viernes, 23 de julio de 2010

Iggy and the Stooges - Raw Power


La mezcla. Una parte esencial del proceso de grabación. El punto de conflicto de Raw Power, el tercer y último disco de estudio(1) de Iggy Pop y los Stooges. Hubo una mezcla inicial a cargo de David Bowie que nunca terminó de convencer a nadie, siempre se hablo de remezclarlo, finalmente se hizo, no se editó, se volvió a hacer, se editó, idas y venidas. Aburridísimo.
James Williamson (guitarrista del disco) lo resume mejor: “…no hay mezcla, por arty o por lo que sea, que pueda ocultar el gran nivel de las composiciones y la forma en que está tocado el disco. Nada ha sonado como este disco ni antes ni después.”
Y es muy cierto, Raw Power todavía patea como la coz de un burro, sigue teniendo músculo y todavía puede evacuar una fiesta con invitados indeseados.
Es Iggy en el pico de sus poderes, es la base rítmica de los hermanos Asheton, son esas canciones invencibles, los guitarras como serruchos, y, como a todo gran disco, lo rodea un halo de misterio, con miles de anécdotas de excesos, muchas de dudosa veracidad, pero la verdad indiscutida sigue estando al momento de los primeros segundos de "Search and Destroy".

Empezando con ese riff salvaje, totalmente descontrolado y ese solo introductorio de Williamson que es un cable pelado a punto de electrocutar a todos. Cuando entra Iggy a cantar es simplemente memorable: “Soy una chita caminando en las calles con el corazón lleno de Napalm / Soy un hijo fugitivo de la bomba nuclear ‘A’ / Soy el tipo olvidado por el mundo / Aquel que busca para destruir”. Si hay una manera de dejar las cosas claras desde el principio, pregúntenle a Iggy que seguro tiene algunas ideas. En "Gimme Danger" también, pasa algo parecido, es una declaración de principios en forma de canción, los Stooges estaban dispuestos a dejar cuerpo y alma por su arte, actuando temerariamente, en todo sentido. Es el toque Doors del disco. Iggy siempre se mostró fascinado por la figura de Jim Morrison y en esta balada sórdida lo muestra mejor que nunca.
"Your Pretty Face Is Going to Hell" tiene un sonido similar a la primer canción del disco; un riff insistente y machacante, una base rítmica monolítica y esta vez la voz es oir para creer: completamente desquiciado, casi disfónico, gritando y aullando, La Iguana apelando a todo su repertorio de trucos, uno de los grandes cantantes de todos los tiempos, desbordado de personalidad y carisma. "Raw Power", el tema, empieza así: “Bailando al ritmo de los muertos-vivos / Sueño liviano y bien lejos de la cama / El poder de la crudeza seguro vendrá corriendo en tu dirección / No traten de decirme qué hacer / Todo el mundo tratando de decirme qué hacer”. Nihilismo puro a unos años del estallido del punk rock. "I Need Somebody", un blues sucio y peleador, "Shake Appeal", "Penetration"… incluso "Death Trip"!!! Sí, Raw Power es impresionante, muy adelantado a su época y, como suele suceder, incomprendido por la gran mayoría.

Pero como todos sabemos, al cabo de unos años Strummer estaba declarando su amor incondicional por los Stooges en todos los medios, lo mismo los Ramones, Pistols, etc. Los Stooges se separaron casi en seguida, en medio de miles de problemas financieros, abandonados a su suerte por la compañía discográfica y en una espiral descendente de drogas y peleas internas. Iggy fue “rescatado” otra vez por Bowie al cabo de unos años, cuando ya estaba listo para recoger los frutos de su cosecha, ahí vinieron Lust for Life y The Idiot. Pero eso lo dejamos para la próxima.


(1) Los Stooges se reunieron para hacer un disco (The Weirdness) a mediados de la primera década de este nuevo milenio pero es difícil “acostumbrarse” a agregar un disco más a una discografía que permaneció intacta durante casi cuarenta años.



