jueves, 2 de julio de 2015

Yes - Time and a Word


Nunca pensé que iba a comentar un disco de Yes. Jamás pensé que me iba a doler la muerte de uno de sus integrantes. Pero pasó. Hace poco se nos fue Chris Squire, el eterno bajista Rickenbacker que estuvo desde el principio hasta hoy, que, esperemos, tengan la dignidad de llamarlo ‘fin’. Fue el único que se bancó todos los culebrones, los choques de ego, el éxito, el recontra bajón y resurgimiento en la que probablemente sea la banda más injustamente vapuleada de todos los tiempos. Claro, vamos a decir la verdad; si sos un esnobito e “hiciste los deberes” sabés que no tenés que admitir en público que te gusta Yes. Podés quedar ridiculizado por antiguo e incluso (la más graciosa y estúpida) como hippie (por gente que ni sabe bien lo que es ser hippie).

Otra para admitir es que los músicos somos tremendamente envidiosos y cuando vemos que alguien toca un poco más que los tres o cuatro acordes paramos nuestras naricitas espolvoreadas y decimos “este seguro que nunca escucho Gang of Four” (una banda tan bien vista como históricamente irrelevante). Lo más cómico sucede cuando la bajada de pulgar viene del lado de gente que no sabe sacarle una nota ni a una ocarina, ahí sí que estamos en presencia de una bien infantil, la lectura más chiquilina del Libro Gordo de Petete del rock; 'el punk vino a destruir al rock sinfónico' o alguna de esas máximas simplistas tan adolescentes. Todo lo que no está “de mi lado” está mal, todo lo que yo no entiendo es una mierda, todo lo que a mí me parece que no tendría que existir convierte en boludos a quienes lo aprecian.

En fin, no hay mucho que decir al respecto de Yes que no sea sabido. Su etapa clásica empieza con The Yes Album, el tercer LP de estudio y termina más o menos con el polémico Tales from Topographic Oceans, el disco doble que todavía algunos afirman “provocó la aparición del punk”. Lo cierto es que Tales… con todos sus excesos y puntos criticables tiene momentos de una belleza incomparable y es una banda llevando al límite todo lo que defendían. En medio hay discos enormes como Fragile y Close to the Edge. Este, Time and a Word, relativamente olvidado en una discografía extensísima, es el segundo larga duración, aparecido en 1970 justo antes de que aparezca Steve Howe en la formación. Empieza con una versión preciosa de
“No Opportunity Necessary, No Experience Needed” de Richie Havens y un vistazo a los títulos demuestra que la parte lírica ya estaba totalmente resuelta (“viajero espacial”, “el profeta”, etc.) y la musical no se quedaba atrás.

En la edición que se hizo al otro lado del Atlántico se suprimió el dibujo de la mina medio en bolas y pusieron una foto de la banda con Steve Howe, que recién entraba pero que -otra vez- no grabó en ningún tema. Time and a Word, un disco que merece otra oportunidad de una banda que nunca debió haberla perdido.



Podés escucharlo entero en YouTube.



Chequear también:

Yes - Relayer
Aphrodite's Child - End of the World
Nektar - Remember the Future

miércoles, 1 de julio de 2015

Video de la Semana: Spiritualized - Hey Jane



Del disco Sweet Heart, Sweet Light, del 2012. El video es un corto practicamente, con casi diez minutos de duración.






sábado, 27 de junio de 2015

Disco del Mes: The High Llamas - Cold and Bouncy


The High Llamas
Cold and Bouncy
1998










V2 / Alpaca Park






jueves, 25 de junio de 2015

Programa Especial nro. 36 en Fuera de la Nada



Andy Summers, Sting y Stewart Copeland, el trío que redefinió la música popular moderna tal y como la conocemos.

Mañana, a las 22hs.

Podés escucharlo directamente haciendo click acá.





miércoles, 24 de junio de 2015

Jon Langford - Gold Brick


Los Mekons eran una anomalía, una banda universitaria inglesa -de Leeds- ultra politizada, de izquierda, liderada por un cantante galés, en medio de la efervescencia post-punk, haciendo música de raíces yanqui y compartiendo escenario con grupos que no tenían nada que ver. Con los Mekons este tipo se cansó de hacer discos y dos por tres vuelve a las andadas con su antigua banda. Es que no le podés dar cinco minutos libres porque en seguida sale con veinte canciones nuevas abajo del brazo.

