jueves, 26 de marzo de 2015

Chris Spedding - Joyland


Hay héroes de la guitarra que han tenido el buen tino de no masturbarse en público o en un estudio de grabación, el primero que viene a la mente es Ry Cooder, un tipo capaz de hacer sonar cualquier instrumento de cuerdas que le pongan en las manos y tocar siempre en función de la composición y jamás en pos del lucimiento. Al otro lado del óceano, en Inglaterra hay un equivalente en todo sentido; Chris Spedding. En su abultadísimo currículum figuran tipos como Pete Brown y Jack Bruce pasando por Roxy Music y Paul McCartney, hasta se dice que fue él quien grabó las guitarras chirriantes de Nevermind the Bollocks de los Pistols.

Su carrera solista, a pesar de no haber alcanzado el estrellato, es una verdadera delicia y una exhibición constante de buen gusto, llegando incluso a aparecer en Top of the Pops tocando su único hit en serio, “Motorbikin'”, de su disco homónimo del ’77. El flamante Joyland acaba de aparecer en el mercado y es otro golazo de media cancha de un tipo que viene subido a un escenario desde que era apenas un adolescente. En la mayoría de las canciones aparece un invitado, siempre cantando, a pesar de que Spedding es un cantante más que aceptable, siempre supo correrse a un costado y dejar que brille lo que realmente tiene que destacar; la canción, por supuesto.

¿Se acuerdan de Arthur Brown? El que se prendía fuego -literalmente- en los escenarios en plena época psicodélica aparece como invitado, con el salvajismo intacto en “Now You See It”, uno de los puntos álgidos indiscutibles del disco. Atención especial merece el inoxidable Bryan Ferry y lo que hace con el árido “Gun Shaft City”, con palmas para la ocasión y una guitarra slide que te puede cortar al medio. Se ve que Spedding estuvo viendo la existosísima serie Breaking Bad, hay un temazo que se llama “Heisenberg” (como el protagonista) que es una demostración cabal de influencias bien adoptadas, en este caso del gran Enio Morricone, el ex-Smiths Johnny Marr aparece como invitado a puro spaguetti western. “The Pied Piper” es el himno esta vez, con Spedding haciendo voz líder, sabiendo claramente que tiene un as en la manga y demostrando que con poco se puede hacer mucho.

Seguramente Joyland no le haga ganar ni un solo nuevo adepto a Chris Spedding y termine siendo escuchado por quienes ya lo conocían o conocían alguna de las bandas y solistas a quienes aportó sus seis cuerdas. Una lástima porque el disco es muy bueno.





Podés escucharlo en YouTube o en Grooveshark.





Chequear también:

Chris Spedding - Hurt
Nicky Hopkins - The Tin Mas Was a Dreamer
Mark Knopfler - Tracker

miércoles, 18 de marzo de 2015

Video de la Semana: The Cramps - Bikini Girls with Machine Guns



The Cramps!!! The Cramps !!! The Cramps!!! The Cramps !!! The Cramps!!! The Cramps !!! The Cramps!!! The Cramps !!! The Cramps!!! The Cramps !!! The Cramps!!!
The Cramps !!!
The Cramps!!! The Cramps !!! The Cramps!!!
The Cramps !!! The Cramps!!! The Cramps !!!The Cramps!!! The Cramps !!!The Cramps!!!
...................
............
.......
...








lunes, 16 de marzo de 2015

Del Shannon - The Further Adventures of Charles Westover


Del Shannon es para muchos uno de los tantos one hit wonders de la historia de la música popular del siglo veinte. Para unos cuantos es un tipo con un buen puñado de éxitos, aunque ninguno tan grande como el inmortal “Runaway”. Pero no muchos conocen su faceta de gurú psicodélico, etapa que si bien duro poco, está a la altura de cualquiera de sus grandes discos y ni hablar si lo comparamos con algunos discos de más renombre y prestigio del mismo período.

Algo notable en este caso es que, mientras muchas bandas beat, merseybeat y R&B (por citar sólo algunos géneros) no sabían que hacer ante el advenimiento de la psicodelia, no se animaban a tomar LSD o simplemente no podían adaptarse a los cambios, Shannon, algo mayor en edad que -por ejemplo- los Hollies supo entender perfectamente de qué iba la cosa.

