domingo, 28 de septiembre de 2014

5 Canciones 5: Slim Harpo, The Kinks, Okkervil River, The Clean y Jah Wobble con PJ Higgins


The Clean
Quizás sea el alejamiento del resto del mundo pero hay algo que los neocelandeces de The Clean, baluartes del mítico sello Flyin' Nun, no se parezcan a absolutamente nada ni nadie. Hay influencias detectables (Velvet Underground podría ser una) pero los tipos se encargan de sonar y componer de manera propia, con mucha personalidad. TEMAZO.

Aparece originalmente en: Modern Rock (1995)


The Kinks
Para entender el sentido de este temazo impresionante de Ray Davies, "oculto" en la banda sonora de una película que pasó sin pena ni gloria -pero que tenía que ver con una operación de cambio de sexo- habría que ver la película. Pero sin haberla visto captás perfectamente casi todo. La melancolía eterna del capo de los Kinks, las melodías imbatibles, la producción impecable. Una pena que este tema no se coree en estadios. Tiene todo lo que tiene que tener una gran canción.

Aparece originalmente en: Percy [original soundtrack] (1971)


I'm a King Bee
Slim Harpo
Con el sonido más precario posible, con ese bajo sugerente y malvado y la voz amenazante del gran Slim Harpo, "I'm a King Bee" representa perfectamente todo lo mejor del blues de aquellos años iniciáticos. El solo de guitarra (o arreglo) de una nota, la armónica super sencilla pero increíblemente funcional al tema. Esto es lo que diferencia a "la cosa real" de la millones de imitaciones de esto que se han hecho.

Aparece originalmente en: Raining In My Heart (1961)


The Latest Thoughts
Okkervil River
El sentimiento con que encara la interpretación vocal Will Sheff, el líder y alma máter de Okkervil River hace que uno le crea de inmediato. Casi al final de un disco conceptual de esos que son difíciles de terminar de entender, "The Latest Thoughts" es una joya de una de las mejores bandas de los último años. Nada nuevo pero cuando está tan bien hecho... ¿Qué se les puede cuestionar?

Aparece originalmente en: Black Sheep Boy (2005)


King of Illusion
PJ Higgins & Jah Wobble
Que Jah Wobble es uno de los bajistas más creativos e inquietos de todos los que salieron de la escuela del post punk es sabido, pero que puede moverse como pez en el agua en practicamente cualquier estilo no está tan claro todavía. En su último disco de estudio colabora con PJ Higgins y logra una mezcla entre dub y lo mejor de Massive Attack. Funciona y funciona perfectamente. Para levitar.

Aparece originalmente en: Inspiration (2014)




miércoles, 24 de septiembre de 2014

Disco del Mes: Dionne Warwick - The WIndows of the World


Dionne Warwick
The Windows of the World
1967










Scepter






viernes, 19 de septiembre de 2014

Video de la Semana: Goat - Dreambuilding



Otros que vienen de Suecia pero SIN amor, con malas vibras, drogas fuertes y una propuesta musical interesantísima.



martes, 16 de septiembre de 2014

First Aid Kit - Stay Gold


Hacerse preguntas sobre la imposibilidad de detener el paso del tiempo, el significado de las relaciones humanas, el cuestionamiento de los afectos y de las cuestiones que enriquecen y destruyen puede sonar falso en manos de gente que apenas llega a los veinte años. Pero en manos de las hermanas Söderberg suena totalmente creíble y hasta dan el clavo en un buen puñado de asuntos existenciales que pueden sorprender incluso a los más cínicos pero eso es lo que sucede en Stay Gold, el disco nuevo del dúo formado por Johanna y Klara, más conocido como First Aid Kit, que podría traducirse como “botiquín de primeros auxilios”.

Stay Gold es el tercer LP de estudio de este dúo oriundo de Suecia y a nivel lírico el nombre no podría haber estado mejor puesto; son reflexiones de cariño para el alma, para las almas que se hacen preguntas, por supuesto, no para aquellas que prefieren anestesiarse con horas muertas cambiando de canales sin nada para ver.