Gold Brick es su séptimo larga duración como solista, del '06, vendría a ser una suerte de álbum conceptual sobre el oro y los negociados con esclavos durante la conquista de América. La pluma de Langford está más afilada que nunca. Cabe recordar que con los Mekons siempre compartían los créditos pero todo el mundo sabía que las canciones y el concepto detrás de cada disco salían de su fértil imaginación. Acá por primera vez muestra una faceta relativamente inexplorada dentro de su enorme paleta de recursos, es un pop sinfónico medio barroco y bien arreglado un poco a la manera de los temas orquestados de Harvest de Neil Young (“A Man Needs a Maid”) pero que en este caso funcionan bien, combinan bien con la voz de Langford, que está cantando mejor que nunca, es el caso de “Salty Dog”, uno de los destacados inmediatos. En varios temas están los viejos amigos de Pine Valley Cosmonauts o en su defecto los Waco Brothers, con quienes Langford -para variar- también grabó discos.

Será porque lo extrañamos mucho o será a propósito pero lo cierto es que está sonando como el mejor heredero del enorme Joe Strummer, en “Dreams of Leaving” o “All Roads Lead Back to Me”, un tema hermoso por donde se lo mire u oiga, es difícil no cerrar los ojos e imaginarse al viejo héroe de The Clash atrás del micrófono con el cuello hinchado y los movimientos hiperquinéticos. A pesar de que Gold Brick es un disco que continúa la extraña fascinación de Langford con todo lo que tiene que ver con la música ancestral norteamericana, se permite exploraciones y arreglos que salen un poco de lo que uno puede llegar a esperar de sus canciones habituales, se puede decir que sale de su zona de confort habitual, hasta se permite un coqueteo reggae muy interesante con “Dreams of Leaving”, otra de las joyas.

Si no conocés a los Mekons no importa, podés disfrutar tranquilamente de la obra solista de Langford, no es que te vas a quedar afuera ni te vas a perder ningún chiste genial. Pero sí se puede decir que hay pocos tipos tan prolíficos y coherentes consigo mismos en una carrera llena de grandes momentos.



Escuchalo en YouTube.



Chequear también:
The Mekons - The Mekons Honky Tonkin'
Jon Langford & The Sadies - Majors of the Moon
Waco Brothers - Cowboy In Flames

domingo, 21 de junio de 2015

Video de la Semana: Brendan Benson - Pretty Baby



Del disco del 2012 What Kind of World, el primero editado en su propio sello.






jueves, 18 de junio de 2015

5 Canciones 5: Locomotive Kreuzberg, Jerry Butler, Vetiver, Lone Ranger y Scientists


Got to See If I Can't Get Mommy (To Come Back Home)
Jerry Butler
El capo de los capos del soul de Chicago y ex-Impressions (con Curtis Mayfield, claro) cambia de sello, se va a Philadelphia, firma con Mercury y se hace producir por la dupla Gumble & Huff que por aquel entonces eran practicamente reyes de Midas. Esta joya de Ice On Ice cuenta la misma historia de siempre -el hombre abandonado y dolido- pero con una leve vuelta de tuerca; él le pide al hijo que interceda para que ella vuelva. Triste.
Aparece originalmente en: Ice On Ice (1969)

Ver / oir en YouTube


Nostalgie
Lokomotive Kreuzberg
Empieza con una cabalgata wagneriana al mejor estilo Deep Purple de la era Burn / Stormbringer pero en seguida te das cuenta de que la cosa no va a ser tan simple. Los arreglos intrincados y raros aparecen casi de inmediato para después ir a parar a... un rock and roll medio glam onda T. Rex! Los tipos son alemanes, a veces metidos dentro de la enorme bolsa -de gatos- del krautrock pero se puede decir que se trata más bien de una banda de rock progresivo / sinfónico. Atención al solo de piano antes de volver al tema principal.
Aparece originalmente en: Fette Jahre (1975)

Ver / oir en YouTube


Johnny Make You Bad So
The Lone Ranger
Nacido en Jamaica pero criado en Londres, vuelve a su país natal y, como tantos otros, tiene su primer hit de la mano de Clement "Coxsone" Dodd en el legendario Studio One. Es uno de los grandes toasters (rapeaban arriba de bases rítmicas) de la pequeña isla caribeña, algo parecido a Yellowman o Linton Kwesi Johnson. "Johnny Make You Bad So" apareció en un remix en formato de single de 12 pulgadas pero es más fácil de encontrar en este LP, con la tapa comiquera..
Aparece originalmente en: Hi, Yo Silver, Away! (1982)