Chequear también:

The Stooges - Fun House
Black Flag - Damaged
Electric Frankenstein - Listen Up, Baby!


martes, 20 de julio de 2010

Video de la Semana: The House of Love - I Don't Know Why I Love You

Del "Disco de la Mariposa", para atesorar en el corazón. Si Guy Chadwick y compañía hubieran aparecido cuatro o cinco años después...

martes, 13 de julio de 2010

Black Mountain - Black Mountain


Con un pie firme en el pasado pero con la mirada fija en el futuro. Esa parece ser la premisa de varios grupos actuales. Los Black Mountain son de Canadá y también obedecen a esa premisa. Son el grupo de Stephen McBean y a pesar de que suenan completamente actuales tienen un fuerte vínculo con varios grupos importantes de la historia del rock; Blue Cheer, Stooges o Pussy Galore son solo algunos de los grandes nombres que se dan cita en el gran cúmulo de influencias que exhiben.
Black Mountain también se llama el disco debut editado en el sello Jagjawugar, un trabajo más que auspicioso, en el año 2005.

Otra influencia clarísima es Velvet Underground en "Modern Music", con una sección de bronces de free-jazz, totalmente descontracturada.
En "Don't Run Our Hearts Around" aparecen verdaderamente las intenciones de los Black Angels, un rock violento, con guitarras fuertes, varios cambios de ritmo, coros góspel, a medio camino entre Spiritualized y Kyuss. Las voces femeninas suman al todo, y mucho.
"Druganaut" bien podría ser un guiño al mejor Black Sabbath, aquel de la primera época (recordar "Supernaut" de Vol. 4). Hay riffs a diestra y siniestra (más que nada a siniestra) y hay un pasaje instrumental ominoso, como para cerrar el círculo.
Después… "No Satisfaction" y si… podrían ser los Stones pero pasados por un filtro posmoderno, más cínico. El sonido ayuda a establecer la analogía.
Con "Set Us Free" dibujan un paisaje árido y desolado, poca instrumentación, poco volumen, si la idea era lograr una especie de mantra hipnótico, lo lograron. Es una pancarta antibélica en un formato no habitual, en vez de gritar el odio a los cuatro vientos, optan por la calma engañosa, por la violencia latente. Puntos por eso.
Si hablamos de nombres lógicos, nada mejor que "No Hits", la sección experimental del disco, la banda sonora de una película ciencia ficción, ideal para una escena de persecución vertiginosa.
"Heart of Stone" empieza como un folk depresivo y va a parar a unos motivos de guitarras bien diabólicos para luego volver a ese valle de pastillas en donde había empezado originalmente. Después vuelve a “subir”, esta vez con más intensidad. Uno de los picos emotivos del disco. Sin dudas.
Para cerrar, "Faulty Times", parece esos temas de Sonic Youth que solía cantar Kim Gordon, también es lento, narcotizado y tiene unos buenos arreglos de teclados que ayudan a generar el clima.

Después vendría el "Everest guitarrístico", de la mano de In the Future, pero ya en el primer trabajo dejaron claro que la cosa iba en serio. Black Mountain, otro de los excelentes grupos que batallan en el semi-anonimato consecuecia de la crisis actual de la industria discográfica. ¡Menos mal que hay varios que no se dejan amedrentar!






Chequear también:

Pink Fairies - Kings of Oblivion
Black Mountain - In the Future
The Warlocks - Heavy Deavy Skull Lover


lunes, 12 de julio de 2010

5 Canciones 5: Roy Orbison, Five Day Rain, Stiff Little Fingers, XTC, The Zutons


Southbound Jericho Parkway
Roy Orbison
Increíble tema épico de esta garganta privilegiada. "Southbound..." atraviesa al menos seis secciones diferentes, son unas seis canciones dentro de una. Con el viejo Roy dando rienda suelta a su amplio registro vocal. Aparecido solamente en formato de single, fue olvidado rápidamente y jamás se pasó en las radios. Es tiempo de enmendar ese error imperdonable.

