Y después están las letras, claro. Horror, películas de bajísimo presupuesto y peores intenciones, un submundo de bizarreada constante, un manojo de obsesiones de adolescente que no encaja, irresistible. Por eso se ven tantas remeras de los Misfits hoy en día. Ellos inventaron esta historia y nadie volvió a hacerlo mejor a pesar de que lo intentaron y mucho. En realidad el primer single es “Cough/Cool” con el enorme “She” en la cara B pero es acá donde le terminan de encontrar la vuelta al asunto, con “We Are 138” (¿de qué carajo están hablando acá?), con el siniestro “Hollywood Babylon”, a medio camino entre los Stooges de Iggy y el Elvis grasiento pre-servicio militar. Acá aparece “Attitude”, versionado por unos cuantos, con su “adentro de tu debilitado cerebro probablemente hay una puta” que escandalizaría a no pocos en tiempos de empoderamiento -palabra estúpida si es que hay una- femenino.

Después de varios singles y EPs llegan al disco con el fundamental Walk Among Us, después de un segundo LP más rudo y hardcore se va Danzig, vienen las peleas, las reuniones y todo lo que a nadie debería interesarle. Historia que dejamos para nunca jamás.





Escuchar entero en YouTube o Spotify.




Chequear también:
Misfits - Earth A.D./Wolf's Blood
Danzig - Danzig II: Lucifuge
The Cramps - A Date With Elvis

lunes, 18 de junio de 2018

Video de la Semana: Dire Straits - Heavy Fuel



Un Spinal Tap de cinco minutos enfocado desde la perspectiva de un plomo. Con brillante actuación de Randy Quaid. Del último disco de Dire Straits, From Every Street.





miércoles, 13 de junio de 2018

Roxy Music - Just Another High



Este disco me lo regaló mi hermana en LP, en perfecto estado, comprado en la calle por la módica suma de tres pesitos argentinos (hoy sería un dólar aprox.), de la época que todavía se podía conseguir discos buenos a precios decentes

Nunca me importó el "debate" Roxy Music con o sin Brian Eno, para mí siempre fueron la banda de Bryan Ferry, un tipo que a cualquier cosa que canta le pone su sello, a pesar de que suena afectadísimo, no me jode.

Supuestamente tenían una tradición de cerrar los discos con un tema "medio en joda", si esto es un tema en joda... dame veinte discos repletos. La intro con teclados, la melodía, el estribillo, la coda, todo cierra y suma. Me encanta que el título sea difícil de traducir. Podría ser "Sólo otro colocón" o "Nada más que un punto alto", me pregunto cómo lo habrán traducido acá, si es que Siren salió en Argentina.





Escuchar en YouTube.





Encontrala originalmente en:
En la tapa está Jerry Hall, que pronto sería otra de las parejas de Mick "Jet-Set" Jagger, continuando la tradición que rompería el enorme Avalon de tapas con minas medio en bolas. Para mí los cinco primeros discos de Roxy Music son intercambiables, en el mejor sentido de la palabra. Fundamentales, sin excepción.
Siren (1975)





lunes, 11 de junio de 2018

Gustavo Cerati - Bocanada


Una confusión muy frecuente es lo que se entiende por “saber de música”, habitualmente se le endilga la etiqueta a aquel que ha escuchado muchos discos cuando debería referirse a aquella persona que conoce de teoría musical, que sabe de armonía, lee un pentagrama y en fin… se entiende el concepto. Con Cerati se podría aplicar sin miedo porque claramente reúne las dos condiciones. En la época de Soda Stereo creyó -entendiblemente- que los discos que se compraba en sus viajes nunca iban a llegar, claro, pocos podían prever que en pocos años existiría Internet y que los Cocteau Twins o Loveless de My Bloody Valentine ya no iban a ser tan desconocidos. Todos los músicos roban y esa es la manera en que la historia de la música popular avanza, Cerati lo hace con maestría y, volviendo al tema, conoce más de teoría musical que muchos de los que ha sabido utilizar como influencia para disparar una idea, un concepto o una canción.

Otra muy grande que tiene a favor es que nunca se cansa de escuchar, de asimilar, de investigar, no le tiene miedo a lo que es nuevo y en Bocanada estuvo completamente al día con lo que pasaba a nivel mundial, algo que en Argentina nunca fue fácil y más de una vez se encontró con el conservadurismo anquilosado de la prensa local que lo tildaban de “moderno” o de seguir demasiado las tendencias, como si eso tuviera algo de malo. Si hay algo que se le puede cuestionar a Cerati son sus preocupaciones temáticas, siempre está más o menos en la línea hedonista de ver a quien se lleva a la cama, de ver cómo le aplica su Kamasutra personal a su modelo de turno, cómo obtendrá placer de la nueva droga que está probando y demás vicisitudes de su eterna vida en el jet-set porteño. Alguna vez se le ha señalado que es un letrista más musical que otra cosa y la definición aplica perfectamente; no hay mucho para decir, pero lo disimula bastante bien, nunca llega a molestar a nivel lírico, lo podés ignorar y dejar las palabras como simples sonidos, el tipo canta bien y usa las melodías y las métricas con la habilidad del mejor artesano.