The Further Adventures of Charles Westover (ese era su nombre verdadero) fué grabado en el Reino Unido y es una verdadera joya tapada de aquel verano del amor, un poco tardío quizás si lo comparamos con Sgt. Pepper o Surrealistic Pillow de Jefferson Airplane pero ya pasaron más de cuarenta años de todo esto y este disco hoy en día suena mejor, más actual, más fresco que varios discos de aquel entonces que hoy suenan como productos de una era pasada. Este no es el caso. A pesar de no ser un disco perfecto, cuando Shannon acierta lo hace con contundencia, el disco está plagado de temazos sabiamente esparcidos, por momentos puede comparárselo con los mejor de Love (Forerver Changes, obviamente) y hasta tiene momentos oscuros dignos de los mejores exponentes del género como “Gemini” o el magnífico “Magical Musical Box”, casi al final del álbum. En los momentos más livianos se nota que Del Shannon había estado estudiando detenidamente el primer LP de los Bee Gees, se pueden detectar algunos choreos de guante blanco muy hábiles. Pero el que esté libre de pecado… ¡que tire la primera piedra!

Se nota que se invirtieron una buena cantidad de billetes en la producción, la mayoría de los temas están densamente orquestados pero con un nivel y un buen gusto dignos de admiración y si bien se puede decir que Del Shannon se subió a un tren que pasaba cerca, lo hizo con altura, sin perder su identidad como compositor de canciones, con calidad y sin afanar asquerosamente como sí hicieron tantos otros. Uno de los grandes discos olvidados de una era que quedará en la historia por siempre.






Escuchalo entero en YouTube o en Grooveshark.





Chequear también:
Del Shannon - Home & Away
David Hemmings - Happens
The Troggs - Cellophane

martes, 10 de marzo de 2015

Social Distortion - Ring of Fire



Conocí a Social Distortion en la época en que para saber algo extra-musical de una banda te tenías que comprar una revista o un libro. Con el disco Live at the Roxy, más precisamente, ese en que Mike Ness se la pasaba escupiendo diatribas anti-sociales bastante pelotudas entre tema y tema. Pero cuando tenés veinte años esas palabras practicamente no se cuestionan.

Casi no hace falta aclarar que conocí a Johnny Cash a través de ellos y tuve que mirar el librito para enterarme de que no era un tema de Social. Country, velocidad, punk-rock, actitud, melodía, tenían todo. Si te cuesta un poco creerle a Ness es menester ver la película Another State of Mind (1982) para verlo siendo apenas un adolescente enojadísimo, era claro que era distinto al resto, la mayoría de los que aparecen en la película deben ser universitarios gorditos con hipoteca e hijos, él sigue en la suya después de décadas.




Hay video oficial en YouTube.




Encontrala originalmente en:
El tercer LP -homónimo- de estudio tiene unas cuantas joyas (y unos cuantos rellenos también). "Let It Be Me", "Story of My Life", el enorme "Ball and Chain" y el hit que se niegan a tocar; "Sick Boys".
Social Distortion  (1990)





miércoles, 4 de marzo de 2015

Bob Marley & the Wailers - Burnin'


Con Marley pasa algo parecido a lo que sucede con los rockers originales de los años cincuenta; muchos creen que con un buen compilado estás bien e incluso muchos creímos eso durante años. Después, cuando ya te volviste loco con esto te das cuenta que hay miles de discos valiosos que no son compilaciones de Roy Orbison, de Chuck Berry, de Jerry Lee Lewis y por supuesto de Bob Marley & the Wailers. En el caso de Marley el asunto es más acentuado todavía, en los discos de estudio, en los originales, es muy raro encontrar un tema que sea claramente de relleno, los hay es cierto, pero en los discos del período clásico, algo así como lo que va de Catch a Fire hasta Kaya inclusie (’73 / ’78 sería), no erraban tiro.

