lunes, 14 de agosto de 2017

Mark Knopfler - Boom, Like That



¿Quien no conoce a Dire Straits? Yo los conocí de muy chico, sonaban por todos lados y tenía el compilado Money for Nothing -todavía lo conservo- que lo debo haber gastado. Pero después me hice el punk y los desprecié, disfrutándolos sin admitirlo del todo.

Por eso mismo Knopfler como solista me llegó muchísimo más tarde y el primer disco que tuve fue Get Lucky, cuando salió, a fines de la década pasada. Sus últimos cinco o seis discos (sobre todo el doble Privateering) me gustan más que su banda anterior, los disfruto más, me parecen más sinceros y menos atados a una época y además no cansaron a nadie con la sobreexposición. En mi etapa de DJ ponía mucho este tema, que te atrapa desde su arpegio introductorio, cancherísimo, con groove, onda, buena letra, Knopfler "cantando" casi sin abrir la boca y los licks desparramados de mi guitarrista favoritor de todos los tiempos. Sí, Mark Knopfler.






Ver video en YouTube.





Encontrala originalmente en:
Este es el tercero de la etapa inaugurada por el excelente Sailing to Philadelphia (muy celebrado -me acuerdo- cuando apareció) y es otro gran disco. Muchos temas, varios estilos y el estilo completamente consolidado. Un Lou Reed para las masas (¡JA!).
Shangri-La (2004)





jueves, 10 de agosto de 2017

Buffalo Tom - Sleepy Eyed


Muchas veces, como oyentes, depositamos demasiadas expectativas en la música que escuchamos. Pretendemos que se trate de una experiencia definitiva, que nos cambie la vida, nos modifique, olvidando que esto no deja de ser entretenimiento. Si lo que escuchamos no es revolucionario lo dejamos de lado automáticamente, olvidando que los verdaderos revolucionarios se cuentan con los dedos de las manos. Lo descartamos porque no nos emociona, cuando lo que en realidad nos conmueve suele ser lo que descubrimos alrededor de los veinte años, después… rara vez vuelve a pasar.
Los Buffalo Tom no te van a cambiar la vida, no inventaron prácticamente nada, se puede decir que es una banda típica de su época -los noventa- pero seguro te van a hacer pasar un buen rato. Los discos son buenos, están bien grabados, los temas están arreglados de manera inteligente y las letras de angustia existencial no están nada mal.

Los dos primeros discos son trabajos en los que la banda estaba en la búsqueda, de una identidad sobre todo, sonando a medio camino entre los Replacements y Dinosaur Jr. aunque con un destacable nivel de eficacia. Ya para la época de Let Me Come Over sabían bien lo que querían y a partir de ese tercer LP, empieza lo que se podría considerar como la etapa clásica de Buffalo Tom, que termina con este disco, Sleepy Eyed, del ’95. Escuchar la balada épica de aires zeppelinianos “Sunday Night”, a mitad del disco,  es viajar al instante a la década en que esta música fue hecha, con todo lo bueno y lo malo que eso implica. “Me siento tan vacío que podría morir” dice para cerrar el estribillo, por lo visto no eran pocos los que miraban con cariño la salida rápida. Los primeros temas representan una descarga de hits instantáneos, “Tangerine”, “Summer” (muy bien cantado por Bill Janovitz) y “Kitchen Door” sobre todo, son temas que bien podrían haber sonado en la todavía omnipresente MTV de aquel entonces o en el millar de radios alternativas que no paraban de aparecer de un día para el otro. De los dos primeros se hicieron videos promocionales.

Después de este disco viene Smitten, del ’98 y en el sello Polydor, antes del parate obligado de toda banda que no se vuelve masiva o exitosa, hace unos años hubo reunión y dos discos más. Para agregar al catálogo de una banda que merece una segunda chance.