También se dan el lujo de pararse en un lugar, de tomar una posición relativamente fuerte, cuando en “Waitress Song” repiten aquel viejo mantra de que “las chicas sólo quieren divertirse” pero ellas, claramente, no están dentro de ese grupo porque en seguida aclaran que “nosotros, el resto, apenas si sabemos quiénes somos”, en un claro y clásico “nosotros vs. ellos”. ¿Y de qué va la música? Por suerte hay mucho que hablar al respecto. “Heaven Knows” (otro título existencialista), uno de los temas más poderosos del disco es una extraña mezcla entre los mejores Pogues y la música celta que seguramente deben haber escuchado desde que eran niñas, todo redondeado y envuelto en un paquete de folk-rock muy interesante, algo que bien podría venir de la relectura del género que hacen los Fleet Foxes y su millar de imitadores. El elemento localista dice presente en la mayoría de las canciones, si bien no es un disco para montar un barco vikingo y redescubrir Groenlandia, en la mayoría de las composiciones hay elementos que dejan claro que no es un disco que se podría haber hecho en Estados Unidos, Africa o el sudeste asiático, hay un claro sabor escandinavo manejado con completo conocimiento de causa.

Si bien lo de First Aid Kit no es revolucionario, ni tampoco pretende serlo, sale ileso en el apartado credibilidad, algo, que hoy en día, es condición indispensable para sacar adelante un disco moderno, con todo lo que implica la palabra en pleno siglo veintiuno.




Escuchalo en YouTube.




Chequear también:

Caléxico - Algiers
Angel Olsen - Half Way Home
First Aid Kit - The Lion's Roar


viernes, 12 de septiembre de 2014

Green Day - Stuart and the Ave.



Green Day siempre tuvo esa pátina de desprestigio, de banda berreta, adolescente, que no estaba bien que te guste. ¡Al diablo! Al menos en los primeros discos (hasta Warning! inclusive) eran imbatibles. Después se pusieron serios, conceptuales y ambiciosos y para mi gusto todo eso iba en contra de todo lo que representaban.

"Stuart and the Ave." estaba en el disco que vino después del exitosísimo Dookie y... ¡Qué difícil seguir un disco tan vendido y comentado! Ellos la hicieron simple y sólo se dedicaron a perfeccionar la fórmula; power pop (para mí nunca fueron una banda punk) poderoso, tocado con mucha fuerza y grabado con toda la fidelidad posible, con muchísimo gancho y era algo que parecía sencillo pero hacerlo bien, como lo hacían ellos, no era tan simple.






Escuchala en YouTube.



Encontrala originalmente en:
Si Dookie tenía tres canciones tremendas y un buen puñado de rellenos, Insomniac no tenía esos hits tan inmediatos pero tenía menos fillers. Un disco extremadamente infravalorado.
Insomniac  (1995)





martes, 9 de septiembre de 2014

Big Star - Third / Sister Lovers


La historia de Big Star es casi tan trágica como la de Badfinger y es importante conocerla al menos de soslayo para quien escucha estas canciones y quiere conocer el originen de la tristeza y melancolía casi suicida que puebla las canciones del tercer opus de la legendaria banda de Memphis.

Chris Bell, el otro compositor de la banda ya no estaba para esta altura y Alex Chilton grabó el disco solamente con la ayuda de Jody Stephens y el productor Jim Dickinson. Chilton había sido un niño prodigio y, sin haber salido de la adolescencia, ya cantaba con dolor en el alma y era una estrella al frente de los efímeros Box Tops. Siempre había tenido que responder a ciertas presiones, tanto de ejecutivos de discográficas, productores en busca de éxitos de Billboard y compañeros de banda con caprichos. En Third dá rienda suelta a absolutamente todas sus indulgencias y, de algún modo, anticipa los vaivenes y desplantes de su carrera solista. Parte del éxito (artístico, claro) de Third se debe a Dickinson que lo dejó hacer todo lo que quiso.

Las canciones del disco están teñidas por una pátina de tristeza ineludible, Chilton se metía todo tipo de drogas para esta época, su genio estaba a varios años de ser reconocido y la falta de éxito (en todo sentido) lo atormentaba. A pesar de que hay algunas canciones que tienen que ver con el power pop patentado de los dos primeros álbumes (“Kizza Me”, “Jesus Christ”, “O, Dana”) la sorpresa viene de la mano de las baladas… que tampoco son baladas en realidad. Es cuestión de escuchar “Big Black Car” para sumergirse en un universo de canciones al borde del desbarranco emocional, “nada puede herirme, pero no va a durar” canta Chilton con un acompañamiento mínimo y algo parecido pasa en “Holocaust”, otra a corazón abierto. Cuando prestás la atención necesaria encontrás unos arreglos que son de esos de oír para creer; un cello que entra y sale, una guitarra podrida que apenas se escucha en la mezcla. “Stroke It Noel”, “For You”, “Nightime”… forman una colección de canciones que demuestran a las claras que de la tristeza, el desamparo y la soledad puede surgir la inspiración. Incluso en los temas rápidos y más poperos se nota que algo no está bien, en “You Can’t Have Me” o incluso en “Thank You Friends”.
Hacer una versión de Velvet Underground ("Femme Fatale") hoy en día no tiene demasiado mérito a nivel antropológico pero hacerla en el ’74, cuando se grabó este disco, era un verdadero acto de hidalguía, Chilton se encarga de ponerle más pathos (inclusive) que a la versión original del disco de la banana.

