martes, 2 de febrero de 2016

The Saints - Prodigal Son


Los Saints de la época de Prodigal Son, el disco que viene inmediatamente después del gran All Fools Day, eran el vehículo para los caprichos y avatares del cantante y compositor Chris Bailey, una suerte de tesoro nacional de las Antípodas, y del mundo, claro está. Hacía rato que el guitarrista -y también compositor- Ed Kuepper había dejado la banda, precisamente, por choques de personalidad con Bailey. A mediados de los ochenta habían estado bastante cerca del éxito comercial, llegando a vender un buen puñado de discos en Estados Unidos de la mano de singles como “Just Like Fire Would” (que hace poco versionó Bruce Springsteen) y “Temple of the Lord”.

Musicalmente hay una clara evolución con respecto a los primeros LP de estudio, el histórico (I’m) Stranded, un disco importantísimo y oportuno en la historia del punk rock o A Little Madness to Be Free, del ’84. Una evolución que era obvia y se veía venir ya en el segundo disco, en Eternally Yours, en donde agregaron bronces en varios temas desafiando y dejando atrás a ciertos sectores conservadores de esos que nunca faltan en cada movimiento. Este disco sigue la línea clara trazada por el anterior; canciones atemporales, sin fecha de vencimiento, nobles, sólidas, con buenas letras… cabe recordar que en esta extraña década lo que más vendían eran grupos de hair metal (momento nefasto si los hubo) o los bailecitos supuestamente eróticos de Madonna y Michael Jackson. “Shipwreck” ubicado casi al final del disco es un ejemplo perfecto, una melodía inolvidable, teñido de una melancolía delicada, una actitud adecuada, cierto aire de folk celta en la melodía y arreglos y la voz nasal de Bailey cantando desde lo profundo de su corazón y sus entrañas. Los instrumentos de color son los encargados de aportar variedad musical a lo largo del disco y están seleccionados hábilmente y dosificados con sapiencia. “Grain of Sand” y “Ghost Ships” fueron los dos cortes elegidos para promocionar y de los dos se hicieron videos, una simple escucha revela el porqué de esta elección, son dos temazos de esos que no se olvidan fácilmente, que tienen una par de ideas fuertes bien acomodadas, en definitiva lo que tiene que tener una gran canción de música popular de cualquier género. Al final hay un homenaje que es también una reivindicación de orgullo nacional, se trata de “The Music Goes Round My Head” de The Easybeats, los legendarios Beatles australianos y en donde Bailey deja las amígdalas, cantando a puro sentimiento.

La banda sigue en pié, cada vez que su líder la necesita y la quiere resucitar, paralelamente a una carrera solista con no pocos desvíos y agradables sorpresas, como por ejemplo 54 Days at Sea, casi un álbum de la mal llamada world music (como si el resto de la música viniese de Saturno). Otra de esas historias que dejamos para otra ocasión.





Podés escucharlo en YouTube o en Spotify.





Chequear también:
The Saints - Casablanca
Chris Bailey & H. Burns - Stranger
Ed Kuepper - Starstruck

lunes, 1 de febrero de 2016

Video de la Semana: Tindersticks - We Are Dreamers!


El flamante disco de Tindersticks (The Waiting Room) tiene un video para cada tema. En esta Staples canta a dúo con Jenny Beth, de Savages.





martes, 26 de enero de 2016

Disco del Mes: Thee Oh Sees - Mutilator Defeated at Last


Thee Oh Sees
Mutilator Defeated at Last
2015









Castle Face Records










jueves, 21 de enero de 2016

Programa Especial nro. 43 en Fuera de la Nada



A las 22hs. PUNTUAL
Podés escucharlo directamente haciendo click acá.





lunes, 18 de enero de 2016

5 Canciones 5: Brinsley Schwarz


Old Jarrow

En el primer disco todavía estaban buscando la personalidad pero ya en Despite It All, el segundo LP de estudio la cosa ya está bastante asentada. Todas las influencias de la banda (el country, The Band, los grupos de armonías vocales, etc.) parecen licuarse para lograr una cosa propia, única. "Old Jarrow" cierra el disco y es una pieza épica pero sin pretensiones arty. Incluye la famosa frase "¿Por qué no la apoyás financieramente?". Hasta se permiten improvisar un poco. Temazo.

Aparece originalmente en: Despite It All (1970)


Escuchar en YouTube.


Down In Mexico

Es raro pero México siempre produjo una especie de fascinación entre los músicos en particular y artistas en general. La explicación puede llegar a ser bastante sencilla; la música del gran país del norte tiene una personalidad arrolladora. Nick Lowe escribe una oda a estar en la playa, sin hacer nada, tomando algo y escuchando mariachis. Cómo fue que este tema queda relegado a este compilado de rarezas todavía es un misterio.