Ver / oir en YouTube


Set It On Fire
Scientists
Hay una buena cantidad de canciones de los Scientists que tienen que ver con el fuego, los incendios y la piromanía en general. Es una buena de corresponder las letras con la música porque lo de los australianos es (siempre fué) incendiario. En este disco reunión -en vivo- después de varios años de inactividad revitalizan los clásicos sin que se les mueva un pelo. Salieron de gira con Mudhoney y dicen que se sacaban chispas cada noche.
Aparece originalmente en: Sedition (2007)

Ver / oir en YouTube


Road to Ronderlin
Vetiver
De Ian Matthews, ex-Fairport Convention y de prolífica carrera solista en los setenta no se acuerda practicamente nadie, y de Matthews Southern Comfort (la efímera banda que grabó originalmente esta joyita) mucho menos todavía. Pero los Vetiver no son cualquier banda y en Thing of the Past se apropian de varios temas que estaban sepultados por capas y capas de polvillo y cartón de vinilo con olor a abandono. ¡Nunca es tarde para el revival!
Aparece originalmente en: Thing of the Past (2008)

Ver / oir en YouTube




lunes, 15 de junio de 2015

Hey Colussus - In Black and Gold


Ya casi no hace falta aclarar que los mejores discos de la actualidad son aquellos que desafían cualquier tipo de categorización, los discos “de género” ya no van más, o si van acá no nos interesan para nada. Estamos hablando de “mejores” en términos muy relativos, más bien de éxito artístico porque de éxito de ventas o trascendencia y/o masividad mejor ni hablemos, evitemos meternos en camisa de once varas.

Hey Colossus es una banda inglesa, van por el octavo disco de estudio en poco más de diez años y este, In Black and Gold, es el último hasta ahora, aparecido a principios de este año. Lo primero que se escucha es “Hey, What’s Your Name?” que parece uno de esos temas lentos y perezosos del Pink Floyd pre-Dark Side of the Moon, y es uno de los tantos atajos musicales engañosos que aparecen a lo largo de la placa. Esta no es una banda retro psicodélica, no es lo que en principio parece. Las cosas se ponen en su lugar en el segundo tema, en “Hold On” hay una mezcla de los Melvins, con doom metal y prog-rock de los setenta, mientras el cantante se retuerce con una de esas voces “feas a propósito” que tanto nos gustan (valga la contradicción) y el tema se desarrolla nos damos cuenta de que estamos ante algo que intenta una búsqueda, que va en pos de una fusión que parece funcionar, finalmente. Los riffs sabbatheros del tema que da título harán las delicias del headbanger que todos llevamos adentro, pero en vez de amasijarte el cerebro sin piedad, los tipos saben frenar y crear climas flotantes, etéreos. No te aburren con un machaque constante de guitarras fuertes, saben usar bien los contrastes.

Los tipos supieron evolucionar, se nota que han ampliado la paleta sonora y que han ido a buscar discos que antes no escuchaban, si antes era una banda más fácil de etiquetar y más plana desde el punto vista sonoro, ahora pueden quedarse unos cuantos minutos en una zapada celestial al estilo Brian Eno y después arrancar con un riff malvado de esos que se te adhieren a la médula espinal sin que se les mueva un pelo y sin que los cambios sean bruscos y suenen forzados.

Este es un disco de contrastes, de contrastes bien usados y entendidos, luces y sombras, texturas y capas, negro y dorado, este es un disco de esos que vale la pena escuchar con luces apagadas y prestando atención. Satisfacción garantizada.





Escuchalo en YouTube.




Chequear también:
Hey Colossus - RRR
Opeth - Pale Communion
Mastodon - Once More 'Round the Sun


miércoles, 10 de junio de 2015

viernes, 5 de junio de 2015

Cheap Trick - Surrender


Fué una tarde de domingo y tenía unos 20 años, levanté el disco de uno de los puestos del eternamente roñoso Parque Rivadavia, saco de la batea el disco en vivo At Budokan, sabía que era un clásico pero no lo había escuchado. Le digo al disquero 'Cheap Trick?' y me contesta 'si, no se por qué nunca fueron una banda muy popular acá, llevalo, no te vas a arrepentir'. Tuvo razón, me volví loco. Era una banda con guitarras fuertes y melodías gancheras. De ahí en más no paré y eso que los discos nunca fueron baratos ni fáciles de conseguir.

