jueves, 28 de octubre de 2010

Fleet Foxes - Fleet Foxes


A todos nos gusta “descubrir” música nueva. Ir a decirles a nuestros amigos “escuchá esto, no te lo podés perder” y cosas de ese estilo. Mientras más recóndito sea el hallazgo más dulce el sabor del éxito. Con los Fleet Foxes no pudimos darnos ese lujo. Se hicieron famosos casi de la noche a la mañana, todo el mundo hablaba de ellos, estaban en la tapa de una buena cantidad de revistas especializadas y muchos colegas músicos se deshacían en elogios. Desconfiar era lógico. Era entendible. En los últimos diez o quince años han aparecido una asombrosa cantidad de bandas rutilantes que hoy en día nadie recuerda. Más vale no dar nombres pero cuando la prensa (inglesa sobre todo) decide “inflar” a un grupo, generalmente, ya sabemos lo que pasa: nada.

Por suerte no es el caso de los Fleet Foxes. Los tipos son buenos. Son buenos en serio. Son jóvenes y no tienen un "millón de influencias" como muchos de los grupos actuales pero sí tienen varias y las combinan con una habilidad sorprendente. Son fanáticos de los Zombies y se nota (¡Odissey and Oracle!), les gusta Neil Young y lo transmiten. Bill Withers, el soft-rock californiano del Fleetwood Mac de Tusk, Donovan, Dylan, etc. Y un detalle que no debe pasarse por alto: saben cantar. Son excelentes a la hora de arreglar las voces. Saben armar una armonía de tres partes sin que suene remanida, hay mucha escucha atenta al Brian Wilson post-Pet Sounds y es evidente. Robin Pecknold, el compositor principal, confesó haber digerido varios bootlegs del Smile que nunca fue y es claro que le pegó y muy fuerte. Como mucha de la mejor música de rock, tienen un halo de misticismo, de cierta “religiosidad” difícil de explicar. Recordemos; The Who, algunas cosas de los Flaming Lips, Harrison… en sus momentos de alto vuelo logran un matiz extraterreno y los Fleet Foxes por momentos lo consiguen. Escuchar sino "Your Protector" para comprobarlo. Es envolvente, es distinto y el estribillo se eleva de una manera que convence al más reacio. “Mientras yaces para morir a mi lado / Yo soy el del juego de disparos / ¿Acaso vas a esperarme a mi, el otro?” dice la letra en medio de un clima de folclore andino lleno de instrumentos, muy bien producido y grabado. Inapelable.

¿Qué irá a pasar con los Fleet Foxes de ahora en más? Imposible saberlo. No la tienen fácil, hay que decirlo. Tienen un disco debut con futuro de clásico, eso no es poco.
¿Van a cambiar la historia de la música popular? O mejor… ¿Necesita ser cambiada la historia? La respuesta a estas dos preguntas puede que sea un “no” rotundo. ¿Pueden asegurarnos cuarenta minutos de música hermosa y trascendente? Garantizado.






Chequear también:

Simon & Garfunkel - Bridge Over Troubled Water
Joni Mitchell - The Hissing of Summer Lawns
Fleet Foxes - Sun Giant [EP]


sábado, 23 de octubre de 2010

Video de la Semana: Patti Smith - Summer Cannibals


Una de las mejores canciones de un disco repleto de buenos temas; Gone Again del '96. Lo que pasa a los 3:05 (aproximadamente) es... ¿Cómo explicarlo? ¡Patti Smith!

viernes, 15 de octubre de 2010

Hoodoo Gurus - Stonage Romeos


La canción que da comienzo al primer disco de los reyes del power-pop australiano es perfecta para definirlos, la letra es una enumeración del inmenso cúmulo de influencias que se dan cita en los Hoodoo Gurus: “Shake Some Action, Psychotic Reaction, No Satisfaction, Sky Pilot, Sky Saxon / Eso es lo que me gusta / Eso es lo que me gusta”. Y eso no es nada, a lo largo de la letra va recorriendo, citando y dando a entender nombres relacionados con el rock, algunos conocidísimos (Bowie, Ramones) y otros artistas más bien considerados “de culto”, como los Count Five o los Music Machine de Sam Bonniwell. No se puede evitar la complicidad inmediata, los Gurus son una banda para amantes de este género, para quienes ya son parte del asunto, para los “conversos”. Y si todo viene empaquetado con guitarras, guitarras, coros y… más guitarras! Bueno, el cóctel se vuelve irresistible.