Aparece originalmente en: Please Don't Ever Change (1973)

Ver / oir en YouTube.

Egypt

Silver Pistol, el tercero, es el clásico disco de vamos-a-vivir-juntos-al-campo-y-componer. Después del escándalo que protagonizaron en Estados Unidos, en donde los habían inflado mucho y las cosas salieron todo lo mal que podían salir. En vez de separarse (la idea se barajó) deciden ser más reales, más fieles a lo que querían y se olvidan de las consecuencias a nivel comercial. En esta preciosa balada se escucha un perro ladrando con total nitidez. ¿Arreglarlo? Nah... ¿para qué? No hace falta.

Aparece originalmente en: Silver Pistol (1971)

Ver / oir en YouTube.

Everybody

¿Parodia u homenaje? "Everybody", el último single mientras la banda estaba activa, es uno de esos "ahora cantamos todos mientras golpeamos el piso o las mesas" al mejor estilo Gary Glitter o Bay City Rollers, una de esas para gritar desafinado en el pub. Por supuesto que hay truco; en el estribillo para y hay una modulación con un super gancho pop de esos que no se olvidan fácilmente. Casi no hace falta decir que pasó completamente desapercibido.

Aparece originalmente en: single 7" [cara B: "I Like You, I Don't Love You"] (1975)

Ver / oir en YouTube.

The Look That's In Your Eye Tonight

Extraordinaria y efectiva balada lacrimógena del último disco de estudio, el quinto, el que empieza con el super clásico "(What's So Funny 'bout) Peace, Love and Understanding). Acá canta Nick Lowe -que también compone esta belleza de canción- y lo hace con maestría, a su fraseo le responden unos arreglos de piano preciosos a cargo de Bob Andrews y unos coros envidiables a cargo del resto de la banda y de Dave Edmunds, este último productor del LP. Queda flotando la pregunta... ¿Qué pasaba si seguían juntos, si no se separaban? ¿O fue mejor así? 

Aparece originalmente en: The New Favourites of Brinsley Schwarz (1974)

Ver / oir en YouTube.

jueves, 14 de enero de 2016

David Bowie - ★


Varias cosas pasan por primera vez acá; por primera vez llega al número uno en ventas en su larguísima carrera, es una de las pocas veces -si no es la única- en que alguien saca un nuevo trabajo y pasa a mejor vida en cuestión de días, en este caso menos de un mes y casi se podría decir que es la primera vez que alguien se despide con una obra de esta naturaleza, con un disco no sólo a la altura de su inmenso legado, uno que se puede medir con cualquiera de los mejores. Es David Bowie e incluso en su última gran jugada no iba a dejar de sorprender.

Unas cuentas preguntas vienen a la mente ante la escucha de un disco tan valiente, desafiante, único y delirante. ¿Sabía o no sabía? Algunos de los temas pueden llegar a dar a entender que sí, que esto tiene sabor a epitafio por supuesto que tratándose de quien se trata las cosas nunca son del todo directas sino más bien oblicuas y retorcidas. Otra es… ¿cómo pueda ser que el tipo que fue moderno hace cuarenta años haga el disco más aventurero que se ha escuchado en mucho tiempo y que no deje de ser rock? Bowie siempre fue un tipo en prestarle muchísima atención al concepto, hasta el punto de darle más importancia que a las canciones (o composiciones) en alguna que otra oportunidad. Acá el balance es perfecto. Supuestamente intentó por todos los medios no hacer un disco de rock pero esto es más rock que cualquier cosa que se te pueda llegar a ocurrir en veinte minutos por lo menos. Comentar las canciones a tan poco tiempo de la aparición no tiene demasiado sentido, siempre conviene dejar que un disco decante, se asiente sobre sí mismo y vaya acostumbrándose al oído. Pero es muy fácil darse cuenta de que acá hay sustancia, hay riqueza sonara, un concepto fuertísimo, ideas musicales innovadoras, coqueteos con el jazz más moderno y recóndito, en fin; todo lo que tiene que tener un disco actual para destacarse de la impresionante andanada de música mediocre que nos rodea todos los días.
Vuelve el histórico Tony Visconti para la producción, al igual que en el disco anterior, The Next Day, pero mientras el disco de 2013 era elegante, tenía buenas canciones (este no es un disco de canciones estrictamente hablando) y sonaba impresionante, este es un paso al frente en cualquier sentido. El primer tema, el que titula el LP, ostenta una cantidad de ideas musicales dignas de envidia en sus… ¡más de diez minutos de duración!

