martes, 4 de marzo de 2014

Bob Dylan - Modern Times


Bob Dylan debe ser el tipo más envidiado del mundo, al menos entre sus colegas. Mientras que la mayoría de los tipos de su generación se conforman con tocar en el circuito de la nostalgia, algunos incluso están fuera de juego hace rato y otros ni siquiera se animan a componer canciones nuevas, Dylan sigue dando que hablar, sus discos siguen siendo enigmas a resolver y en sus conciertos hay gente de veinte a sesenta años. Un verdadero logro. También hay que decir que Dylan es el tipo que mejor ha sabido venderse (debe tener un manager muy hábil), envolviendo todo lo que hace en un aura mítica tan intrigante como molesta según el prisma. Muchos de los que han ido de gira con él o compartido escenario tienen historias para contar sobre los extrañísimos hábitos de Mr. Zimmerman, desde desaparecer por días adentro de su caravana a hablar con amigos de toda la vida sin mirar jamás a los ojos.

Pero hay algo que es claro; Dylan es muchísimo mejor compositor de canciones que el noventa o noventa y cinco por ciento del resto de los mortales. Parece haber encontrado un truco, una paleta de colores, está insipirado, sigue encontrando temáticas que lo identifican y, después de una década errática, a partir de Oh Mercy en el ‘89, el primero producido por Daniel Lanois, viene haciendo discos que están a la altura de su leyenda y, en muchos casos, auto superándose.

Es el caso del enorme Modern Times, aparecido en el 2006 y que mostró a un Dylan más vigente que nunca, llegando incluso a aparecer en lo alto de los charts del país del norte, cosa que no lograba desde la época de Desire. Algo parece decir que el principal truco de este grupo de canciones es que se caga absolutamente en la modernidad y con ese gesto es como logra ser moderno, contradictoriamente. Es una manera un tanto fácil de explicar el asunto. Desde su programa de radio demostró que adentro de su enorme enciclopedia musical conviven los últimos ochenta años de música y que hay lugar para todos. Sí, la bellísima “Spirit On the Water” podría haber sido escrita en los años treinta pero por otro lado “Nettie Moore”, oscura, sombría y alucinante por donde se la mire, solo podría pertenecer a nuestros días y lo mismo pasa la última canción del disco, con “Ain’t Talkin’”, a la altura de cualquier cosa que intente Tom Waits hoy o cualquier compositor maldito de la era moderna/actual.
Alguien podría pensar que el hecho de que Dylan tenga las mejores bandas es tan meritorio como que el Barcelona arme los equipos más caros del universo, pero el chiste acá no es encontrar los mejores sino los que tocan con la mejor onda, los que saben grabar en el momento con frescura, haciendo arreglos precarios y tocando con el groove monstruoso de “Thunder On the Mountain”, probablemente registrado en menos de cinco tomas (no sería raro que haya sido en una).

Modern Times, en definitiva, es un disco enorme, cuesta creer que un tipo de setenta años todavía siga siendo relevante y que sea diseccionado y escrutado por gente que tiene cuarenta años menos pero, tratándose de Bob Dylan, a esta altura ya no debería sorprendernos.




Chequear también:

Bob Dylan - Planet Waves
Bob Dylan - Time Out of Mind
Bob Dylan - Tempest


5 comentarios:

Joserra Rodrigo dijo...

Pero que maravilla de blog me he encontrado aquí, agregado estas. God bless You! Gracias al Cierzo te he encontrado, qué bien. Un abrazo y Modern Times forever!

Mastrángelo dijo...

Muy bueno! Muy buen álbum, me parece que suena de puta madre.

Dylan es del tipo de gente que me intriga sobre todo por ese bagaje pre-rockero que trae. Digo: entre el día de hoy y toda una masa de artistas posiblemente olvidados previos a Elvis y toda la bola, hay un Dylan de distancia.

Y rockero también, porque dicen que está bastante actualizado; hasta se dice que en su programa ha pasado a Blur.

Hace rato que quiero hacerme del festejado Tempest, que junto a Banga de Patti Smith y el doble de Neil Young conforman un buen pantallazo de jurásica actualidad.

un abrazo!

Mariano dijo...

Hola Perry!

El de Patti me aburrió un poco, aunque mucha chance no le dí para ser honesto, el de Neil me lo compré y no pude escucharlo entero más de una sóla vez. Error mío ahí, lo sé.

Este está editado acá, si lo buscás lo tenés que encontrar.

Mastrángelo dijo...

El de Neil Young? Sí, lo tengo. Me parece algo áspero, parece ejecutado por gente cansada, pero lo veo juguetón y teñido de algo de bronca.
Prefiero al viejo cara de dinosaurio (como le dijo en-la-cara una vez Liam Gallagher) antes que al 95 porciento del line up del Lollapalooza.

Mariano dijo...

Y lo voy a tener que volver a escuchar nomás...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...