Aparece originalmente en: Cara B del single de "My Friend", single de 7" (1968)

Ver / oir en YouTube


Goodyear
Five Day Rain
Sólo se hicieron 15 copias (QUINCE!!!) del único disco de Five Day Rain antes de que el contrato que estaban a punto de firmar fracasara indefectiblemente. Pero la mezcla de pop sicódelico y un aire a hard rock progresivo a la manera de los primeros discos de Deep Purple (esos con Rod Evans y Nick Simper) han hecho que el paso del tiempo -y el rescate de todo lo que es 60's- sea generoso con esta joya perdida. ¡Gran estribillo!


Aparece originalmente en: Five Day Rain (1970)


Ver / oir en YouTube


Tin Soldiers
Stiff Little Fingers
Toda la violencia de la banda comandada por el gran Jake Burns para este alegato anti-bélica. Al final del segundo disco de estudio de los irlandeses, Nobody's Heroes, uno de esos discazos que -increiblemente- nunca aparecen en esas listas de "Los Grandes Discos de..." sigue cortando, todavía muerde y se sacude como en el año mismo en que apareció por primera vez en las bateas.


Aparece originalmente en: Nobody's Heroes (1980)


Ver / oir en YouTube


The Major of Simpleton
XTC
No se dejen engañar por la tapa con alguna que otra reminiscencia a Yellow Submarine. Oranges and Lemons es un paseo por el particular mundo de Moulding, Partdrige y Gregory. En "The Major..." el protagonista le pide a su amada que lo quiera a pesar de sus limitaciones con un juego de palabras rebuscado pero divertido: "puedo ser el alcalde del Pueblo Sencillo pero sé una cosa y es que te amo".


Aparece originalmente en: Oranges & Lemons (1989)


Ver / oir en YouTube


Working on the Railroad
The Zutons
Parecía que se llevaban el mundo por delante cuando aparecieron. El segundo disco ya pasó casi desapercibido y del tercero -y último hasta ahora- no se acordó nadie. Una lástima, no se lo merecían. En esta canción atípica, separada del sonido (y estructura) del resto de los temas de Who Killed..., el protagonista se jacta de llevar una vida de haraganería: "trabajo en el ferrocarril, hago que el tiempo pase". Contiene un precioso solo de guitarra bien Harrison, simple, melódico y muy efectivo.

Aparece originalmente en: Who Killed... The Zutons? (2004)


Ver / oir en YouTube




domingo, 11 de julio de 2010

Japan - Adolescent Sex


Con una mano en el corazón: ¿Cuántos discos tenemos que nos gustan más por la cantidad de veces que los hemos escuchado que por su verdadero “valor histórico”? Bueno, el primer disco de Japan es uno de esos que no aparecen a la primera escucha. Son “difíciles”, audaces, nos ponen a prueba y necesitan de unas cuantas escuchas para meterse en la memoria. Pero es de los que sí tienen mucho valor histórico.

Es que en Japan, desde su concepción misma decidieron optar por dejar de lado los lugares comunes. Son aventureros sonoros. Sin dudas no podrían haber surgido en otra situación que no sea el fértil terreno aparecido luego del estallido del punk inicial. Pero más alla de la voz nasal de Sylvian, con un parentesco directo con la de John Lydon (alias Johnny Rotten), las distiancias con los tres acordes, los alfileres y el “palo y la bolsa” son sencillamente abismales.