Bowie, qué saludo, qué forma de irse hacia la eternidad, cuánto nos dejaste, cuánto te vamos a extrañar.




Escuchar en YouTube o Spotify.




Chequear también:

David Bowie - Heathen
Scott Walker - Tilt
Robert Fripp & Brian Eno - No Pussyfooting


martes, 12 de enero de 2016

The Saints - Temple of the Lord


Los Saints de le época de All Fools Day y el anteúltimo tema del disco, el mismo que tiene el que hace poco hizo Springsteen; "Just Like Fire Would" (que también tiene video).





sábado, 9 de enero de 2016

The Saints - King of the Sun


Cuando aparece una canción así, tenés unos cuantos años y bastante música escuchada pero sin embargo te sentís sacudido como cuando tenías quince o dieciseis años, sentís que todo vale la pena, que el mundo todavía puede cambiar.

Empieza con un solo de piano como un nocturno de Chopin y después salen unas estrofas amenazantes que no te preparan del todo para lo que se viene y después, sí, el estribillo, ESE estribillo, podría ser el himno de cualquier país y mandar a la guerra a miles con una cara sonriente y una mano en el corazón.

Cuando tenés un estribillo así lo podrías repetir de por vida, estaría todo bien pero no, está puesto exactamente las veces que hace falta, y cuando los instrumentos de color repiten el motivo y el solo de guitarra es todo lo que tiene que ser un solo de guitarra -y lo que NO tiene que ser también- decís "listo, esto es todo lo que necesito, una canción, una canción enorme".






Video promocional del tema en YouTube.




Encontrala originalmente en:
Poco queda de los Saints que grabaron el mítico (I'm) Stranded, uno de los mejores discos de punk rock de todos los tiempos. La banda está sujeta a los avatares y caprichos de uno de los grandes compositores australianos de los últimos 30 años, el gran Chris Bailey.
King of the Sun (2012)





miércoles, 6 de enero de 2016

Lee Hazlewood - For Every Solution There's a Problem


Este disco sale justo en la época del redescubrimiento de Lee Hazlewood, coincidiendo y no casualmente, con la masividad de Internet. Un par de años antes había hecho un disco de standards muy a su manera que había sido editado por el sello del baterista de Sonic Youth. El último LP de estudio con canciones propias había sido Back On the Street Again… unos veinte años atrás!

Su primer álbum, Trouble Is a Lonesome Town (del '63), tiene algunas coincidencias con este; lo grabó como una especie de demo para que lo canten otros artistas y alguien decidió editarlo tal cual estaba, sin ningún tipo de producción. For Every Solution There’s a Problem también es acústico, varias de sus canciones habían sido grabadas por otros cantantes y algunas habían aparecido en discos anteriores. Por ejemplo “Save a Place for Me” o “Dolly Parton’s Guitar”, esta última tenía unos arreglos que dejaban bastante que desear, eso sin mencionar el típico chiste de mal gusto al estilo Lee Hazlewood del título. Acá la versión es más despojada, se podría comparar con los American Recordings de Johnny Cash producidos por Rick Rubin. En el librito escribe la introducción y en un clásico gesto de auto-boicot aclara que “estos demos por ahí le gustan a alguien más que… a mí”.

La cosa tiene sabor a despedida (impresionante "Strangers, Lovers, Friends" casi al final del disco) y tiene algunas canciones que están a la altura de las mejores de su catálogo como el escalofriante “Dirtnap Stories” en donde el protagonista compara su situación con “morirse en Navidad, antes de que se abran los regalos”. En todos los temas aparece su fiel ladero, el guitarrista y arreglador Al Casey, compartiendo incluso los créditos en algunas de las composiciones. En “Suddenly Tennessee” crea un pueblo inexistente, bien fiel a su raigambre beatnik y es country del mejor, elevado a la enésima potencia por esa voz grave y aguardentosa que tanto queremos, el barítono patentado de Lee Hazlewood.

For Every Solution... no es de ninguna manera uno de los mejores discos de su considerable catálogo y se podría decir que es casi una curiosidad para fanáticos que quieren saber en qué andaba en sus últimos años de vida. Por momentos la magia está intacta.