Podría elegir alguna otra canción un poco menos... obvia, pero con "Surrender" compré definitivamente. A pesar de que lo gasté y hoy en día me cuesta escucharlo, me parece un tema extrordinario. ¿Una cita? "cuando me desperté mamá y papá estaban fumando, manoseandosé, escuchando mis discos de Kiss".



Video de la versión en vivo de At Budokan en YouTube.




Encontrala originalmente en:
Hay muchos discos buenos y se pueden dividir en dos etapas, la primera y la del resurgimiento despues de algunos discos medio borrosos, que va desde Woke Up with a Monster -del '94- hasta la actualidad. De esa primer etapa es difícil competir con este disco INMENSO.
Heaven Tonight (1978)





martes, 2 de junio de 2015

Amon Düül II - Tanz Der Lemminge


Lo primero que viene a la mente después de exponerse a cualquiera de los tres primeros discos de Amon Düül II es… ¿cómo? ¿Cómo fue posible grabar una monstruosidad semejante? ¿Cómo fue que estos freaks convencieron a una compañía discográfica para que editaran un material como este? ¿Cómo surgieron estas ideas? ¿Bajo la influencia de qué drogas? ¿Cómo hacían? Sabemos que vivían en comunidad en la Alemania de fines de los sesenta, que esa comunidad se separó en dos bandas diferentes y no mucho más. Tampoco es que todo ese bagaje de datos aporte significativamente a la hora de la escucha, a decir verdad.

Pensar que estos pibes eran hijos -la mayoría- de gente que había tenido que ver con el nazismo es reafirmar la identidad de una música y un género que hizo lo posible por renegar de un pasado de espanto para reafirmar una nueva identidad nacional exenta de atrocidades. Cualquiera sea el contexto, la música del kraut-rock en general y la de Amon Düül II sobre todo, ha sobrepasado el exigente test del paso del tiempo e incluso lo ha superado. Nunca se volvió a hacer música con este nivel de desfachatez y vuelvo creativo.

Tanz Der Lemminge, que podría traducirse como “la danza de los Lemmings”, es el tercer disco de estudio de la banda, apareció en formato doble en 1971 y fue editado originalmente por el sello Liberty en Alemania y por United Artists en países como Estados Unidos, el resto de Europa (en Italia se llamó ‘viaje a través de un sueño’) y hasta Nueva Zelanda. Estaba dividido claramente por cada una de sus cuatro caras; la primera “Syntelman’s March of the Roaring Seventies”, una suerte de suite demoníaca, un descenso a los infiernos mentales y musicales, con guitarras acústicas y eléctricas peleando por alterarte los sentidos, teclados y sintetizadores macabros y voces de ultratumba que más que cantar parecen invocar a quién sabe qué demonios. Más o menos lo mismo sucede con “Restless Skylight – Transistor-Child” y con, la tercera y última parte, “Chamsin’s Soundtrack”, cuya primer sección (“The Marilyn Monroe-Memorial Church”) ocupaba originalmente la totalidad de la cara tres del disco. Los últimos tres temas, relativamente cortos, que forman parte de esa supuesta banda sonora se despegan un poco del resto de lo que veníamos escuchando, un poco a modo de alivio para el oyente que soportó los embates sonoros estoicamente. Tampoco son canciones que podrían sonar en cualquier FM, eso seguro.

Que el disco haya sido relativamente exitoso al momento de su aparición nos habla a las claras de otros tiempos, de otra época. Por suerte para nosotros todavía podemos conseguirlo en varios formatos.





Podés escucharlo entero en YouTube.





Chequear también:
Amon Düül - Paradieswärts Düül
Faust - Faust IV
Holger Czukay - Movies



lunes, 1 de junio de 2015

Video de la Semana: Amelia Curran - I Am the Night



El primer single del disco nuevo de Amelia Curran, el LP se llama They Promised You Mercy.






domingo, 24 de mayo de 2015

Disco del Mes: Gong - Angel's Egg


Gong
Angel's Egg: Radio Gnome Invisible, Part 2
1973








Virgin Records






miércoles, 20 de mayo de 2015

Programa Especial nro. 35 en Fuera de la Nada



Rain Dogs, Mule Variations, Closing Time, Alice y Bad As Me. Seis canciones de cada disco. Treinta canciones de uno de los cantautores más grandes de los últimos cincuenta años.

Este viernes, a las 22hs.

Podés escucharlo directamente haciendo click acá.





LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...