Burnin’ es el sexto disco de estudio de los Wailers, si contamos los dos compilados The Wailing Wailers y Soul Rebels (ambos rejuntes de singles) y el último con Bunny Wailer y Peter Tosh, dos miembros originales e importantísimos, antes de hacer el bolso para lanzarse como solistas. Como en casi todos, acá también hay varias regrabaciones -“Small Axe”, “Duppy Conqueror”- de temas que ya habían aparecido anteriormente y los fanáticos se debatirán eternamente sobre cuáles son las versiones definitivas. Algo difícil de discutir es que mientras las originales son increíblemente espontáneas y bien jamaiquinas (a falta de mejor término), las reversiones como las de Burnin’ suenan muchísimo mejor y están arregladas de manera más sofisticada.

Este es el disco que hizo de los Wailers estrellas mundiales, justo después del famoso Catch a Fire y el mítico “endulzamiento” para paladares no acostumbrados al género, en Burnin’ aparecían por primera vez estándares del género como “I Shot the Sheriff”, cuya versión a cargo de Eric Clapton haría ingresar no pocos dinerillos a las arcas nada despreciables de Mr. Robert Nesta Marley. “Get Up, Stand Up” el himno libertario rasta por excelencia es el encargado de dar el puntapié inicial en la placa y de ahí en más se sucede imparable la catarata de hits dulzones, las odas al porrito, las revoluciones que nunca sucederían, el rastafari que se vuelve a Etiopía y un largo etcétera, universo harto conocido y eternamente mal interpretado.

Si Marley hizo concesiones para que el género trascendiera las fronteras de la pequeña isla que le dio origen es tema de debate. Aunque nadie puede negar que la música, lo que al fin y al cabo importa, tiene toda la fuerza que necesita para funcionar. Y funciona, perfectamente.




Podes escucharlo entero en YouTube o en Grooveshark.



Chequear también:

Bob Marley & the Wailers - Survival
Peter Tosh - Bush Doctor
Bunny Wailer - Blackheart Man

martes, 3 de marzo de 2015

Video de la Semana: The Skygreen Leopards - Goodnight Anna



A pocos grupos -o solistas- de la actualidad les sale bien lo que hacen los Skygreen Leopards, esta es de Gorgeous Johnny, del 2009.







lunes, 2 de marzo de 2015

Programa Especial nro. 33 en Fuera de la Nada



Rastaman Vibration, Natty Dread, Burnin', "I Shot the Sheriff", "Lively Up Yourself" o "Johnny Was"... son tantos los clásicos que ha dejado Bob Marley que tarde o temprano le teníamos que dedicar un programa entero. Ese momento llegó.

Este Viernes, a las 22hs.

Podés escucharlo directamente haciendo click acá.





5 Canciones 5: Bob Marley & the Wailers


Stir It Up

Otro ritmo, otras voces, otra época. Son los Wailers mucho antes del sonido clásico y del mega-éxito a nivel internacional. Grabado precariamente, como casi todo lo que se grababa en la isla en la década del sesenta. A años luz de la versión más depurada que aparecería en el '73 en Catch a Fire, un disco pensado para gustar en los oídos "no jamaiquinos" (léase Inglaterra y Estados Unidos). Ni mejor ni peor; completamente diferente. 
Aparece originalmente en: single 7'' (1967)

Ver / oir en YouTube.
My Cup

El primer LP con Bob Marley & the Wailers en la tapa (toda la discografía anterior eran simples y sus caras "B") y bajo la producción del mítico Lee "Scratch" Perry. Los Upstetters hacen de banda de acompañamiento en un tema que todavía tiene bastante de rocksteady, el bajo hace un dibujo sugerente y rápido, las voces en armonía cantan un coro bien al fondo, casi fantasmagórico. Una joya de la primera época en un disco que fué muy díficil de conseguir antes de que salieran las reediciones en CD de hace unos años.
Aparece originalmente en: Soul Rebels (1970)