Escuchar en last.fm




Chequear tambien:
Lee Hazlewood - Something Special
Lee Hazlewood - I'll Be Your Baby Tonight
Lee Hazlewood - Farmisht, Flatulence, Origami, ARF!!! and Me...

domingo, 3 de enero de 2016

Motörhead - Bad Magic


Que hayamos tenido un disco nuevo de Motörhead en el 2015 no fue algo bueno, tampoco pudo haberse tildado de sorpresivo. Fue prácticamente un milagro. Eso es lo que fue. Todos sabíamos que Lemmy se bajaba de los escenarios antes de tiempo, que tenía problemas de corazón, que le habían puesto un desfibrilador (¿qué carajo sería eso?) pero el solo hecho de que todavía se paraba frente al público con un ventarrón de Marshalls haciendolé revolotear la ropa ya era casi heroico, por más que tocara “Ace of Spades” y se fuera tosiendo al camarín. Tenía setenta años.

Una de las cosas que diferenciaba a Lemmy del resto de los imbéciles que practican una música más o menos similar a la suya era que nunca se la creyó, jamás se morfó la tragicomedia del “yo soy pesado”, jamás habló de jevimetal en ninguna entrevista, lo suyo -decía él- era rock ‘n’ roll, aunque todos sabíamos muy bien que eso no era del todo cierto. Cuando hablaba de música se hartaba de elogiar a los Beatles, Little Richard, Buddy Holly y demás próceres, gente que muchos “músicos” que decían admirarlo no habrán sabido (ni sabrán) comprender. Y todo eso se notaba en la música, claro está. Ahí estaba la grandeza de Lemmy; se reía de costado de la sarta de descerebrados que había engendrado, “está bien, pongansé la remerita, vengan al concierto pero ustedes nunca van a entender” parecía querer decir todo el tiempo. El tipo mandaba mensajes entre líneas todo el tiempo. Ante el resurgimiento evidente de Motörhead como fuerza creativa, cuando los periodistas intentaban entender cómo era posible lo que había pasado desde Inferno en adelante -y sobre todos los últimos tres discos de estudio- se limitaba a responder algo del tipo “solamente nos juntamos a tocar y cuando es bueno lo grabamos, así de simple”. Cualquiera con dos dedos de frente podía darse cuenta de que estaba muy lejos de la realidad. Para hacer discos así hay que pensar, hay que parar, hay que tomar mil decisiones y, sobre todo, sentarse a escribir unas letras como las que escribía Lemmy. Pero el tipo era demasiado inteligente como para hacer lo que cualquier palurdo hubiera hecho; explicar el proceso, caer en esa berretada de “usamos pedales XXX con cabezales JJJ y además en la sala tenemos una consola BBB…” y así ad infinitum.

Lemmy siempre supo reírse de sí mismo, siempre supo restarse importancia, convirtiéndose automáticamente en uno de los músicos más importantes de los últimos cincuenta años, algo que ciertas hordas nunca jamás comprendieron ni comprenderán. ¡Ah! ¿Y de qué se trata Bad Magic al final? Es otro disco más de Motörhead, por supuesto. ¿Qué esperaban?




Escuchalo en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
Motörhead - Orgasmatron
Motörhead - Kiss of Death
Motörhead - Aftershock



sábado, 2 de enero de 2016

Video de la Semana: Ron Sexsmith - Can't Get My Act Together


Muy lindo video tipográfico del último disco de estudio de Ron Sexsmith, uno disco hermoso que no apareció en las clásicas listitas chetas de fin de año.





martes, 29 de diciembre de 2015

Disco del Mes: John Cale - Paris 1919


John Cale
Paris 1919
1973









Reprise Records










domingo, 27 de diciembre de 2015

Varios - A Christmas Gift for You from Phil Spector


Este es un disco que es una cápsula temporal, un ticket de ida a una época que yo no existe, una era de inocencia en donde todavía las pretensiones artísticas y las poses no habían aparecido en el universo de la música popular. Lo único que realmente importaba era andar en auto, tomar un helado con tu chica, andar otra vez en auto, cargar nafta y seguir andando en auto. El mundo era un lugar mucho menos inhóspito y en dos o tres años iba a mostrar que la cosa no era tan sencilla.

Era la época de los productores y el boom de los escritores de canciones de Brill Building, un vistazo rápido por los créditos lo atestigua; Irving Berlin, Gene Autry, Gillespie / Coots y -por supuesto- Ellie Greenwich y su marido Jeff Barry. Estos últimos firman el gran “Christmas (Baby Please Come Home)” que alcanza alturas monumentales gracias a la interpretación de Darlene Love y al muro sonoro patentado de Phil Spector. Originalmente el disco se llamó A Christmas Gift for You From Philles Records y es lo que su título bien indica; los artistas del sello haciendo canciones navideñas en un compilado tan oportuno como oportunista pero claro, en esta época esas categorías todavía no existían y cuando un tema no era un hit era considerado un fracaso, era otra mentalidad, otra manera de concebir la historia.

