domingo, 23 de junio de 2013

The Beach Boys - I Get Around



A veces te da bronca que te gusten los Beach Boys. Ideológicamente son lamentables, celebrando ese estilo de vida tan increíblemente pelotudo de autos, chicas, arenita, etc. Encima la imagen es la de la banda más careta del universo, ves las fotos y decís "están recién acariciados por las mamás". Después, cuando uno se entera un poco más te das cuenta de que no era tan así, aunque la imagen sea esa, la peor posible.

Pero la música es genial y más si te llega a esa edad en que uno conoce poco, absorve mucho y razona con las hormonas...
En mi caso llegó a los quince años más o menos, me acuerdo que un amigo tenía un cassette de grandes éxitos (¿Cuantos compitruchos hay de los Beach Boys?) y también tenía una camioneta destruída y horrible en donde mientras él manejaba, yo la escuchaba y la retrocedía sin parar, con lo difícil que era eso de rebobinar, no podía entender cómo era posible una canción así, esos coros, altísimos, como paraban y volvía a empezar. La letra es la estupidez suprema, llevada al extremo, la entendía, la odiaba pero la canción me enloquecía, a pesar de todo.

¿Era la magia la música? Me gusta pensar que sí, que la música derriba cualquier barrera ideológica, cualquier frontera lingüistíca y vaya uno a saber que más. Mucho más tarde me enteré de que existía Pet Sounds, los discos que vienen después, menos "livianos" en todo sentido, que hoy son los que más me gustan y los que -de hecho- escucho a veces. Pero "I Get Around" sigue siendo mi canción preferida.





Encontrala originalmente en:
Este es el que tiene "Wendy", que tiene una gran versión de Descendents y también, casi al final, "Little Honda",  All Summer Long (1964)





sábado, 22 de junio de 2013

Madness - Oui Oui, Si Si, Ja Ja, Da Da


En la década de los regresos eternos algunos salen mejor parados que otros. Pero lo de Madness no entraría exactamente dentro de esa categoría porque, por empezar, nunca se fueron. O no del todo. Tuvieron, como cualquier banda que tiene treinta años de carrera, cambios de formación, varios años sin sacar discos, haciendo algunos más bien olvidables y eso era más o menos lo que había pasado. Muchos nos habíamos olvidado de ellos, simplemente. Pero los muchachos se desperezaron, se empezaron a despertar de a poco y en el 2009 habían hecho The Liberty of Norton Folgate, un gran disco que pasó relativamente desapercibido, salvo para los fans acérrimos, esos que se compran cualquier cosa que salga con el nombre de su banda favorita en la tapa.

Y ahora este, Oui Oui, Si Si, Ja Ja, Da Da, otro que está cómodamente a la altura de los clásicos, que no se sonrojaría en la comparación con Absolutely Madness o Seven. Pero no todo es nostalgia, por suerte. Madness tiene una identidad muy fuerte y eso se mantiene pero también hacen cosas (ciertos arreglos, la forma de componer) que tienen que ver con la experiencia de los años, la técnica y el oficio. Todo eso aplicado a la orfebrería pop, la marca registrada de la casa. Pop. La palabra más bastardeada de todos los tiempos. Si alguien te pregunta no te olvides… esto es pop, así de simple.
¿Querés bailar? Ahí tenés un tema medio disco super elegante y ganchero en “Never Knew My Name”. Un reggae bien fumón, pero con una vuelta de tuerca interesantísima de la mano de “How Can I Tell You”, “la comunicación es una habilidad que tenés que adquirir, te va a ayudar en tu vida” dice apenas empieza. Bien, gracias. Un temazo bien mejicano en “La Luna”, de esos que los Caléxico parecen haber abandonado, funciona perfecto y suena cien por ciento Madness. “Death of a Rude Boy”… excelente. A la altura de lo mejor de Specials, un “Ghost Town” para un siglo veintiuno que ya empezó hace rato.

El disco abre y cierra con “My Girl 2” (con ligeras diferencias), a modo de cierre del círculo y también puede pensarse como una forma de reconciliación con el pasado ilustre de la banda.
La tapa la hizo un histórico, te puede gustar o no pero no se puede negar que es original, Peter Blake, el mismo tipo que armó el collage de personajes para la tapa de Sgt. Pepper. Un detalle menor pero colorido. Como Madness, digamos.




Chequear también:

Madness - One Step Beyond
Madness - Madness Presents the Rise & Fall
Madness - Singles Box, Vol. 1


lunes, 17 de junio de 2013

Video de la Semana: Psychic Ills - I'll Follow You Through the Floor



Atención con Pyschic Ills, son psicodélicos, tienen minita-linda-al-bajo y el último disco está buenísimo, One Track Mind, que acaba de salir.


(Haciendo click acá lo tenés con buena calidad de sonido)




