domingo, 16 de marzo de 2014

5 Canciones 5: Roky Erickson


I Think of Demons

En su primer disco solista (¿quien iba a pensar que iba a reaparecer con un disco como este?) aparece esta joya del mejor hard rock. Con un riff reconocible al instante y muchísimo gancho, cambia todo cuando aparece la voz de Roky, una aullido furioso que tiene poco que ver con aquel cantante de los 13th Floor Elevators. Hay solos de guitarra y una letra que define la imaginería delirante de un hombre eternamente acosado por demonios de todo tipo. 
Aparece originalmente en: Roky Erickson & the Aliens (1980)
I Have Always Been Here Before

Tema raro, pero... ¡que temazo! El título ya es genial y 100% Roky Erickson. Se podría traducir como "Siempre he estado acá antes". La letra es totalmente delirante pero de alguna forma extraña se las arregla para hacerla sonar como una diatriba dylanesca interesantísima. "De las gárgolas a Stonehenge, de la esfinge a las pirámides, los templos de Lucifer adorando adecuadamente al diablo, al reloj del diablo al dar la medianoche".
Aparece originalmente en: Gremlins Have Pictures (1986)
Nothing In Return

Conmovedor, ramonero, pegadizo al máximo, "Nothing In Return" es una de las canciones más tranquilas de un disco tormentoso y chillón. "Si hubiera encontrado la forma de llegar a vos, pero intenté todo lo que sé y fallé excepto por amarte tanto". Es el costado romántico y sentimental de un Roky que de rechazo y desamor parece que sabe bastante.
Aparece originalmente en: Don't Slander Me (1985)
You Don't Love Me Yet

Este disco es inmenso, en varios sentidos, pero sobre todo por la sencillez con que están hechas las canciones, tres o cuatro acordes, los mismos de siempre, una voz lastimera, alguna que otra armónica... no mucho más. Y funciona perfectamente. Roky es alguien a quien no le importa en lo más mínimo que pueden pensar sus colegas y mucho menos los críticos. Uno se lo imagina pasándole las canciones a la banda y a grabar ahí nomás. Espontaneidad total que se transmite inmediatamente.
Aparece originalmente en: All That May Do My Rhyme (1995)
Be and Bring Me Home

Este disco sorprende desde varios lugares pero sobre todo porque Roky está vivo, sobrevivió a diez mil tormentas personales y acá está, todavía para cantarnos, con la voz intacta. Una balada de esas que a el le salen de algún lugar misterioso de su cuerpo. Con una producción impecable, algo que nunca antes tuvo, con la colaboración de Okkervil River. Si no te conmueve esta es porque sos policía.
Aparece originalmente en: True Love Cast Out All Evil (2010)

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...