lunes, 14 de noviembre de 2016

Madrugada - The Nightly Disease


Los noruegos Madrugada podrían tranquilamente inscribirse dentro de una tradición medio hereje que parte del blues y lo despedazan para ir a parar a lugares previamente inexplorados. Podrían juntarse con los Bad Seeds cuando todavía no le caían bien a todo el mundo, con los Soulsavers, ciertos discos de Depeche Mode, Gallon Drunk… gente que rara vez ve la luz del día.

La banda estaba compuesta por Sivert Høyem en voz líder, Robert Burås en guitarra y Frode Jacobsen en bajo, decidieron separarse (como corresponde) tras la muerte del guitarrista a fines de la década pasada. Ya tenían la personalidad completamente formada para la altura del disco debut, Industrial Silence, del ’99 y este, The Nightly Disease, es el que viene inmediatamente después, aparecido originalmente en el 2001.

El disco arranca de manera algo engañosa con “Black Mambo”, que sería más o menos lo que su título describe, una línea de bajo lenta y ominosa que nos introduce y nos hace descender al abismo pero de la mano, cuidadosamente. “Step into This Room and Dance for Me” ya nos zambulle de cabeza en el averno y debe ser la canción de invitación al baile más atemorizante de la historia de la música grabada, si se la mostraban a Paganini hubiera estado encantado de meter uno violines con los nórdicos. “Nightly Disease, pt. 2” es el primer momento en donde la pista se va llenando y algunos se van preparando para la danza, o mejor dicho el pogo en este caso. Esto sería una depuración del Nick Cave más rockero de la época de los primeros tres discos o de Tender Prey, pero acá hay originalidad, no es copia, no es pastiche, es cien por ciento creíble. “Lucy One” sigue la línea con el pedal de distorsión al rojo vivo y un ritmo raro, medio rengo, como para asegurarse de que no te pongas del todo cómodo, este es un trip de rock espacial en donde Spacemen 3 aprenden a reírse un poco y le prestan el micrófono a Lux Interior o a Kid Congo Powers para sacarle un poco de acartonamiento al asunto. “Hands Up – I Love You” es una relectura del R&B con una línea de bajo exquisita, sinuosa, como si los Stones de “Miss You” no hubieran querido de entrada sonar en todas las radios. En “We Are Go” se va todo al carajo y bien podría ser un tema de Mudhoney de la época en que se pusieron más psicodélicos, con un cantante más sensual que chillón y alborotador.

Para cerrar “Only When You’re Gone”… serían los Tindersticks en medio de una película de Sergio Leone. Muchas referencias musicales, todas bien mezcladas, para terminar sonando con personalidad propia. De eso se trata Madrugada. Buena música.




Escuchar entero en YouTube o Spotify.



Chequear también:
Madrugada - The Deep End
Gallon Drunk - You, the Night... and the Music
Moist - Mercedes Five and Dime

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...