sábado, 15 de junio de 2013

5 Canciones 5: Parliament, Gladiators, Stray Cats, Bevis Frond y M. Ward


The Silent Boatman
Parliament
Otra demostración de algo que, en realidad, es muy evidente; Parliament (y también Funkadelic) es mucho más que una banda de funk. Esta perla, perdida al final del LP debut, la firma Ruth Copeland, que se había hecho muy amiga de Clinton y fué clave en Osmium. Habla de morirse, especula con lo que pasa después, "estoy esperando al barquero silencioso para que me lleve a través del mundo desconocido". Gran melodía y tremenda interpretación vocal.
Aparece originalmente en: Osmium (1970)
No Disturbance
The Gladiators
Pensar que todavía hay gente que se queja de que el reggae es pobre desde el punto de vista melódico. El segundo tema de Sweet So Till es una obra maestra a nivel producción y grabación. Todo puesto en el lugar perfecto, un bajo pegajoso con un groove enorme, las voces armonizadas muy prolijas y el "efecto de burbujas" que hacen que el tema induzca a una hipnosis automática e involuntaria. Sí, la ganja ayuda, claro.
Aparece originalmente en: Sweet So Till (1979)
Hotrod Gang
The Stray Cats
Los Stray Cats son estupidamente geniales. O genialmente estúpidos. Quizás las dos cosas. Celebrando un estilo de vida más asquerosamente yanqui que pedir comida desde arriba del auto, el título podría traducirse como "la barra de los coches preparados", exactamente lo que muestra la tapa del disco. Pero la música... bueno, la música es espectacular, rockabilly purista, una relectura de lo que hacía Gene Vincent hacía ya unos cuantos años. Muy influyentes.
Aparece originalmente en: Rant n' Rave with the Stray Cats (1982)
You Just Don't Feel That Way About Me
The Bevis Frond
The Bevis Frond es, fue y será una banda de culto. No parece ser un problema para Nick Saloman, que sigue sacando discos con una regularidad admirable y ya se armó una discografía extensa, variada y -lamentablemente- bastante difícil de conseguir. En esta canción de Vavona Burr suena a J Mascis, al Dinosaur Jr. actual, post-reunión, con solo de guitarra alla Neil Young incluído.
Aparece originalmente en: Vavona Burr (1999)
Chinese Translation
M. Ward
Especulemos. M. Ward se levanta, se limpia las lagañan (apenas), agarra la guitarra y escribe esta canción al estilo de los temas rápidos de Blonde On Blonde. Country ensoñado, más de ciudad que rural, hermoso sonido y colchón de acústicas. "Y ahora me pregunto qué puedo hacer con los pedazos de este corazón roto, cómo un tipo como yo puede seguir lastimado". Mensaje universal.
Aparece originalmente en: Post-War (2006)

sábado, 8 de junio de 2013

999 - Separates


Van a pasar cien años y vamos a seguir hablando y debatiendo sobre los méritos del primer punk rock, el de fines de los setenta. Cuando millones de bandas se colgaron guitarras y nos mostraron que casi cualquiera puede tener una banda de rock and roll, que no hay que ser un virtuoso, que con un poco de onda y un par de ideas bien ordenadas la cosa funciona.

En esa primer camada estaba 999. Hoy en día una banda considerada -de manera bastante injusta- de segunda línea. Claro, los tipos no tienen casi ningún argumento extra-musical para condimentar la historia. De hecho cumplen con unos cuantos lugares comunes del género; nombres “de fantasía”, cuatro integrantes, sacaban los discos por un sello creado por ellos, etc.

Pero también tienen un par de características que los diferencian de un montón de bandas que hoy en día ni vale la pena recordar. Tienen en Nick Cash a un cantante con una voz con un registro muy agudo, a veces canta altísimo, algo no muy común en el género. También son muy poperos, tienen una facilidad innata para el gancho, para el momento músical que se te adhiere a la mente al instante. Y una escucha atenta revela una atención al detalle especial, un entretejido de guitarras que por momentos anticipa al post-punk de Wire y Gang of Four, en definitiva hay ideas y bien aplicadas.
Separates es el segundo disco de estudio, el primero para un sello grande, salió por United Artists en el ’78 y es una continuación lógica y natural del primer LP, el homónimo del año anterior. El disco también se edito en Estados Unidos con otro nombre (High Energy Plan), otra tapa y la lista de temas ligeramente alterada. Escucharlo es encontrarse con un hit tras otro, empieza con “Homicide” y de ahí en más es una fiesta de energía, estribillos y guitarras. Se permiten experimentar y salen bien parados, en “Rael Rean” o en la psicodelia actualizada a la época de “Crime Part 1 / Part 2”, con ese final rarísimo. Tampoco faltan las bombas ultra-pegadizas que parecen ser la especialidad de la casa, como “Feelin’ Alright with the Crew” o el ramonero “Out of Reach”. Al final, de modo casi perverso, aparece el espectacular “High Energy Plan”, un estallido de testosterona, un ataque a los sentidos, un verdadero temazo.

Separates marcó el camino para el magnífico The Biggest Prize in Sports, el disco siguiente, algo así como el London Calling de 999. A partir de ahí la banda siguió, con suerte diversa, algunos discos desparejos, otros muy decentes y la formación casi inalterada hasta el día de la fecha. No es poco.





Chequear también:
999 - Face to Face
999 - You Us It!
999 - Takeover

martes, 4 de junio de 2013

Programa Especial nro. 14 en Fuera de la Nada

¿Conocen alguna banda que esté haciendo música durante 30 años... sin estar apestando asquerosamente durante 25? The Church es una de ellas. Sin dudas.

Los grandes discos revisitados, Priest = Aura, Heyday, Starfish, el par de discos acústicos de la década que pasó, y un vistazo al último hasta la fecha, Untitled #23 del 2009.

Al principio lo vamos a tener a Steve Kilbey, en vivo desde Sydney hablando de sus influencias y eligiendo canciones.

Escuchalo en radiopura.com









sábado, 1 de junio de 2013

Video de la Semana: The Church - Two Places at Once



Todo es para The Church en estos días, claro que sí. Como en el especial del viernes que viene en Fuera de la Nada nos quedaron muchas cosas valiosas afuera, no vamos a pasar ningún tema del magnífico Sometime Anywhere ('94), acá va un videíto de esta época, de la banda original quedaban solo Marty Willson-Piper y Steve Kilbey, unos años después regresaría -por segunda vez- Peter Koppes.


(Haciendo click acá lo tenés con buena calidad de sonido)




LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...