miércoles, 30 de marzo de 2016

lunes, 28 de marzo de 2016

5 Canciones 5: Chess Records - EPs de 7''


I Don't Want 'cha
Tommy Tucker
El pobre Tommy Tucker merecía un poco más, talento no le faltaba, quizás sí originalidad. En este mismo EP aparece su tema más reconocido pero es en este blues lento y sucio en donde el barro realmente salpica. La voz podría describirse como un Howlin' Wolf menos sucio o un Chuck Berry menos pulido, ahí, a mitad de camino entre dos gigantes del sello de Chicago.

Aparece originalmente en: Hi-Heel Sneakers (1964)

Ver / oir en YouTube


You Gonna Wreck My Life
Howlin' Wolf
La intro hace pensar en un elefante moviéndose adentro de un sucucho de cuatro metros cuadrados. O una caravana en medio del desierto, polvo, noche y mucha mugre. Es el lobo, Mr. Chester Burnett en su esplendor, con ese riff que se tambalea y avanza medio rengo. Este es el blues de verdad, no necesita florituras ni cosas raras, sólo clima, una voz de hierro candente, que dice mucho más que tipos más afinados y una guitarra, ESA guitarra. Justo ahí.

Aparece originalmente en: Rhythm & Blues Showcase, Vol. II (1964)


Ver / oir en YouTube


Sitting In the Park
Billy Stewart
Esta joyita también está en un EP en donde aparecía una canción mucho más famosa que esta y es la que da título, a cargo del Ramsey Lewis Trio. Esto es un doo-wop hecho y derecho, con esos coros pastosos y ultra producidos, es la música que enamoró a Frank Zappa y una simple escucha revela el porqué. Es música que bordea la grasada, que camina encima de la delgada línea. Pero en realidad NUNCA la cruza y está tocado -y cantado- como los dioses.

Aparece originalmente en: The "In" Crowd (1965)


Ver / oir en YouTube


Leave My Girl Alone
Buddy Guy
El enorme Buddy Guy ya tenía su personalidad y sus características musicales cien por ciento definidas a mediados de la década del sesenta, que es cuando sale este aullido de blues con esas respuestas de guitarra tan propias de su estilo. Un tipo de sorprendente vigencia, es uno de los pocos que mantiene la llama viva del género y cuesta creer que en realidad viene de hace rato. Ratazo.

Aparece originalmente en: Craxy Music (1965)


Ver / oir en YouTube


Rescue Me
Fontella Bass
Una línea de bajo sugerente y sinuosa que va a terminar llevando adelante la canción es lo primero que aparece en esta gema de R&B de la princesa Fontella Bass. Aparentemente el tema surgió de una zapada (con su correspondiente y aburrida afinada) y en algunas ediciones aparece ella en los créditos pero en la mayoría de las que se conocen está como R. Miner / C. W. Smith. En pleno apogeo del género "Rescue Me" le pelea el puesto a cualquiera de los hits más famosos ("Respect" de Aretha o cualquiera de Dionne Warwick).

Aparece originalmente en: Your Chess Requests (1968)


Ver / oir en YouTube




martes, 22 de marzo de 2016

Super Ratones - Mancha registrada


Deben ser una de las bandas más bastardeadas y prejuzgadas de la breve historia del rock hispano-parlante. De manera tan injusta como entendible. Por un lado aparecieron con El rock de la playa, eran de Mar del Plata y tenían todos alrededor de veinte años, imitaban a los Beach Boys y medio que “la pegaron” en seguida. Como todos los que salen mucho en esa máquina de triturar gente que es la TV, terminan hartando hasta al más paciente. A pesar de que lo que hacían les salía bien y nadie lo había hecho acá todavía, reírse, ser fiestero y divertirse siempre fue el peor pecado en las tierras de los profetas cara de orto. Después crecieron, se vienen a vivir a Buenos Aires (porque todos sabemos dónde es que Dios tiene sus oficinas) y evolucionaron muchísimo musicalmente. Nadie se enteró, lamentablemente.

Encima en este disco les volvió a pasar algo parecido. ¿Mala suerte? ¿Ineptitud? ¿Malos managers? Justo cuando el país se prendía fuego salen con “Como estamos hoy…” que fue usado por absolutamente todos los programas sensacionalistas para retratar a una Argentina que sangraba por todos sus poros. El tema era bueno, algo tenía evidentemente, los tipos estaban atentos a lo que pasaba afuera con el rock garagero y sucio de The Hives, White Stripes y toda esa camada. Pero nadie soporta que un tema suene hasta cuando levantás una piedra. Ya era el momento en que nadie escuchaba discos enteros y fue una verdadera lástima porque Mancha registrada está repleto de grandes canciones. Los tipos tiran toda la carne al asador en este disco, es algo así como el Álbum Blanco de los Super Ratones.

