lunes, 13 de junio de 2016

Lucio Battisti - Emozioni


Cuando se enteró que la compañía discográfica iba a editar este disco, una suerte de rejunte de simples con sus respectivas caras “B”, en lugar de lo que él tenía bajo el brazo, se volvió completamente loco, iniciando así una relación tormentosa con todo lo que rodea a la música y que no tiene nada de musical (los contratos, las entrevistas, etc.). Lucio Battisti, uno de los cantantes más famosos y exitosos de Italia, acababa de grabar Amore e non amore, un disco conceptual y ambicioso que iba a ser la continuación natural de su primer LP homónimo del ‘69, pero en su lugar apareció Emozioni, el que todo el mundo recuerda como su segundo álbum de estudio y en el que aparecen varias de sus canciones más recordadas.

Battisti ya había andado por todo el mundo, era un lector ávido y había entendido -y digerido- perfectamente la música popular que valía la pena al final de la década. Había escuchado a los Animals, a los Rolling Stones y era fanático de Dylan, de hecho muchos lo apodan ‘El Dylan italiano’, comparación completamente injusta porque es dueño de su propio estilo tanto a nivel cantante como desde el punto de vista compositivo. “Fiori rosa, fiori di pesco”… ¿cómo se podría describir? Como una mezcla entre Badfinger y los temas más melodramáticos de los primeros Bee Gees, con la pompa y el bombardeo sentimental clásico de los italianos. Los arreglos barrocos y recargados le quedan como anillo al dedo y en todo momento está al borde de la sensiblería, sin cruzar nunca la frontera. Como cantante tiene personalidad, sin tener un registro privilegiado ni nada de eso, es expresivo y cuando está al borde de sus posibilidades quiebra la voz como ciertos cantantes de blues y soul. En “Il tempo di moriré” usa la clásica metáfora de hacer el amor y tocarle la puerta a la parca, la petite mort, un recurso un tanto gastado se podría decir, pero como la música es interesante uno puede dejar de lado esas cuestiones, es un blues lento, con un tempo extraño y una guitarra ahí, al borde del descontrol, del desbarranco. En este disco te podés encontrar también con “Acqua azzurra, acqua chiara”, “Non è Francesca” y “Anna”, temas que tocó hasta el final de su carrera.

Emozioni fue apenas el principio de la meteórica vida musical de Battisti, que siempre fue reacio a las entrevistas y cualquier tipo de invasión a su privacidad, incluso más tarde se retiró completamente de las presentaciones en vivo para concentrarse sólo en sus discos y el trabajo en el estudio. Cuando tenés éxito… podés darte ese lujo.




Escuchar entero en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
Lucio Battisti - Umanamente uomo: il sogno
Scott Walker - Scott 2
Mina - Todavía

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...