No son ajenos al humor, todo lo contrario, incluso en las canciones más tradicionales, como por ejemplo "My Girl" uno de esos singles atemporales, que podrían haber sido grabados tanto ayer como en la época del Merseybeat, siempre hay un dejo de ironía, un chistecito generador de complicidad.
Segunda canción y es donde queda claro que la cosa es en serio, este humilde servidor desafía a cualquiera a escuchar "I Want You Back" tres veces seguidas y a tratar de olvidarla. Es simplemente imposible, lo tiene todo. Las estrofas son un gancho en sí mismas y cuando viene el estribillo, que vuela por los aires, ya estamos atrapados para siempre. Encima tiene un solo de esos cortos, efectivos, melódicos, con muy buen gusto. Imperecedero. Hablando de humor, en algunas es mucho más evidente, como en "Zanzibar", "Arthur" o en "Dig It Up" en donde suenan como si los Cramps se preocupasen de cosas como por llevar el tiempo con precisión, un riff malévolo, pero que jamás puede ser tomado en serio y la voz de Dave Faulkner (un frontman hiper-carismático) bien al frente, quejándose, desgañitándose, desplegando todo su histrionismo. Otra perla, casi al final; "Tojo". Empieza con un dibujo de guitarra medio oriental, parecido al de "Turning Japanese" (el gran hit de los -injustamente- olvidados Vapors) y sigue con una base rápida, ramonera, pero con la intensidad contenida. Y sí, en el estribillo explota con fuerza y también es un cross de izquierda a los sentidos. Memorable. “Me dieron un avión que no podía pilotear / Me enseñaron a despegar pero no sé como aterrizar / Me dijeron que no tiene importancia y yo no puedo entender” dice en "I Was a Kamikaze Pilot" en medio de un rock entre los primeros AC/DC y Chuck Berry (que en realidad es casi lo mismo), hay solos roqueros, hay gritos, no le falta nada, son los Gurus en su esplendor.

Coquetearon con la fama, firmaron con una compañía grande, giraron por Estados Unidos con relativo éxito pero nunca llegaron a las Ligas Mayores, aunque todos los que estén aquí leyendo saben que eso es lo que suele arruinar a la gran mayoría. Todos, absolutamente todos los discos de los Hoodoo Gurus tienen como mínimo cinco canciones impresionantes, de esas que nos acompañan desde el momento mismo de la primer escucha. ¿A alguien le parece poco?






Chequear también:

The Hoodoo Gurus - Kinky
DM3 - Road to Rome
Orange Humble Band - Assorted Creams


domingo, 10 de octubre de 2010

5 Canciones 5: Johnny Cash, The Boys, Lime Spiders, Paul K. y Dom Mariani


Cry, Cry, Cry
Johnny Cash
¿Cuantas personas habrán escuchado el lamento del Hombre de Negro? ¿Cuantas habrán bailado con el ritmo de los Tennessee Three? ¿Cuantos habrán decidido agarrar por primer vez una guitarra después de escuchar esto? Incluída en su primer LP, fue también la cara "A" de su primer simple. Un tema histórico en todo sentido. Insoslayable. Pensar que ya pasaron más de 50 años no hace más que aumentar el valor -en todo sentido- de las primeras grabaciones de Johnny Cash.

Aparece originalmente en: Johnny Cash with His Hot and Blue Guitar (1957)

Ver / oir en YouTube


Do the Contract Hustle
The Boys
¿Puede una canción sobre los problemas financieros de una banda tener algún tipo de relevancia? Depende mucho de los "quienes" y de los "cómo", en este caso se trata de los Boys y la respuesta es un rotundo "SI". El costado mas pop del punk inicial, guitarras fuertes y melodías inolvidables; power pop para ser precisos. Del mejor.

Aparece originalmente en: Alternative Chartbusters (1978)


Ver / oir en YouTube


Just One Solution
Lime Spiders
¡Más rock australiano! Y si, si tiene este nivel nunca es suficiente. Salvaje, corrosivo, irónico, fino, sucio... son sólo algunas de la tantas virtudes de los Lime Spiders. "Just One Solution" es uno de los originales, de Mike Blood, del disco debut, se destaca en medio de un par de versiones también excelentes de clásicos de rock garagero como "Action Woman", "Are You Loving Me More" o "N.S.U." de Cream.


Aparece originalmente en: The Cave Comes Alive! (1987)


Ver / oir en YouTube


Haunt Me Till I'm Gone
Paul K. & the Weathermen
Prolífico hasta el punto de poder llenar un disco (¡doble!) de rarezas, caras 'B' y descartes sin aburrir en ningún momento, es el resultado de la improbable unión entre Tom Waits, Townes Van Zandt, Iggy Pop y Paul Westerberg. Todos tenemos fantasmas pero Paul K. es perseguido por un ejército -aparentemente- y lo van a acosar hasta la muerte misma según esta gran canción.


