martes, 25 de marzo de 2014

The Fleshtones - Wheel of Talent


Admirable lo de esta gente. Están juntos hace muchos años, nunca fueron un grupo grande o exitoso y sin embargo se dejan la vida en conciertos llenos de transpiración, garra y pasión por el rock ‘n’ roll, tienen una millonada de discos, todos buenos y un buen puñado de infaltables. Los Fleshtones se auto denominan los creadores del “super-rock”. ¿Qué sería esto? Nada nuevo en realidad pero los Fleshtones tienen un sonido reconocible al instante; es rock fiestero, divertido, gritón, ideal para bailar descontroladamente en compañía de los amigos adecuados.

Tienen a dos tipos con un carisma imbatible de la mano del cantante y ocasional tecladista Peter Zaremba (que tuvo su pico de fama como VJ de MTV hace unos años) y el guitarrista y ocasional aullador rabioso Keith Streng, que son quienes componen la mayoría de los temas cuando no desempolvan algún que otro cover oscurísimo de esos que muestran de dónde viene todo esto.

Hace unos cuantos años que editan a través del sello Yep Roc, casi una garantía de calidad y vienen siendo algo así como un vino de esos caros; se ponen mejores con los años. Algunos de los discos que salieron por ese sello son mejores que los primeros, que los clásicos, Take a Good Look (el favorito personal de Zaremba), Do You Swing? (¡gran título!) o More Than Skin Deep son joyas del mejor garage-rock de los últimos veinte años. Pero este último, Wheel of Talent, aparecido en las bateas hace un par de meses, es sencillamente una obra maestra del género.

¿Y que es lo que diferencia un gran disco de los Fleshtones de uno, digamos, promedio? Las canciones, por supuesto. En Wheel of Talent parecen haberse auto-editado como nunca, hay mucho gancho (muchísimo), mucha fuerza y cuando bajan el volumen para un medio tiempo -como en el brillante “The Right Girl”- están más finos y afilados que nunca. Nunca una balada, por supuesto, ese no es territorio fértil para los Fleshtones. En “What You’re Talking About” aparece el primer temazo indiscutible del disco, a toda velocidad y cantado a grito pelado por Streng. Está el tributo a los cuatro de Queen en “We’re the Ramones”, que demuestra que, con un poco de oficio, se puede hacer un tema al estilo de los neoyorquinos sin quedar como un retardado. Incluso en el ultra-pegadizo “How to Say Goodbye” hay… arreglos de cuerdas! Toda una novedad para los Fleshtones. Coros en armonía, canción perfecta por donde se la mire. Si se te fue disipando la atención, el ante último tema es otra perla, “Hipster Heaven” tiene una fuerza arrolladora, lo escuchaste una vez y te queda pegada en el cerebro de por vida.

Cuando uno ve un grupo así, que va para adelante sin necesidad de ser la banda más grande del mundo y sin más pretensiones que hacer pasar a los fanáticos un gran momento de rock ‘n’ roll crudo y directo, no se puede menos que sacarse el sombrero. Y si hace falta explicarlo un poco mejor, ellos mismos se encargan de hacerlo en otro de los grandes temas de Wheel of Talent; “It Is As It Was”. Es como siempre fue, ni más ni menos.





Chequear también:

The Fleshtones - Roman Gods
The Fleshtones - The Fleshtones vs. Reality
Varios - Vindicated!: A Tribute to the Fleshtones


2 comentarios:

Víctor Hugo dijo...

Parece que The Fleshtones triunfa allá donde vayan... Y no es de extrañar.

Hay mucho talento, dedicación y ganas de pasarlo genial cuando Peter Zaremba y compañía se suben al escenario.

¡Saludos!

Mariano dijo...

Si Victor, no tuve la suerte de verlos en vivo pero supongo que vos sí.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...