martes, 9 de septiembre de 2014

Big Star - 3rd


La historia de Big Star es casi tan trágica como la de Badfinger y es importante conocerla al menos de soslayo para quien escucha estas canciones y quiere conocer el originen de la tristeza y melancolía casi suicida que puebla las canciones del tercer opus de la legendaria banda de Memphis.

Chris Bell, el otro compositor de la banda ya no estaba para esta altura y Alex Chilton grabó el disco solamente con la ayuda de Jody Stephens y el productor Jim Dickinson. Chilton había sido un niño prodigio y, sin haber salido de la adolescencia, ya cantaba con dolor en el alma y era una estrella al frente de los efímeros Box Tops. Siempre había tenido que responder a ciertas presiones, tanto de ejecutivos de discográficas, productores en busca de éxitos de Billboard y compañeros de banda con caprichos. En 3rd dá rienda suelta a absolutamente todas sus indulgencias y, de algún modo, anticipa los vaivenes y desplantes de su carrera solista. Parte del éxito (artístico, claro) de 3rd se debe a Dickinson que lo dejó hacer todo lo que quiso.

Las canciones del disco están teñidas por una pátina de tristeza ineludible, Chilton se metía todo tipo de drogas para esta época, su genio estaba a varios años de ser reconocido y la falta de éxito (en todo sentido) lo atormentaba. A pesar de que hay algunas canciones que tienen que ver con el power pop patentado de los dos primeros álbumes (“Kizza Me”, “Jesus Christ”, “O, Dana”) la sorpresa viene de la mano de las baladas… que tampoco son baladas en realidad. Es cuestión de escuchar “Big Black Car” para sumergirse en un universo de canciones al borde del desbarranco emocional, “nada puede herirme, pero no va a durar” canta Chilton con un acompañamiento mínimo y algo parecido pasa en “Holocaust”, otra a corazón abierto. Cuando prestás la atención necesaria encontrás unos arreglos que son de esos de oír para creer; un cello que entra y sale, una guitarra podrida que apenas se escucha en la mezcla. “Stroke It Noel”, “For You”, “Nightime”… forman una colección de canciones que demuestran a las claras que de la tristeza, el desamparo y la soledad puede surgir la inspiración. Incluso en los temas rápidos y más poperos se nota que algo no está bien, en “You Can’t Have Me” o incluso en “Thank You Friends”.
Hacer una versión de Velvet Underground ("Femme Fatale") hoy en día no tiene demasiado mérito a nivel antropológico pero hacerla en el ’74, cuando se grabó este disco, era un verdadero acto de hidalguía, Chilton se encarga de ponerle más pathos (inclusive) que a la versión original del disco de la banana.

El disco quedó archivado durante casi cuatro años (solo se hicieron algunas copias promocionales) porque ningún sello quería editar un disco que no iba a comprar nadie en aquel entonces, después, cuando se reeditaron los dos primeros y la leyenda de Big Star empezó a crecer de a poco salió y, a pesar de que los críticos lo amaron, el público le dio la espalda. Pero el culto iba a creciendo... lentamente… el tiempo siempre dá la razón.



Escuchalo en YouTube o en Grooveshark.



Chequear también:
Big Star - Radio City
Alex Chilton - Bach's Bottom
Elliott Smith - Roman Candle

3 comentarios:

Mastrángelo dijo...

Caray, te mandaste tantos posteos interesantes que no me das tiempo a pensar nada.
Pero más o menos en orden, la cosa viene así:

Mi gatefold preferida (lamento evcoar al amargo de la galería Santa Fé que tenía una disquería progresiva y atendía como el orto –nunca le compré nada) es la de Relayer de Yes.

Los Beatles por The Rutles:
Y, ¡¡viva la desmitificación!! Ese humor que te permite reirte de lo sacrosanto, aún de los más grandes de verdad... como el día que un colega caracterizó a los Beatles del 67 como los reyes del copy/paste jaja.
Me parece que la gente confunde parodia con burla; aunque muchas veces coquetean o se funden, pues no es lo mismo en absoluto. La parodia siempre encierra un sentido positivo, liberador de prejuicios, juicios esculpidos en cemento y tabúes. La burla, no.
Quien no la capte jamás podrá reirse de sí mismo.

Big Star.. y bue.. lamento tenerlo en CD-R, ya le haré justicia a esa tríada celestial.

Si me olvido de algo, iré a su lugar correspondiente.
Un abrazo!!

Mariano dijo...

Como le va amigo? El único que se toma el trabajo de comentar algo acá, por no decir de ENTRAR al blog! jajajaaj

Viva Yes, hasta el doble inclusive son buenísimos, banda muy maltratada injustamente, el tema que abre Relayer no se puede creer.

Lo que decís de la parodia es exactamente la explicación del éxito de Capusotto.

El de Big Star... también lo tengo en CDR!!! Pero... QUE DISCAZO por el amor de Dios!!!!


Otro abrazo grande!

Esther Goris dijo...

Leyendo me hiciste pensar que siempre se habla de Berlin de Lou Reed como un antecesor de las atmosferas oscuras y depresivas del post punk. Y de este disco se podria decir lo mismo aunque no tenga esa teatralidad semi conceptual de Berlin que es lo que potencia lo opresivo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...