lunes, 28 de junio de 2010

Video de la Semana: The Scientists - Blood Red River

Stooges + Cramps + Ramones + Birthday Party + Australia = ¡THE SCIENTISTS!

jueves, 24 de junio de 2010

Rod Stewart - Sing It Again Rod


Rod Stewart, si. El mismo que aparece en las revistas “del corazón” abrazado siempre a alguna rubia exuberante veinte años menor. El mismo que patea -demagógicamente- pelotas de futbol en sus recitales. El mismo que hizo todo lo posible por reventar su prestigio en los últimos (rellene el lector con la cantidad que le parezca) años.
Increiblemente, hubo un tiempo en que Rod Stewart era intocable. De la última época del sesenta hasta bien entrada la década siguiente, Rod “The Mod” hizo todo bien. Frontman de los Faces a través de cuatro discos imprescindibles, dos tremendos LP's con el Jeff Beck Group (Truth y Beck-Ola) y, casi en simultáneo, daba sus primeros pasos como solista. Pasos no menores, ya desde su primer trabajo, The Rod Stewart Album, había sentado las bases para el que sería su estilo en aquel primer lustro de carrera. Esa voz divertida, rasposa al frente de una amalgama de folk, country, rock and roll, rhythm & blues y un largo etcétera. Atrás de su acento inconfundible las guitarras acústicas de los mismos Faces, Ron Wood y demás colaboradores de lujo.

¿Qué hay entonces en Sing It Again Rod? Una cuidadosa selección de aquellos cuatro primeros mojones imbatibles: el mencionado primer LP, Gasoline Alley, Never a Dull Moment y Every Picture Tells a Story. Todos brillantes, por ende, es lógico que esta compilación no tenga desperdicio. Es Rod en su salsa y si bien puede decirse que era muy pronto para sacar un disco de estas características con sólo cuatro discos hasta el momento, bueno… también puede verse como una forma de cerrar una etapa (o un contrato).

Para empezar, nada menos que "Reason to Believe" de Tim Hardin. Rod Stewart siempre ha sido adepto a las versiones y en este caso se apropia completamente de la canción, la modifica a su antojo y el resultado es fascinante. Otras versiones son "Country Comfort" de Elton (otro especialista en destruir su credibilidad), "Twistin' the Night Away" del gran Sam Cooke, "Handbags and Gladrags" (popularizada por Chris Farlowe) y una versión de "Pinball Wizard" de the Who que es... bueno, diferente, orquestal… dejemos que el oyente decida en este caso. Es el único tema que no aparecía en esos cuatro primeros álbumes. No hay diferencia entre la calidad de las versiones y los temas propios, todos suenan con aplomo y autoridad. Está "Maggie May" la fábula del muchachito que tiene un romance con una mujer mayor a la manera de El Graduado, aquella recordada película en la que Dustin Hoffman hiciera sus primeros palotes. Está "Mandolin Wind" con su aire folkie (folk inglés en este caso) y la impresionante versión del "Street Fighting Man" de los Stones con magistral cita a "We Love You", también de Jagger, Richards y cia.

¿Qué pasó después? Atlantic Crossing (que sería "Cruzando el Atlántico", más literal imposible) y A Night on the Town, dos discos muy buenos pero en los que Stewart claramente cambiaba de dirección en pos del éxito internacional. Después vendrían los pastiches “modernos”, siempre con algún que otro acierto, eso hay que decirlo, pero ya no sería el Rod más entrañable, el “mod”, uno de los grandes cantantes, intérpretes y compositores de la historia del rock.





Chequear también:

The Faces - A Nos Is As Good As a Wink... To a Blind Horse
Paul Westerberg - Mono / Stereo
Primal Scream - Give Out, But Don't Give Up


domingo, 20 de junio de 2010

5 Canciones 5: Yardbirds, Jimmy Campbell, Raspberries, The Verve, Grip Weeds


Still I'm Sad
The Yardbirds
Impresionante y escalofriante, "Still I'm Sad" está completamente adelantada a su época. ¿Cantos gregorianos? ¿Monjes budistas? Un mantra de religiosidad pagana pocas veces igualado. Extrañamente los créditos no perteneces ni a Graham Gouldman (compositor habitual, luego fundador de 10cc) ni a ninguno de los tres famosos guitarristas (ni hace falta nombrarlos), sino a Jim McCarthy y Paul Samwell-Smith. Dicho sea de paso, Keith Relf lo canta magistralmente.

Aparece originalmente en: Having a Rave Up with the Yardbirds (1965)

Ver / oir en YouTube


In My Room
Jimmy Campbell
Un delicado y melancólico momento de reflexión en medio de un disco que tiene varios. Sobre estar solo, pensando en el amor perdido, etc. Si a eso le sumamos una voz quejumbrosa, medio al borde del llanto y unas cuerdas con un clavicémbalo de fondo... imposible que no haga efecto. A medio camino entre Barrett y los primeros (e inolvidables) Bee Gees.