Ver / oir en YouTube.
Don't Rock the Boat

Algo así como el equivalente inglés de Soul Rebels, African Herbsman es una compilación del sello Trojan con varios de los singles de la era pre-Island (por ende pre-Chris Blackwell). Muchos de sus temas serían más tarde regrabados en discos más famosos -"400 Years", "Small Axe", "Trenchtown Rock"- pero el hermoso "Don't Rock the Boat" aparece sólo acá y es uno de los temas indispensables de la primera época, con Bunny Wailer y Peter Tosh todavía en la formación.
Aparece originalmente en: African Herbsman (1973)

Ver / oir en YouTube.
Punky Reggae Party

Grabado en vivo en la gira del mega-exitoso Exodus, Babylon By Bus representa a Marley en el pico de su carrera, con todo el mundo musical prestando atención a sus movimientos. El tipo respondía con unos shows impecables, con una super banda ajustadísima y un repertorio impecable. "Punky Reggae Party" es un himno a la unidad de las tribus, una fiesta en donde van a estar "The Clash, The Jam y The Damned" según dice la letra.
Aparece originalmente en: Babylon By Bus (1980)

Ver / oir en YouTube.
Ambush In the Night

Uno de los últimos temas de uno de los últimos -un tanto infravalorados- discos de estudio antes de su muerte prematura. Marley aprovechaba su fama mundial para militar por causas que creía justas pero no dejaba de lado la composición y el trabajo minucioso en cada una de las canciones. La I-Thees se lucen en unos coros con indudable saber a gospel. Un fantástico "tapado" que representa muy bien la última etapa de los Wailers.
Aparece originalmente en: Survival (1980)


Ver / oir en YouTube.

jueves, 26 de febrero de 2015

Disco del Mes: Adam Green - Jacket Full of Danger


Adam Green
Jacket Full of Danger
2006










Rough Trade






miércoles, 25 de febrero de 2015

Varios - Da Doo Ron Ron: More from the Ellie Greenwich & Jeff Barry Songbook


Dentro del inconmensurable grupo de héroes sin gloria de la historia de la música popular están los compositores de Brill Building, el viejo edificio de oficinas de Nueva York que, a diferencia del noventa y nueve por ciento de los edificios de oficinas, era en su momento una inagotable usina de creatividad. Sí, los tipos escribían por encargo, si eso los hace menos válidos o no es otra discusión pero lo que no se puede debatir es que tipos como Barry Mann y Cynthia Wells, Anette Tucker y Nancie Mantz o el gran Isaac Hayes y el trio Holland / Dozier / Holland en Detroit eran unos talentos de otro planeta. O la misma Carole King (exitosísima también como solista) junto a su marido Gerry Goffin con hitazos de la talla de “Will You Love Me Tomorrow” o “The Loco-Motion”. Es un caso muy similar al que hoy nos convoca; la dupla compositiva conformada por otra pareja con papeles y todo; Ellie Greenwich y Jeff Barry, junto con Jagger / Richards o Lennon / McCartney, una de las asociaciones cancioneras que más clásicos han dejado en relativamente poco tiempo de trabajo. Pero claro, estos dos no salían en las tapas de los discos pero si das un vistazo en tu colección de discos, en la letra chiquita, o incluso en tu “colección” de mp3’s… los vas a ver a lo largo y ancho y hasta te vas a llevar alguna sorpresa.

Melodías increíblemente pegadizas, letras sin demasiado sentido pero con rimas tan disparatadas como originales, instrumentación frondosa pero jamás asfixiante… eran condimentos infaltables en las piezas de esta gente. Junto con Phil Spector (uno que sí tiene el reconocimiento que merece y quizás un poco más también) escribieron para las Ronettes, The Crystals, Bob B Soxx & the Blue Jeans y hasta Darlene Love, creando una suerte de paisaje, de retrato socio-político de una época hace mucho tiempo dejada atrás, por desgracia. Más tarde pasaron al sello Red Bird (de Jerry Leiber y Mike Stoller, otra dupla sin igual) y ahí tuvieron más éxito todavía, escribiendo -sobre todo- para las Shangri-Las.