¿Y qué pasa con Bocanada? Tiene todo lo que tiene que tener un gran disco. Sonidos de todo tipo, ideas al por mayor y muy bien aplicadas, suena increíblemente bien y está grabado y producido como los dioses (si no graba y suena bien Cerati entonces… ¿Quién?). Tiene los cuatro o cinco temazos históricos que todo gran disco tiene que tener. También están los cuatro o cinco “tapados” que se pueden rescatar, esos que no sonaron en radios por capricho o elección. Una última para pensar… ¿Se dieron cuenta que la última vez que temas nuevos o actuales se convirtieron en clásicos, esos temas fueron de Cerati?





Escuchar entero en YouTube o en Spotify.





Chequear también:
Soda Stereo - Dynamo
Gustavo Cerati - Amor amarillo
Deniel Melero - X

jueves, 7 de junio de 2018

Video de la Semana: The Clean - Anything Could Happen



¡Kiwi-rock al poder!!! Desde nueva Zelanda, del mítico sello Flying Nun, aparecía originalmente en el primer EP de The Clean, Boodle Boodle Boodle, del '81.





lunes, 4 de junio de 2018

5 Canciones 5: Grandes versiones


El aromo
Ángel Parra
La tapa podría ser de un disco psicodélico californiano pero no; es el cantautor Ángel Parra, desde Chile con amor, uno de los hijos de la legendaria Violeta Parra. El primer lado es un ciclo de canciones conceptuales de su autoría y el otro, el "B" es de versiones de Atahualpa. Uno de los grandes temas de Yupanqui, el mayor escupidor de verdades y máximas de la historia de la música popular latinoamericana.

Aparece originalmente en: Canciones funcionales / Ángel Parra interpreta a Atahualpa Yupanqui (1969)

Ver / oír en YouTube


Glory Road
The Walkabouts
La banda de Chris Eckman y Carla Thogerson. Grandes arqueólogos musicales, tienen un disco de versiones incomparable e influyente, Satisfied Mind, con temas de Gene Clark, la Carter Family, Nick Cave, etc. Acá agarran un temazo de Brother Love's Travelling Salvation Show, el disco conceptual semi-olvidado de Neil Diamond. Lo dejaron para un compilado de rarezas pero por suerte terminó saliendo.

Aparece originalmente en: Drunken Soundtracks [Lost Songs & Rarities 1995-2001] (2002)


Ver / oír en YouTube


Bedsitter Images
Marc Almond
Todos conocen a Marc Almond... pero no lo saben. Él es quien entona las estrofas de la versión ochentosa de "Tainted Love" de Soft Cell, que ha sonado y sigue sonando en las radios del planeta. Uno de los grandes cantantes infravalorados, ha cultivado el perfil de divo operístico con no pocos aciertos. Muchos conocen a Al Stewart pero por Year of the Cat y sus hits de rock suave de los setenta. No tanto por esta perla que daba título a su primer LP de estudio, Bedsitter Images, otro de la "cosecha '67".

Aparece originalmente en: Stardom Road (2007)

Ver / oír en YouTube


I'll Be Home
Harry Nilsson
Tuvo el buen tino de grabar un disco completo de versiones de Randy Newman antes de que el Californiano se convierta en un compositor famoso. Nilsson estuvo horas grabando voces y dedicándo muchísima atención al detalle... y se nota. Ya eran amigos y esta fue la única canción que Newman compuso exclusivamente para el inglés. Años después el tributo sería devuelto con el doble For the Love of Harry: Everybody Sings Nilsson.

Aparece originalmente en: Nilsson Sings Newman (1970)


Ver / oír en YouTube


The Dark End of the Street
Chris Spedding
Afghan Whigs, Aretha, los Flying Burritos, Ry Cooder... todo el mundo le clavó los dientes al super clásico de la dupla Moman / Dan Penn. Se debe simplemente a que es un temazo, se banca cualquier tratamiento, la podés hacer fiel, más o menos, irrespetuosa (Diamanda Galas) o punkie pero siempre queda, siempre sale adelante porque es perfecta, así de simple. Chris Spedding, un clasicista moderno -si es que eso existe- le da una pasadita en uno de sus primeros LP como solista y, otra vez, no falla.

Aparece originalmente en: The Only Lick I Know (1972)

Escuchar en Muziekweb.nl




viernes, 1 de junio de 2018

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...