"Transmission" a medio camino entre Ultravox y los Psychedelic Furs es el puntapié inicial. "The Unconvential" tiende un puente claro entre los New York Dolls y el funk de Chic o Parliament/Funkadelic anticipando en un lustro la movida New Romantic encabezada por Duran Duran que sería furor en la década siguiente. David Sylvian es una clara inspiración para Simon LeBon. Los juegos de sintetizadores de "I Wish You Were Black" tienen una deuda evidente con el prog-rock de mediados de los setenta. Algo similar plantea "Lovers On Main Street", ese funk robótico parecido al Iggy Pop de The Idiot o al Bowie de la era Berlín. "Don't Rain on My Parade" empieza con un riff alla Robert Fripp, para ir a parar luego a unos de esos temas con mucho groove, con mucha presencia de la sección rítmica. Corta, vuelve arrancar y desemboca en un solo corto y efectivo de las seis cuerdas de Rob Dean. Gran tema, varias ideas musicales, cambios, esa voz… lo tiene todo. "Adolescent Sex", el tema que da título al disco, es otro funk extraterrestre, con esos coros que responden a los versos, mostrando la "habilidad pop" que tenían para armar las canciones. Los teclados de fondo contribuyen a dar forma a la atmósfera noctámbula y decadente. “Cualquier cosa que me ayude a sobrellevar la noche / solo seguir bailando” dice el estribillo, una y otra vez.
Para el final, nada menos que "Television", épico, lento y disonante. Inlcuyendo un excelente solo de guitarra, es una perla dentro de un disco que tiene varias.

Después vendría la evolución, serían luego un grupo mucho más estilizado, con más predominio de los sintetizadores en su sonido general y la prolífica e interesante carrera solista de David Sylvian, pero la semilla ya estaba plantada y los frutos no tardarían en aparecer.





Chequear también:

New York Dolls - Too Much, Too Soon
Japan - Tin Drum
Psychedelic Furs - Forever Now


sábado, 10 de julio de 2010

The Web - Fully Interlocking


Hay un momento clave a fines de la década del sesenta. Luego del “Verano del Amor”, el “Swinging London”, el festival de Monterrey o el deterioro mental de Syd Barrett el panorama distaba bastante del optimismo que caracterizó a esos dos o tres años definitorios. En general los grupos de rock y los solistas tenían dos caminos para elegir. El “vuelta a las raíces” de Morrison Hotel o Beggars Banquet o la evolución hacia una música más compleja, sofisticada. Los primeros pasos de lo que luego se llamo rock progresivo/sinfónico. The Web con su LP debut, Fully Interlocking es un ejemplo perfecto de esta segunda opción. A medio camino entre la psicodelia y el jazz rock, es el paradigma de un disco de transición, muy rico a nivel musical, interpretativo y compositivo.

Son ingleses pero el cantante afro-americano John L. Watson es una pieza determinante del sonido general, con un registro vocal diferente, particular. En Fully Interlocking, básicamente, hay de todo un poco. "City of Darkness", el primer tema es un medio tiempo cadencioso, lleno de arreglos de cuerdas y vientos en una producción similar a la utilizada por Scott Walker en sus primeros cuatro trabajos de estudio. "Harold Dubbleyew", supuestamente sobre el entonces primer ministro británico Harold Wilson, es una cadencia latina muy en la vena del primer Santana, con congas, pianos saltarines y la mar en coche. Son grandes arregladores, eso está clarísimo. "Hatton Mill Morning" no estaría fuera de lugar en los discos de Donovan, aquellas genialidades producidas por Mickie Most, un folk apacible que va creciendo en intensidad sin abandonar la atmósfera de ensueño. En "Green Side Up" aparecen los primeros destellos de virtuosismo interpretativo con el gran acierto de que los ritmos jazzeros y las escalas vertiginosas están puestos al servicio de la canción y no al revés, como suele suceder. "Wallpaper" tiene mucho que ver con los Moody Blues de la misma época, de hecho el timbre vocal de Watson se parece al de Justin Hayward y lo mismo pasa con los coros.
Los ritmos africanos también están representados en "Watcha Kelele" con una flauta dulce indicando la melodía principal por encima de los coros, los gritos y la variedad de efectos y trucos de estudio.
Para el final, otro recurso típico; la suite temática, esos fragmentos de canciones unificadas para formar un tema largo, otra apropiación de los recursos formales de la música clásica.
Se le puede achacar cierta carencia de unidad a Fully Interlocking pero eso está compensado con la impresionante variedad de recursos que los miembros de The Web (¡Siete en total!) eran capaces de desplegar.

