lunes, 6 de octubre de 2014

Mudhoney - Vanishing Point


A diferencia de la banda que más lejos llegó de todas las de la camada Seattle (Nirvana, por supuesto) la longevidad de Mudhoney podría explicarse por el lado de que jamás hicieron ningún tipo de concesión. Nunca “transaron” su sonido, jamás aflojaron el nivel de mala onda y resentimiento y nunca contrataron a ningún productor de moda para que embellezca el sonido. Por supuesto que siempre estuvieron lejos de pegarla en grande, no tienen hits radiales, no le gustan a la gente que no le gusta en realidad el rock pero los fanáticos de la banda son incondicionales.

Mark Arm, el cantante, es no sólo un continuador del rocker irredento por excelencia que es (o solía ser en realidad) Iggy Pop, es un tipo con un cinismo a prueba de balas, divertido, irónico, provocativo y anti-todo. Después de algún que otro cambio de dirección y de sello discográfico, volvieron a SubPop, el sello que sacó el histórico sacudón eléctrico que fue Superfuzz Bigmuff, a principios de los noventa, el que tenía himnos generacionales nihilistas como “Fuck the Police” o el enorme “Touch Me, I’m Sick”. Vanishing Point puede ser visto como un gesto de tozudez, como una declaración de principios y también (¿por qué no?) como un anacronismo; no se alejan demasiado del sonido clásico, siguen más o menos en la misma como diciendo “muy simple… lo tomás o lo dejás”.

Cuando Arm canta “siguen siendo los mismos críticos de siempre, vayansé a la mierda de mi backstage” lo hace con todo el odio que necesita para pronunciar la frase en un tema a toda velocidad, casi hardcore, “Chardonnay”, de menos de dos minutos, The Fangs, Angry Samoans, las mimas influencias de siempre pasadas por el mismo filtro de siempre. Te la creés o no, así de simple.
En seguida sigue “The Final Course” en donde suenan a rock espacial, incorporando la influencia de Hawkwind y Pink Fairies que ya habían mostrado en discos anteriores, guitarras podridas, cambios de ritmo, efectos psicodélicos y encima de todo está Arm pudriendo la cosa un poco más todavía, aullando y retorciéndose ante el micrófono. La sorpresa viene de la mano del coro al final de “I Like It Small”, el corte de difusión, con una veintena de amigos gritando desfinadamente pero con todo el entusiasmo de saberse eternizados en el último disco de Mudhoney, después de cinco años sin apariciones discográficas… vaya uno a saber si va a haber continuación de esto.

Casi están en el mismo escalón que Motörhead, Ramones o AC/DC, haciendo más o menos el mismo disco, con pequeñas variantes y un buen puñado de similitudes. Pero si la música sigue siendo esta… ¿A quién le hace falta que cambien?




Escuchalo entero en YouTube o en Grooveshark.




Chequear también:

The Stooges - Fun House
Black Flag - The First Four Years
Mudhoney - Piece of Cake

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...