Aparece originalmente en: Stolen Gems; The Anthology (2003)


Escuchar en Spotify


Sunshine's Glove
Dom Mariani
Mariani (The Stems, DM3, etc.) decide auto-homenajearse y mirar un poco al pasado y... ¿Quién puede decirle algo? Encima lo hace con una vuelta de tuerca, con versiones más tranquilas, con poco acompañamiento y eligiendo temas de toda su carrera, en este caso una joyita del único disco de los Someloves, nada menos que "Sunshine's Glove" del brillante Something or Other.

Aparece originalmente en: Rewind and Play (2010)


Escuchar en YouTube




miércoles, 6 de octubre de 2010

Video de la Semana: Guadalcanal Diary - Always Saturday


Del disco Flip-Flop. Atención con los dos primeros; Walking on the Shadow of the Big Man y Jamboree.

viernes, 1 de octubre de 2010

Euphoria - A Gift from Euphoria


A veces con los “Discos Perdidos” pasan cosas muy extrañas. Suelen estar rodeados por un halo de misterio, poco y nada se sabe de sus integrantes, los detalles biográficos son escasos, exagerados y, muchas veces, totalmente inverosímiles. Es cierto, como oyentes, nos gusta involucrarnos en la historia, en el porqué y los cómo de un disco pero hay veces que todo se vuelve absurdo.
En el caso de Euphoria, este dúo de músicos norteamericanos conformado por William Lincoln y Hamilton Wesley Watts, también hay “adornos” curiosos. Que tocaron en Texas con los 13th Floor Elevators, que grabaron en miles de discos hoy día olvidados e incluso que unos de los músicos fue protagonista de una operación de cambio de sexo. Creer o reventar.

Por suerte ante la música, que al fin y al cabo es lo que importa, las especulaciones y argumentos de venta no son necesarios y en A Gift from Euphoria no faltan las emociones fuertes. Empieza con "Lisa" una suerte de pop orquestal a la manera de los Bee Gees de Odessa o Trafalgar y casi de inmediato pasa a "The Stone River Hill Song", una especie de bluegrass narcotizado que bien podría haber estado en Sweetheart of the Rodeo, de los Byrds.

"Did You Get the Letter" incluye los reglamentarios efectos pirotécnicos de sonido tan frecuentes en aquel entonces, con un interludio completamente sicódelico y deforme, parece que termina pero vuelve al tema previamente expuesto antes de desaparecer de a poco. En "Through a Window" la voz líder tiene una extraña semejanza con la de Steve Marriott de los Small Faces e incluso el tipo de canción tiene una relación directa con la banda inglesa. La atmósfera circense es la manera de introducir "Young Miss Pfugg", que también tiene que ver con los Bee Gees de fines de los sesenta, pop barroco, densamente orquestado y magistralmente grabado y producido. En seguida sigue "Lady Bedford", cálido, acústico, con un hermoso solo de clave, aquel instrumento del siglo XVII tan difícil de ver en nuestros días (al menos en buen estado). Como varios discos de la época, en A Gift… hay un supuesto tema unificador que, claramente, debe haber ido perdiendo fuerza a medida que las composiciones iban en aumento, en este caso es el suicido, y es en "Suicide on the Hillside, Sunday Morning, After Tea" en donde se habla sobre esta cuestión. En algunas de las canciones el tema se toca oblicuamente y en otros, directamente, no aparece para nada. "Sweet Fanny Adams" es un rock medio tiempo a la manera de los Stones, Traffic o los Grateful Dead y "I'll Be Home to You" (que incluye unos cuantos efectos sonoros al principio) también tiene este clima de “vuelta a las raíces” tan característico de ese momento particular de la música popular.

Quizás el estrepitoso fracaso de Euphoria se debió al sorprendente eclecticismo de A Gift from Euphoria, sobre todo ante un público que necesitaba más “etiquetas” y estructuras; “esto es rock, esto es blues, jazz-rock, etc, etc, etc”. Este dúo dominaba claramente el oficio y sin ser grandes innovadores, tenían muy claro lo que hacían y lo hacían con clase. Algunos no necesitamos mucho más que eso para agregar otra pieza en nuestras estanterías.





Chequear también:

The Grass Roots - Let's Live for Today
New Riders of the Purple Sage - Gypsy Cowboy
Endle St. Cloud - Thank You All Very Much


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...