domingo, 11 de mayo de 2014

Sombrero - ídem


El día que el mundo sea un lugar más justo, el disco debut homónimo de Sombrero será considerado el equivalente argentino a Sweetheart of the Rodeo de los Byrds o Wee Tam and the Big Huge de Incredible String Band en Inglaterra, o cualquiera de los cinco primeros LPs de Os Mutantes en Brasil. Es una fusión perfecta entre rock y música que tiene miles de años de historia. En realidad esto se intentó varias veces, de la mano de MPA (con el Chango Farías Gomez), Huerque Mapu y una millonada de grupos menos conocidos. Pero… ¿con onda? ¿con actitud rock? Probablemente sea la primera vez que algo así funciona realmente.

Algo que puede ser la diferencia básica entre los intentos fallidos y lo que hacen los Sombrero es que los últimos tienen sentido del humor, la intro, de la mano de “El rápido” o el recitado de los “bandidos que ya pagaron su precio a la sociedad” en un acento de película mal doblada… es imposibe escucharlo y no reírse aunque sea un poco. Si fue intencional felicitaciones y si termina siendo así por accidente… pulgares arriba por corajudos.

Varios de los temas son golazos de mitad de cancha; “Procesión a Llullaillaco” es simplemente impresionante, un Brian Eno del altiplano que es oír para creer, esto no se hizo nunca y si se hizo… ¿a quién le importa si está tan bien logrado? “El calor de Purmamarca” transmite con música el agobio inmediato que sugiere su título, te ves automáticamente en medio del desierto, rogando por un vaso de agua y una polvareda a lo lejos que signifique la salvación. Si Morricone hubiera nacido (o escrito música) en los Valles Calchaquíes, probablemente hubiese aparecido con algo similar a “Matrero”, una de las joyas indiscutidas del disco y algo bastante parecido pasa con “La insolación”, uno de los temas más oscuros y psicodélicos del disco, que en ningún momento deja de formar parte del conjunto, al contrario, se mezcla hábilmente y termina encajando perfecto.
También tiene el cover “bien pensado”, en este caso de la mano de “It Girl” de Brian Jonestown Massacre, original de Thanks God for Mental Illness, completamente irreconocible, la banda se apropia de la canción y si alguien no te tira el chimento no te enterás que no era una tema de Sombrero, de ninguna manera.

Esta es la música de nuestros tiempos, música que debería hacernos sentir orgullosos y repensar algunos sloganes cansados que de tan repetidos terminan hartando, música que toma “prestado” de los lugares adecuados para desembocar en un asunto completamente propio y audaz. Un gran disco. ¡Chapeau!




Chequear también:
Lee Hazlewood - The Very Special World of Lee Hazlewood
Caléxico - Hot Rails
Ennio Morricone - A Fistful of Dollars



2 comentarios:

Mastrángelo dijo...

Muy bueno. Patricia lo puso mientras revolvía las bateas bajo excusa de que recién había llegado. Hice mi elección (Deluxe de Harmonia), la apoyé en el mostrador y al retirarme casi me llevo el de Sombrero por error, ya que las tapas se parecen a simple vista. Lo hubiese adoptado sin chistar. Bueno, no tanto, pero cuando vuelva capaz que hasta me lo llevo.
Un abrazo!

Mariano dijo...

Es verdad que son parecidas las tapas. Habrá sido intencional? El viernes 30 lo vamos a tener a Martín en Fuera de la Nada y le vamos a preguntar. Compratelo, es un discazo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...