Era el momento en que la titánica tarea del mítico Wrecking Crew, los músicos de sesión del estudio Gold Star de Los Angeles, ni siquiera aparecían en el reverso ni en letras chicas. Carol Kaye, Hal Blaine y todos esos músicos que soportaban las maratónicas sesiones a las que Spector los sometía, grabando una y otra vez el mismo arreglo, acumulando capa por capa, pacientemente, sin quejas, construyendo el muro que se escucha en cada una de las canciones del disco. Las Ronettes, The Crystals (grupos cuya influencia todavía hoy está subvalorada criminalmente) y Bob B. Soxx and the Blue Jeans son los que completan el plantel, con dos o tres temas cada uno. Hay clásicos inconfundibles, villancicos roqueros, pequeñas sinfonías para adolescentes, como tan bien definió Brian Wilson, “White Christmas”, “Santa Claus Is Coming to Town” o “Winter Wonderland” son sólo algunos de esos que podés reconocer a los dos o tres compases.

Spector nunca volvió a lograr el éxito que tuvo en la era que podríamos llamar “pre-Rubber Soul” de la música popular, ni siquiera con los Beatles y Let It Be y mucho menos más tarde cuando lo intentó con los Ramones y Leonard Cohen. Este fue su breve pero importante momento de gloria. No es poco.



Escuchar en YouTube o Spotify.




Chequear también:
Phil Spector ‎- Echoes of the 60's
The Ronettes ‎- ...Presenting the Fabulous Ronettes Featuring Veronica
The Raveonettes - In and Out of Control

martes, 22 de diciembre de 2015

5 Canciones 5: Teeth of the Sea, L.A. Guns, Jello Biafra, Terry Lee Hale y The Jacksons


Black Strategy
Teeth of the Sea
Son de Londres y lo primero que viene a la mente ante la escucha es Kraftwerk pero no es tan simple la cosa. Más oscuros y retorcidos, con unos discos conceptuales distópicos y macabros, es música hecha con máquinas que demuestra que se puede hacer sin perder ideología y fuerza. Acaban de sacar un disco este año (Highly Deadly Black Tarantula, el cuarto) y tienen cierto prestigio -bien ganado- en algunos medios no masivos.

Aparece originalmente en: Master (2013)

Ver / oir en YouTube


Moonage Daydream
L.A. Guns
Los L.A. Guns siempre fueron una banda de segunda línea y eso no va a cambiar nunca, no inventaron nada pero lo que hacen lo hacen con cierto nivel de decencia. En este disco de versiones aparece esta impresionante versión del clásico de Bowie de la era Ziggy Stardust. Las guitarras muerden y cortan como nunca, está grabado a todo culo y se nota. Por ahí pierde en sutileza con respecto al original pero no creo que eso haya sido un problema. Si es que se dieron cuenta...

Aparece originalmente en: Rips the Covers Off (2005)


Ver / oir en YouTube


I Won't Give Up
Jello Biafra and the Guantanamo School of Medicine
Uno puede preguntarse qué es lo que mantiene al ex-líder de los Dead Kennedys enojado y todavía dispuesto a disparar contra sus eternos blancos favoritos. En el último tema de este discazo -con tapa parodia al famoso afiche de Obama- lo explicar con lujo de detalles. La banda suena podrida e hiper ajustada mientras el casi-gobernador-de-California entona "no voy a rendirme, no es una de las opciones".

Aparece originalmente en: The Audacity of Hype (2009)


Ver / oir en YouTube


Hearts
Terry Lee Hale
Esto sería lo que algunos llaman americana, una música de raíces que no es el country que sale de Nashville, totalmente manufacturado. Terry Lee Hale es texano de nacimiento y actualmente vive en París. Una voz susurrada a la que responde una trompeta con sordina arranca el primer tema de su enésimo disco de estudio, tiene una carrera que viene de hace rato y no ha logrado salir de la categoría artista de culto. Mejor para nosotros.

Aparece originalmente en: Shotgun Pillowcase (2007)


Ver / oir en YouTube


Blame It On the Boogie
The Jacksons
¿Cuantas veces apareció esta en casamientos y fiestas de gente a la que no le gusta la música y representó una especie de alivio en comparación? Bueno, el tema original fue escrito para Stevie Wonder pero lo terminaron haciendo los pibes que siempre serán recordados como "los hermanos de Michael Jackson antes de convertirse en lo que todos sabemos". Onda, un groove infernal y cantado como los dioses.

Aparece originalmente en: Destiny (1978)


Ver / oir en YouTube




LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...