De más está decir que el disco tuvo escasa repercusión, quizás debido a su amplísimo rango estilístico o la asombrosa competencia con la que se enfrentaban en aquellos días de alto vuelo creativo. Después vendría Theraposa Blondie, espeluznante y extraño. Luego le quitaron el “The” al nombre para sacar I Spider, donde el tinte progresivo se acentuó aún más, ya con pocos de los integrantes originales. Greenslade y Dawson se fueron para formar Greenslade (¡Qué tapas las de Roger Dean!) y los miembros restantes siguieron bajo el nombre Samurai con un disco homónimo.
La reedición en CD viene con unos cuantos bonus tracks que valen la pena, los que quieran tenerlo en vinilo… buena suerte y a ir ahorrando.






Chequear también:

Web - Theraposa Blondie
Andromeda - The Definitive Collection
Kaleidoscope [US] - Bernice


viernes, 9 de julio de 2010

The Replacements - Tim


Un poco de memoria y sinceramiento: ¿Quién se acordaba de los Replacements diez años atrás? Casi nadie. Pero en estos tiempos de revisionismo histórico era obvio que en algún momento les iba a tocar. A veces la justicia es lenta.

Los Replacements conmueven con gestos. Un gesto: meter una versión de "Black Diamond" de Kiss en Let it Be, el primer disco en conseguir atención de la prensa especializada, saboteando sus propias credenciales punk, riéndose de todo. Otro: podían llegar a ser geniales en vivo o tocar -completamente borrachos- versiones de temas AOR para provocar a su audiencia. O las declaraciones de Paul Westerberg cuando le preguntaban por sus influencias, citando a la radio AM como su principal “mentora musical”, Jackson Browne, Linda Rondstadt, etc. Por suerte, el día en que Seymour Stein de Sire Records escuchó el fuerte boca en boca y fue a verlos, fue una de esas noches inspiradas e inolvidables. Casi de inmediato estaban grabando bajo su tutela.

Tim fue el primero “en las ligas mayores” y no defraudó. Es Westerberg poniéndose en la piel de portavoz generacional, siendo el catalizador de una juventud descontenta con el “sueño americano” y los yuppies de la era Reagan. La producción es excelente, a cargo de Tom Erdelyi, sí, el que solía responder al nombre de Tommy Ramone. Como siempre, el balance entre rock fuerte y baladas tiernas, está presente y mejor que nunca. Por un lado "Hold My Life", frenética, descontrolada y confesional y por otro "Swinging Party", lenta, dormilona. Es perfecta para lo que describe; una fiesta en que el único que no la está pasando bien es el protagonista, el narrador. Tim está lleno de hits en potencia; "Kiss Me on the Bus", "Waitress in the Sky" o "Bastards of Young" con aquel genial video anti-MTV que lo único que mostraba era un parlante, con apenas movimientos de cámara. También hay lugar para los manifiestos, "Left of the Dial" es una oda a mantenerse al margen, a no subirse al tren del éxito y muchos se vieron reflejados en esta actitud pendenciera pero a la vez romántica, quijotesca. Cabe mencionar que en Estados Unidos las radios universitarias e independientes están “a la izquierda del dial” y por eso el título. Para el final, uno de los temas más desgarradores de todos los que hizo Westerberg: "Here Comes a Regular", que podría traducirse como “Ahí viene un cliente habitual”. Es la pintura de los perdedores, de los alcohólicos tristes, acodados a la barra del cuchitril ordinario, de ese bar en ruinas. Y claro, el protagonista de la canción es uno de ellos y no tiene problemas en admitirlo.