Escuchar entero en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
Buffalo Tom - Big Red Letter Day
The Lemonheads - Car Button Cloth
Eleventh Dream Day - Beet


lunes, 7 de agosto de 2017

Video de la Semana: Wilco - Someone to Lose



Del disco del año pasado de Wilco, Schmilco.





jueves, 3 de agosto de 2017

The Someloves - Little Town Crier



Creeme: todo lo que hace Dom Mariani es bueno. TODO, sí. Ya sea con The Stems, como solista, con The Majestic Kelp (excelente surf instrumental) los grandiosos DM3, The Stoneage Hearts y ahora con Datura4, siempre te vas a encontrar con guitarras, rock de guitarras del que eriza la piel. Yo lo conocí con At First Sight (Violets Are Blue) de los Stems que es un disco fundamental pero si tengo que elegir uno, uno sólo de sus grandes discos, me quedo con el que trae una de mis diez canciones favoritas de todos los tiempos, "Little Town Crier" de los Someloves.

Arpegios, guitarras a lo Byrds, voces con armonías, polenta, gancho, mucho gancho sobre todo. Un tema inmortal.





Ver video en YouTube.





Encontrala originalmente en:
Con los Someloves hizo un sólo disco que es este pero... ¡vaya disco! Este sí que es de los pocos que no tienen desperdicio, un temazo atrás del otro, no da respiro. Palabras que suenan a lugar común pero que, en este caso, son más certeras que nunca.
Something or Other (1989)





martes, 1 de agosto de 2017

The Beach Boys - Carl and the Passions - "So Tough"


Para la primera mitad de la década del setenta estaban completamente perdidos. El sello no sabía qué hacer para devolverles cierta credibilidad como banda, la revista Rolling Stone los maltrataba cada vez que podía y todavía hoy, vamos a decir la verdad, muchos consideran que después de Pet Sounds los Beach Boys dejan de existir. Pero en la historia del rock hay que leer la letra chica porque está lleno de simplificaciones burdas y de lugares comunes que se repiten sin haber hecho lo más importante; escuchar los discos. Por suerte el tiempo pasó, dio su veredicto y hasta hubo una corriente reivindicadora en los noventa de la mano de The Beta Band, Super Furry Animals y demás grupos que se encargaban de recordar lo valiosos que eran y son los discos de la llamada “etapa de los hermanos”, en la que Brian Wilson cede el control y los créditos son una verdadera ensalada de nombres y asociaciones.

Carl and the Passions – “So Tough” viene inmediatamente después de otro disco revalorizado con el tiempo; Surf’s Up y antes de Holland, el que le adosaron en la época de los CDs dos en uno y tiene la novedad de dos nuevos integrantes que venían de los sudafricanos The Flame. Eran Ricky Fataar y Blondie Chaplin, dos multi-instrumentistas, excelentes cantantes y también compositores. Hasta qué punto era democrático el tema composiciones en los Beach Boys de esta etapa que los dos nuevos aportan dos temas que firman en conjunto: “Here She Comes” y el espectacular “Hold On Dear Brother”, un himno de unidad y canto a la vida, highlight indiscutido del LP. Otro gran tema es “Marcella” con guitarra fuzz y gran voz líder de Carl Wilson, quien también se hace cargo de la producción.

Nada te prepara para lo que viene al final, en la cara B, en donde aparece Dennis Wilson en su máximo esplendor, ya había dado muestras de talento en Sunflower, firmando varios temas, sobre todo el conmovedor “Forever”. Acá hay dos temas del fiestero Dennis que poco tienen que ver con su imagen de salvaje depredador de mujeres. Se trata de “Make It Good” y, sobre todo el enorme “Cuddle Up”, que anticipa la maravilla que sería Pacific Ocean Blue, unos años más tarde. Acá firma con Daryl Dragon, que después sería el capitán de los exitosos Captain & Tenille.

Carl and the Passions – “So Tough” es otro capítulo interesante en una de las historias familiares más retorcidas, convulsionadas y tristes de la historia de la música popular del siglo veinte.





Escuchar entero en Spotify o en YouTube.




Chequear también:
The Beach Boys - 20/20
The Beach Boys - Friends
Carl Wilson - idem [1er. LP - 1980]

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...