Lo que más abunda es el power pop al estilo Teenage Fanclub, los temas más guitarreros y menos country de los Jayhwaks y el pop de estribillos luminosos de Blur antes de que se pusieran pretensiosos. Pero en todos esos temas hay alguna idea o algún instrumento de color que habla de ellos como grandes artesanos de la canción, la vieja, querida e inmortal canción. Hay gaitas en “Decime que te hicieron”, hay bossa nova -pasada por el filtro de los Kinks- en “Cosas perdidas” y pastiches que harían la envidia de Jeff Lyne y su Electric Light Orchestra en “Yo sigo” y el admirable “El peso del mundo es amor”, atiborrado de ideas originales en sus más de siete minutos de duración. El gran acierto del disco viene de la mano de “Más allá del sol”, uno de los grandes temas olvidados de la década anterior y que estaría muy cómodo adentro de All Things Must Pass.

¿Quién sabe?… quizás cuando pase el tiempo y nadie se acuerde de la parte extra-musical, los Super Ratones puedan ser reconocidos como lo que son; una muy buena banda.




Escuchar en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
The High Llamas - Beet, Maize & Corn
Super Ratones - ¡Urgente!
The Posies - Frosting On the Beater

jueves, 17 de marzo de 2016

Los Super Seven - Heard It on the X


Que término de mierda “supergrupo” pero algo así vendrían a ser Los Super Seven. También se lo podría llamar “selección”, “rejunte”… en fin; se entiende la idea. Son músicos bastante famosos agrupados por el manager Dan Goodman, evidentemente uno de esos raros casos de empresarios a los que sí les gusta la música porque lo que logra acá tiene mérito y mucho.

Los Super Seven tienen tres discos al día de la fecha, el debut homónimo del ’98, Canto del 2001 y este, aparecido cuatro años después. Ninguno de los músicos aparece en los tres discos, las formaciones cambian bruscamente pero sí hay algunos que aparecen en algunos temas de dos de los álbumes, una verdadera ensalada que por suerte no se nota en la música. En todos los LPs de esta suerte de colectivo hay un concepto unificador muy fuerte y Heard It on the X no es la excepción, acá la cosa se trata de exaltar las virtudes de la radio. La radio como fuente de información y placer, como forma de acceder a un estilo de vida y, en última instancia, como formadora de personalidad. Un ejercicio de nostalgia, es cierto, todos sabemos que las radios tal y como las conocemos ya no cumplen esa función y han sido reemplazadas por… bueno... la nada misma. Pero aquellos que vivimos en esos años y que presenciamos esta transición mongoloide nos sentimos identificados y sabemos que este disco es, ni más ni menos, una declaración de amor, una serenata a una era que ya no existe.

El asunto arranca con la ranchera “The Burro Song” con la voz de Raúl Malo (de presencia fuerte también en Canto) y el acompañamiento de los Calexico, de Joey Burns y John Convertino. Después hay para todos los gustos; el super clásico “Let Her Dance” de Bobby Fuller a cargo de Joe Ely, un tex-mex precioso cantado por Rick Treviño ("Ojitos traidores"), otra versión, esta vez excelente de “Learning the Game” de Buddy Holly y hasta aparecen Lyle Lovett y el gran John Hiatt. Este último rompiéndola en “I'm Not that Kat Anymore” del maestro Doug Sahm. Por supuesto que el disco se llama así por el tema de Fandango de ZZ Top, aparece casi al final y la canta Rubén Ramos. Para el final, una perlita a modo de broche de oro, Clarence “Gatemouth” Brown reversionando un estándar blusero, el enorme “See That My Grave Is Kept Clean” del legendario Blind Lemon Jefferson.

¡Salute!




Escuchar en YouTube o Spotify.




Chequear también:

Flaco Jiménez - Arriba el Norte
Los Lonely Boys - Forgiven
Raúl Malo - Sinners & Saints

sábado, 12 de marzo de 2016

Video de la Semana: The Dickies - Killer Clowns from Outer Space



Ganchos pop, bizarreada, tecladitos berretas, guitarras y más ganchos en este joya que dá nombre al EP del '88.





lunes, 7 de marzo de 2016

Status Quo - Two Way Traffic


¿Se le puede seguir sacando sacando jugo a los tres acordes combinados más o menos de la misma manera en que se hacía en la época de Elvis, Eddie Cochran, etc.? Yo creo que si se hace con una actitud de auto-parodia y sin tomarse demasiado en serio sí se puede. Y en Status Quo son maestros en esas cuestiones.