Los temas de Greenwich / Barry han sido versionados por gente tan distinta como los Animals y los Beatles pasando por Kiss, Neko Case e incluso los powerpoperos Red Kross, en los noventa. Es simple, si estás escuchando un tema increíblemente bien construido, bien pensado, con un puente que destaca del resto pero que combina magistralmente, es muy posible que estés expuesto a uno de esos temas porque el catálogo es variadísimo y muy extenso. Reflejo de una época en que la canción entendida como tal, con la perfección imperfecta que requiere, con todos sus elementos trabajando en función del todo, era premiada con una catarata de dólares. Otros tiempos, ni mejores ni peores… distintos, eso sí.





Escuchalo entero en Grooveshark o YouTube.



Chequear también:

The Shangri-Las - The Best of the Shangri-Las
Dave Edmunds - Subtle as a Flying Mallet
The Raveonettes - Lust Lust Lust


lunes, 23 de febrero de 2015

5 Canciones 5: sobre La Parca


The Girl On Death Row
The Strange
Chris Eckman, el capo de los Walkabouts arma banda paralela con un par de amigotes... ¡para hacer practicamente lo mismo! En el primer disco de The Strange hay temas propios y dos versiones, una -muy lograda- de "Villiers Terrace" de Echo & the Bunnymen y esta, un tema medio desconocido del gran Lee Hazlewood, una historia de una chica destinada al cadalso que clama inocencia desesperadamente.
Aparece originalmente en: Nights of Forgotten Films (2004)

Ver / oir en YouTube


The Seventh Seal
Scott Walker
En el tema que abre su primer obra maestra indiscutible, el ex-Walker Brother se despacha con un homenaje a El Séptimo Sello de Ingmar Bergman, en donde un caballero en la época de la plaga negra se bate a duelo ajedrecístico con la huesuda. Cuerdas, aire gitano, un clima impresionante y una producción a la altura, a lo grande. Mr. Engel -su apellido real- se recibre de contador de historias y trasciende por primera vez sus influencias (Jacques Brel, Hardin, etc.) con clase.
Aparece originalmente en: Scott 4 (1969)

Ver / oir en YouTube


Twenty Four Hours
Joy Division
En una de las más devastadoras alianzas de letra y música de todos los tiempos Ian Curtis entona: "nunca noté las distancias que tenía que recorrer / los más oscuros rincones de un sentido que no conocía / por un momento sentí a alguien llamando / y cuando miré no había absolutamente nada". Una canción sobre la muerte en el disco conceptual sobre la muerte por excelencia; Closer, de Joy Division.
Aparece originalmente en: Closer (1980)

Ver / oir en YouTube


La pequeña muerte
Luca Prodan
Por lo visto sabía más o menos de qué se trataba eso de morirse aunque sea un rato y por ahí viene la mano en una de las canciones más angustiantes de la primer etapa del tano en estas pampas (mejor dicho; sierras) armado de unos pocos elementos, un bajo repetitivo y una onda (The Fall, lo más raro de Tim Buckley, Ian Curtis) que acá no se había escuchado jamás. Lo mejor de todo es que no suena copiado de nadie, Luca era demasiado piola como para no afanar con guante blanco.
Aparece originalmente en: Time Fate Love (1981)

Ver / oir en YouTube


Dirt in the Ground
Tom Waits
Otro que le dedicó varias páginas al asunto, Tom Waits hace  un estudio sobre lo inexorable de la existencia (o del final de ella en realidad); "sólo digo que todos vamos a ser mugre en el suelo". Qué corno importa lo que hagamos en vida, si Caín mató a Abel, si amamos u odiamos, a la hora de la verdad... todos vamos a ser exactamente iguales.
Aparece originalmente en: Bone Machine (1992)

Ver / oir en YouTube




viernes, 20 de febrero de 2015

Video de la Semana: Chuck Prophet - Wish Me Luck



Vamos con un video oficial del último de Chuck Prophet, sólo por haber hecho uno de los mejores discos del año que pasó, del 2014, con Night Surfer.







miércoles, 18 de febrero de 2015

The Temptations - Psychedelic Shack


Lo primero que se escucha es una puerta abriéndose, unos pasos, cae una púa, empieza a sonar un disco y de repente… un ritmo funk insistente y poderoso, a considerable distancia del sonido clásico de los primeros discos de los Temptations, una de las bandas más exitosas (comercial y artísticamente) de todos los tiempos.