Aparece originalmente en: Half Baked (1970)


Ver / oir en YouTube


Hard to Get Over a Hearbreak
Raspberries
La banda de Eric Carmen definió para siempre el panorama del power pop con cuatro discos llenos de canciones memorables. Uniendo la habilidad pop de los Beatles con la energía -y las guitarras- de los Small Faces y the Who. Esta joya del tercer disco de estudio, es de esas que sólo necesita una escucha para adherirse a la retina de la memoria para siempre.


Aparece originalmente en: Side 3 (1973)


Escuchar en Spotify


Neon Wilderness
The Verve
Si, si, todos nos hartamos de escuchar "Bittersweet Symphony" en la radio miles de veces. Pero ahora que pasó el tiempo, es un buen momento para darle otra oportunidad a Urban Hymns, que al fin y al cabo era un discazo. En este gran tema, macabro, sicodélico y oscuro, se ve claramente que The Verve era muchísimo más que una banda pasajera (y pasatista).


Aparece originalmente en: Urban Hymns (1997)


Ver / oir en YouTube


Waiting for a Sign
The Grip Weeds
Cuando aparentemente se trata de otra tonadita "simple" (atención a esas comillas), una escucha atenta revela que en "Waiting for a Sign" hay al menos cinco o seis ideas musicales dando vueltas, en cada una de ellas un gancho, un recurso para "atrapar al oyente". Y todo unificado con criterio y elegancia. Bueno... nada menos que lo que hace falta para una canción perfecta. Y los Grip Weeds tienen montones.

Aparece originalmente en: Giant On the Beach (2004)


Escuchar en Spotify




viernes, 11 de junio de 2010

Ray LaMontagne - Gossip in the Grain


Se pueden ensayar varias explicaciones de cómo es posible que un disco que aparentemente no presenta novedad alguna, termine sonando fresco, actual y hasta innovador.
En este caso particular podemos arriesgar una respuesta: simplemente hay pocos intentando lo que hace Ray LaMontagne en Gossip in the Grain, su tercer disco de estudio. Para este trabajo, el cantautor oriundo de Nashua, un pueblito perdido en el estado norteamericano de New Hampshire, se unió con el multi-instrumentista y productor Ethan Johns para un conjunto de canciones con miras a la eternidad, sin fecha de vencimiento.

Desde el vamos se nota que LaMontagne ha hecho sus deberes a conciencia y ha sabido leer entre líneas e interpretar a su modo. En su altar están Van Morrison, Sam Cooke, Marvin Gaye y demás luminarias inoxidables. Su norte es claro, es la canción con algo de folk, un poco de jazz, orquestaciones suntuosas pero muy bien administradas y las letras poéticas, un poco tristes y siempre reflexivas. Es lógico; si se tiene bien claro a donde se quiere llegar lo más probable es que la meta se alcance con éxito y por suerte éste es el caso.

En la apertura están los Memphis Horns, el sonido de los estudios Moseley Shoals, de los discos de Stax/Volt, todo vuelto a empaquetar y listos para las generaciones del siglo XXI. Es "You Are the Best Thing" una elegía completamente romántica para el ser amado. Así empieza Gossip in the Grain, un poco de manera engañosa porque el resto de las canciones del disco poco tienen que ver con este primer clima. Ya en "Let It Be Me", clásico desde el título mismo, es donde aparecen las verdaderas intenciones de la placa, guitarra y voz, acompañamiento sosegado y parco en una canción que tiene mucho de ese olor a madera de los discos viejos de Van Morrison o los albumes folk del Neil Young de los 70's. Sí, por ese lado va este trabajo. Apunta al clasicismo, a la eternidad, a ser imperecedero a toda costa. La “nota de color” la aporta "Meg White", una oda a la baterista de los White Stripes, con su comienzo spaguetti western y la letra que fantasea con encontrarla, caminar a su lado, etc. Es un tema simpático, que aporta un poco de descanso en un disco cuya trama lírica es más bien densa, extremadamente personal. En “Sarah” hay ecos a Nick Drake (en las inflexiones vocales sobre todo) en particular y al folk inglés en general, con su reglamentario cuarteto de cuerdas que siempre sugiere sin interferir, también hay un ukelele tocado con buen gusto y economía. Podría haber estado en Astral Weeks o en Five Leaves Left y no sentirse del todo incómoda.

Ray LaMontane es joven, muy joven, aún no tiene cuarenta años y suena como esos tipos que parecen esconder secretos y saber cosas que el resto de los mortales desconocen por completo, pero es muy probable que su carrera continúe de manera auspiciosa. De lo contrario, no hay de que preocuparse… ya hizo Gossip in the Grain.






Chequear también:

Van Morrison - Veedon Fleece
Ray LaMontagne - Till the Sun Turns Black
Iron & Wine - Around the Well


viernes, 4 de junio de 2010

Video de la Semana: Motörhead - Killed By Death

"Killed By Death" sólo aparece en la compilación No Remorse pero se convirtió en una fija en los conciertos de Lemmy y los suyos. ¡Clásico!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...