Lo primero que escuché de ellos fué Dog of Two Heads o Ma Kelly's Greasy Spoon y el primer disco, el que traía "Pictures of Matchstick Men" (un temazo enorme) pero ninguno me impactó demasiado. Después llegó On the Level y ahí si que me parecieron magníficos, me pasé como cinco años buscando un disco que le llegue más o menos a la altura, sin éxito. Hasta que llegó In Search of the Fourth Chord y después este, que empezaba directamente con esta bomba, que, por supuesto, usa los mismos acordes de siempre.






Video promocional del tema en YouTube.




Encontrala originalmente en:
Pensar que vienen de la época de Sgt. Pepper es directamente escalofríante, verdaderos sobrevivientes del rock 'n' roll. De aquella formación sólo quedan Parfitt y Rossi. ¿Cómo hicieron para hacer un disco como Quid Pro Quo en el 2011? Misterios, verdaderos misterios de la historia de la música popular.
Quid Pro Quo (2011)





viernes, 4 de marzo de 2016

Violent Femmes - Gone Daddy Gone


Hace unos quince años, cuando Buenos Aires pasó de un día para otro a ser Meca de turistas en busca de aventuras y poco desembolso de billetes, conocí a un amigo yanqui (en realidad había nacido en Chile) que me pasó un buen puñado de cosas que acá todavía no se conocían mucho. Estaba XTC, Costello, My Bloody Valentine, The Cramps, Big Star y por supuesto en el combo venían incluídos los Violent Femmes. Me parecieron algo nuevo, era punk pero super bien tocado, con instrumentos acústicos supuestamente fabricados por ellos mismos.

Hasta teníamos una banda en la que hacíamos algunas versiones con cierto nivel de decencia.

Mi tema favorito de ellos fué y será "Never Tell" del segundo disco (Hallowed Ground) pero este me llegó primero y siempre me sorprendieron la cantidad de cosas que pasan en menos de cuatro minutos, que es lo que dura el tema.






Video promocional del tema en YouTube.




Encontrala originalmente en:
El primer LP que sacaron, en el año que salió dió un cierto sacudón a nivel muy minoritario, pero ciertos "enteradillos" hablaban muy bien de ellos e incluso varios músicos. Hay una historia que cuenta que se ponían a tocar en las colas de los conciertos y así fué como empezó el boca a boca.
Violent Femmes (1982)





miércoles, 2 de marzo de 2016

Muddy Waters - Fathers and Sons


Otra clarísima demostración de que el blues, el verdadero blues, no necesita de demasiados artificios para levantar vuelo, de que depende mucho del clima generado a la hora de su cocción y de que, en los papeles, no es mucha la distancia que separa a los genios del género de los meros ejecutantes, aficionados o imitadores. Pero esa distancia, en la práctica, es abismal. No hace más falta que escuchar un disco como este y después uno que no sea hecho por los verdaderos padres del asunto para notar la diferencia, más que evidente.

Y hablando de padres e hijos era esa la intención original de este coloso doble de fines de los sesenta; juntar a la primera camada con los continuadores, con los hijos que empezaban a aparecer por todos lados y ver qué pasaba con esa fusión, con esa mezcla. ¿Lo lograron? No del todo se podría decir. Las grandes estrellas de la nueva generación reverenciaban a Muddy Waters y esa es la actitud que parecen elegir a lo largo y ancho de este disco. Reverencia, admiración... tanto Paul Butterfield como Mike Bloomfield parecen contentarse con dejar que quien figura en letras de molde en la tapa sea el protagonista y, más allá si está bien o mal, la verdad es que Muddy se luce y si la fusión en realidad no existe no importa porque los beneficiados somos nosotros como oyentes. Fathers and Sons tiene todo lo que un gran disco de blues tiene que tener; frescura, espontaneidad, cierto nivel de suciedad y mugre, barro en las pistas, confianza y solos, muchos solos, por supuesto. Y en este último apartado sí que hay lugar para todos, el eterno Otis Spann se luce (y acompaña con maestría en todo el resto) en las teclas en “Twenty-Four Hours”, el clásico de Eddie Boyd y Bloomfield hace lo propio en “Walkin’ Thru the Park” para después dejar que Butterfield levante vuelo en “All Aboard”, encargado de abrir el fuego en el LP original.

En la batería está Sam Lay y el bajista es Donald “Duck” Dunn, mítico cuatro cuerdas de Booker T. & the MG’s y de recordada participación en la película The Blues Brothers. Es el mismo personal el que aparece a lo largo del segundo disco, registrado en vivo más o menos en la misma época que las grabaciones de estudio. Acá la calidad de audio es un poco inferior pero el nivel de exitación está un poco por encima y se nota. Blues del clásico, del viejo y del bueno. Infalible.





Escuchar en YouTube o en Spotify.




Chequear tambien:
Muddy Waters - King Bee
Bo Diddley, Howlin' Wolf & Muddy Waters - The Super Super Blues Band
John Lee Hooker - It Serves You Right to Suffer

martes, 1 de marzo de 2016

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...