A pesar de que nunca fueron masivos, tuvieron mucha prédica entre quienes no consideraban que hacer dinero en cantidades industriales fuera la premisa por la cual regir una vida. Y un poco como decíamos anteriormente, el paso del tiempo los ha colocado en el lugar que merecen. El de grandes y hermosos perdedores. Un verdadero triunfo.






Chequear también:

The Replacements - All Shook Down
Hüsker Dü - Warehouse: Songs and Stories
Paul Westerbeg - 14 Songs


Video de la Semana: The Replacements - Bastards of Young

Toda una declaración de principios.

miércoles, 7 de julio de 2010

Electric Light Orchestra - Out of the Blue


Electric Light Orchestra. ELO para los amigos. La banda de Jeff Lynne para los íntimos. Los autores de "Last Train to London" para los fans casuales. Pero todos aquellos con un poco más de curiosidad saben que hay mucho, muchísimo más bajo la punta del iceberg. El balance perfecto entre accesibilidad inmediata y refinamiento musical, son autores de una considerable cantidad de discos clásicos, esenciales.

Después de la consagratoria gira de A New World Record, en vez de descansar en los laureles, Lynne alquiló una cabaña en los Alpes suizos, dispuesto a componer las canciones para el nuevo trabajo de estudio. Luego de la primera semana los resultados eran prácticamente nulos. Según cuenta la leyenda, en el primer día de sol radiante la fuente de la inspiración empezó a fluir; "Mr. Blue Sky" fue la primera de una gran cantidad de canciones impecables. ¿El resultado final? Nada menos que Out of the Blue, un disco doble monumental, sin fisuras.

Grabado en Munich, Alemania, con la misma formación del LP anterior, luego de tres meses de arduo trabajo en el año 1977, Out of the Blue es un triunfo en todo sentido. La producción, a cargo del mismo Lynne, es soberbia. Las canciones son excepcionales. Hay de todo y para todos los gustos. "Turn to Stone" con su aire disco, "Mr. Blue Sky", pop beatlesco de excelente factura, "Wild West Hero" (increíblemente relegado a último tema en el LP original) y "Sweet Talkin' Woman" fueron los elegidos para ser editados en formato de disco simple. Pero este es uno de esos casos excepcionales en que cualquiera de las canciones podría haber ocupado ese lugar. Los estribillos inolvidables abundan, los puentes audaces están a la orden del día y los arreglos orquestales (una característica clásica en ELO) originales aparecen desperdigados por todas partes. "Across the Border" con su momento de trompetas mariachis, "Night in the City" con su guiño evidente a "Pinball Wizard" de the Who o el aplastante "Birmingham Blues" son ejemplos más que elocuentes. ¿Quieren originalidad sin dejar de lado el sentido del humor? Ahí está "Jungle", simpáticamente ridículo pero con unos arreglos muy imaginativos. ¿Necesitan experimentos de vanguardia? Es sólo cuestión de poner "The Whale" con sus novedoso empleo de sintetizadores (¿Flaming Lips veinte años antes?). Es bien simple; Out of the Blue tenía de todo, para todos, no podía fallar de ningún modo… y así fue.

Terminó de consagrar a la Electric Light Orchestra como uno de los grupos más importantes y exitosos de la época (los Beatles de los 70's, según Lennon), arrasando con todos los premios habidos y por haber y convirtiéndose en un suceso de ventas impresionante: diez millones de copias vendidas a lo largo y ancho del planeta. Tenían un show pirotécnico y entretenido, eran reyes en Estados Unidos y -lógicamente- todo lo que sube… tiene que bajar. Fue el mejor momento de ELO y desde ese entonces la calidad de sus trabajos fue menguando, sin llegar a ser jamás embarazosa como en otros casos que mejor no mencionar. Pero este, el de Out of the Blue, fue sin dudas el punto de máximo esplendor de Lynne y sus cohortes.






Chequear también:

Electric Light Orchestra - Face the Music
Fleetwood Mac - Tusk
The Yeah You's - Looking Through You


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...