martes, 8 de noviembre de 2016

The Who - Odds & Sods


Con todo este nuevo auge de los discos, en donde la gente paga precios ridículos por un LP original, la decisión salomónica a tomar muchas veces es la misma; ¿Compro el disco o la reedición en CD? El disco es lindo, tiene la tapa enorme, es un objeto de colección precioso pero… ¿suena mejor? Mas vale no entrar en esa discusión. Las reediciones en CD tienen la enorme ventaja de contar en muchos casos con libritos con notas, a veces muy valiosas. En el caso de Odds & Sods el dilema se resuelve fácil porque la reedición del ’98 agrega más de diez temas, yendo incluso tan lejos en la historia de la banda que hasta hay un single de cuando se llamaban The High Numbers (“I’m the Face”).

Casi no hace falta aclarar que Odds & Sods, aparecido inmediatamente después de Quadrophenia y compilado por John Entwistle, el historiador y archivista de la banda, no es un disco fundamental de la discografía… si no sos fanático. Si te gusta The Who, y se puede asumir que cualquiera que los entendió y se tomó el trabajo de digerirlos será un converso, este compilado es completamente indispensable, esencial. Vale recordar que Who’s Next iba a ser doble, con un concepto excesivamente ambicioso (por no decir delirante) que nunca nadie entendió aparte de Townshend, que todos esos temas que quedaron afuera son impresionantes y durante décadas se rastrearon como si del Santo Grial se tratase. Acá hay tres -un par más si contamos los bonus de la reedición mencionada- el poderoso “Naked Eye”, tema que tocaban mucho en vivo a principios de los setenta, la preciosidad filosófica de “Too Much of Anything” una de las baladas más efectivas de la pluma de Pete, cantada de manera sublime por el gran Roger Daltrey y “Pure and Easy” en donde se vislumbra el concepto que se barajó para el disco con los muchachos meando en la tapa. “Glow Girl”, en una versión ligeramente diferente a la que apareció en el extraordinario The Who Sell Out, anticipa lo que estaba a la vuelta de la esquina cuando en su coda entonan el inmortal “es un niño sra. Walker, es un niño” que se retomaría en Tommy. Más o menos de esa época es tambien el brillante “Little Billy”, con Keith Moon rompiéndola atrás de los parches, demostrando que su comprensión de las canciones que le ponían enfrente era simplemente única. El disco original terminaba a toda potencia de la mano de “Long Live Rock”, ideal para hacer guitarras aéreas. Entre los más destacados “temas nuevos” se puede citar la versión de los Stones de “Under My Thumb” cuando habían decidido grabar versiones para solidarizarse con la caza de brujas drogona que estaban sufriendo las Majestades Satánicas y la arrolladora versión de “Baby Don’t You Do It” de Marvin Gaye, otra oportunidad de lucimiento para Moon, que se vuelve loco sin perder en ningun momento el control.

Como bien dijimos, si te gusta The Who, te ponés la remerita con el logo y te hacés el mod, podés dejarlo pasar. Si los amás de verdad este disco es para vos.




Escuchar en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
The Who - Thirty Years of Maximun R&B
The Who - Meaty, Beaty, Big & Bouncy
The Who - Who's Missing

6 comentarios:

P. Mastrángelo dijo...

Totalmente!! Las reediciones en cd con el sonido mejorado y esa literatura RECONTRA garpan. Algo que se está perdiendo el neocoleccionismo, cosa que festejo pero que se viene develando como bastante obtuso. Como todo lo que se hace en masa.
Nunca les di la bola que se merece a los Quién, aunque tengo un par de discos, pero ya iré en esa dirección.
Abrazo!
Pd.: nunca gané con el roaack, amén de que en reuniones trato de evitar el pasarme de rosca hablando de discos, ya que lo único que uno logra es que lo miren como a un loco. Es dura la vida del melómano/a. Hace poco un estudio "de una universidad" revel{o que son gente solitaria. Tienen razón.

Mariano dijo...

JAJAJAJJJAJAJ estoy muy de acuerdo. Las personas sociales "no tienen tiempo" para escuchar discos. JA! Que loco que nunca les hayas dado bola! Hay una razón?

P. Mastrángelo dijo...

Justamente, la razón por la que dejé de lado a los Who en mi curaduría (para mí, la selección que uno hace de qué escuchar, comprar, y cuándo y cómo, es una curaduría) es el tiempo. No me he dado tiempo para ellos. Tal vez inconscientemente, como barrera, adopté un artículo de la vieja revista Rock and Pop que defenestraba lo que hizo la banda en los 70; aunque estoy seguro de que el escriba hoy en día no dice lo mismo... a fines de los 80 y principios de los 90 estaba muy de moda pegarle duro a los dinosaurios. Pero estaba bueno. Si lo encuentro te lo escaneo.

Mariano dijo...

Bueno! Dale, estaría bien. Me gustaría leer los argumentos que usa para rebatir algo que para mi es irreprochable; todos los discos que hicieron hasta fines de los setenta, hasta Who Are You inclusive. Yo pienso (como muchos en realidad) que no tendrían que haber seguido SIN Moon. No hicieron medio disco decente sin él. A vos, sabiendo más o menos lo que te gusta y lo que no, te van a gustar.

JUAN CARLOS RUSTARAZO VICENTE dijo...

Hace muchos años me compré este disco en una feria de coleccionismo de la ciudad, cuando lo hice fue con bastante recelo. Y es que comprar estos discos que están al margen de la discografía oficial, nunca me ha gustado demasiado. Por lo general siempre he tenido la sensación de que las expectativas se quedaban por debajo de lo esperado cuando se trata de caras B, singles poco conocidos, temas deshechados, etc.

Pero tengo que reconocer que me sorprendió gratamente encontrando muchos de los temas interesantes, un disco que para los aficionados a la banda, como tú bien dices no deberían dejar pasar.Un saludo

Mariano dijo...

Hola Juanca, a mi me pasó lo mismo, dudé mucho tiempo. Pero los Who de la etapa en que vivía Moon no tienen desperdicio. A agregar este a la discografía!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...