¿Es el disco psicodélico de los Temptations? Sí y no. Los tiempos cambiaban a toda velocidad y con ellos las drogas y la manera de hacer discos, en Psychedelic Shack actualizan su sonido, le pegan un lavado de cara que tiene que ver con la época pero no pierde en ningún momento la identidad de la banda. Completamente escrito por la dupla Whitfield / Strong y con la producción completamente a cargo del primero, es uno de los últimos discos de la tercera formación; Eddie Kendricks, Otis y Paul Williams, Melvin Franklin y Dennis Edwards.

Una simple mirada a la tapa del disco (la banda en una cabaña hippie, con cartelito de “Flower power” y todo) y los títulos de las canciones (“Vamos de caminata en tu mente” o “Tren de la amistad”) sirve para redondear el concepto de un disco que cierra por todos lados. Ahora… Psychedelic Shack no tiene mucho que ver con Sunshine Superman o con “California Dreamin’”, acá ya se veía venir que no todo iba a ser color… arco iris y la música responde perfectamente. Es sólo cuestión de escuchar la parte “rara” de “Take a Stroll Through Your Mind” para encontrarlos en una zona no visitada anteriormente, con Kendricks gritando y aullando como no lo había hecho nunca, después viene una parte recitada con una voz gravísima -Melvin Franklin- y el solo de guitarra, delicioso y medio al estilo Hendrix, tiene una onda que sólo podría haber venido de los laboratorios Motown. Son esos arreglos de guitarra tocados “a la manera de…” pero que en realidad están controlados hasta en la última estirada de cuerdas por un sesionista que podría tocarlo igual mañana mismo, con todo lo bueno y lo malo que eso implica. “Friendship Train”, la otra pieza central del disco, al final, es otra obra maestra de la pluma de Norman Whitfield, con efectos de sintetizadores, baterías múltiples, voces en estéreo y utilización pionera de sampleos. Si querés escuchar un bajista rompiéndola sin comparaciones… poné este tema urgente.

Psychedelic Shack tiene más que ver con lo que estaba empezando a hacer George Clinton con Parliament y Funkadelic que con los trabajos anteriores de los Temptations o cualquier otra cosa del sello Motown (al menos en este año, 1970) pero el disco vendió bien y su single, el tema que dá título, no tuvo problemas para acomodarse en lo alto de los rankings. ¡Bienvenidos a la cabaña psicodélica de los Temptations!





Podés escucharlo entero en YouTube o en Grooveshark.




Chequear también:

The Temptations - Sky's the Limit
Funkadelic - Free Your Mind... And Your Ass Will Follow
Gladys Knight & the Pips - Nitty Gritty

viernes, 13 de febrero de 2015

Bob Dylan - You're a Big Girl Now



Tenía unos veinte años cuando un profesor de inglés me prestó dos cassettes; uno era Highway 61 Revisited y el otro Blood On the Tracks. El primero me costó, todavía hoy sigo sin considerarlo entre los discos de Dylan que más me gustan, nunca me interesó demasiado el Dylan poeta, el surrealista, el de "Visions of Johanna".

Sé que es casi un sacrilegio pero para mí cuando Dylan es directo y va al hueso es imbatible, en todo sentido, como escritor de canciones, como letrista y hasta como cantante, NADIE dice lo que dice COMO ÉL.

En "You're a Big Girl Now" cuenta mejor que nadie el paso de la adolescencia a la adultez, cómo una relación empieza, como florece y como se deteriora. Hasta le dá el crédito a ella y admite que el fracaso es culpa suya, con el dolor que eso conlleva. Hay arrepentimiento, hay celos ("sé que puedo encontrarte en el cuarto de algún otro") hay promesas de cambio pero sabe bien que la cosa está muy difícil de salvar. La música no puede ser más perfecta.




Escuchala en Grooveshark.




Encontrala originalmente en:
Por increíble que parezca siempre negó el contenido confesional de las letras pero es claro que este es uno de los LP's "de separación" con el que se miden casi todos los demás, un exorcismo doloroso pero jamás aburrido. Un disco enorme.
Blood On the Tracks  (1975)





LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...