El disco quedó archivado durante casi cuatro años (solo se hicieron algunas copias promocionales) porque ningún sello quería editar un disco que no iba a comprar nadie en aquel entonces, después, cuando se reeditaron los dos primeros y la leyenda de Big Star empezó a crecer de a poco salió y, a pesar de que los críticos lo amaron, el público le dio la espalda. Pero el culto iba a creciendo... lentamente… el tiempo siempre dá la razón.



Escuchalo en YouTube o en Grooveshark.



Chequear también:
Big Star - Radio City
Alex Chilton - Bach's Bottom
Elliott Smith - Roman Candle


miércoles, 3 de septiembre de 2014

The Rutles - idem


Ni siquiera los Beatles son sagrados dijo Paul Westerberg y le puso Let It Be al cuarto disco de los Replacements. Eso mismo deben haber pensado los Monty Python cuando hicieron el falso documental All You Need Is Cash en el que parodiaban la vida y obra del cuarteto de Liverpool.

Ni hablar que para el film se hicieron canciones y muy buenas. El que estuvo a cargo de las composiciones fue Neil Innes, famoso por haber estado en la Bonzo Dog Doo-Dah Band al lado del mismísimo Viv Stanshall, otra leyenda de la música medio en joda / medio en serio. Innes también actúa haciendo de Lennon (Ron Nasty en la película) pero el que se lleva las palmas es Eric Idle, al menos en cuanto a payasadas y caras de pelotudo.

¿De qué va la música de los Rutles? Muy simple; cada una de las canciones parodia (según la lectura que se haga también homenajean) a los Beatles en las diferentes encarnaciones de la corta pero legendaria historia del grupo. Así es como “Help” se transforme en “Ouch!” y la música, sin ser igual, se basa prácticamente en el pedido de socorro velado que había cantado Lennon en el ’65. Para los que son fanáticos es una delicia, algunas canciones son más difíciles de detectar, de saber de dónde vienen pero aún así los títulos y las letras son absolutamente geniales. “Blue Suede Schubert” podría ser “Roll Over Beethoven” pero a pesar de tener el mismo estilo (rock and roll alla Chuck Berry) se tomaron el trabajo de pensarle un estribillo, de armar armonías vocales, de jugar a ser los Beatles aunque sea por un momento. Es claro que se divirtieron mucho haciendo esto. Algunas de las gastadas ofendieron a los eternamente acérrimos, como “Number One”, cuya letra relataba la ansiedad por “pegarla” en los Estados Unidos pero incluso el mismísimo George Harrison, eterno fan de los Python, financió la película y tiene un breve cameo como periodista. También aparecen celebridades de la talla de Paul Simon y un Jagger que apenas se aguanta la risa contando la falsa historia de ascenso y caída de la banda.

Los mejores temas son los que corresponden a la etapa de Rubber Soul para adelante, “Double Back Alley” (con obvia referencia a “Penny Lane”) es una canción perfecta y no tiene mucho que ver con ninguna de las canciones originales de los Beatles y “Cheese and Onion” es una joya de rock psicodélico que bien podría haber estado en Yellow Submarine, incluso es utilizada para musicalizar la logradísima parodia a la única película de animación que hicieron y que todos conocemos. “Piggy In the Middle”, ligeramente basada en “I Am the Walrus” podría haberse sentido muy cómoda adentro de Magical Mystery Tour.

Con este disco pasa lo mismo que con Capusotto, funciona porque no hay nada mejor y más sano que reírse de uno mismo, de lo que más queremos, que por supuesto y a la hora de la verdad, son los Beatles.





Escuchalo en YouTube o en Grooveshark.

 



Chequear también:
The Dukes of Stratosphear - Chips from the Chocolate Fireball
Bonzo Dog Doo-Dah Band - Gorilla
The Rutles - Archaeology


lunes, 1 de septiembre de 2014

Video de la Semana: The Go-Betweens - Bye Bye Pride



TEMAZO. Original de Tallulah, del '87. Tanto Grant McLennan como Robert Forster (los dos compositores de la banda) son dos letristas de primer nivel.



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...