miércoles, 15 de octubre de 2014

Os Mutantes - Jardim Elétrico


El chiste con los Mutantes es que -precisamente- todo parece un chiste, un gran chiste. Parece, claro, pero no lo es. Como la inmensa mayoría de los grandes grupos de rock de la historia, tienen un impresionante sentido del humor, un nivel de atrevimiento casi kamikaze, hacen cosas que parecen increíbles (tanto de ejecutar como de concebir) pero si se les presta la atención necesaria no hace falta ser muy vivo para darse cuenta de que musicalmente son increíbles. No en vano supieron captar la atención de tipos fanáticos de todo lo que es cultura pop como David Byrne o Sean Lennon. Lo que hacen tiene un puñado de influencias de clarísimo origen anglosajón, sin embargo los Mutantes solo pudieron ocurrir en Brasil y en el momento en que duró el apogeo de la banda; fines de los sesenta a mediados de la década siguiente.

Para la altura de Jardim Elétrico venían de un intento fallido de hacer un disco con versiones de sus temas en inglés, grabado en Londres y que en su momento no fue editado (quizás) porque no eran en realidad los Mutantes. En este cuarto LP de estudio los tipos ya dominaban bastante bien sus instrumentos y a la hora de grabar no le tenían miedo a nada. Es cuestión de escuchar “Saravá”, el anteúltimo tema, para encontrar más ideas que las que un grupo mediocre o promedio utilizaría a lo largo de un álbum entero. Hay un solo ultra psicodélico y muy podrido que atraviesa casi todo el tema, hay coros beatle, hay un baterista controlando el descontrol… un temazo, por donde se lo mire.

Y más o menos lo mismo sucede a lo largo y ancho de la placa, es un desafío constante a las convenciones, unos malabares admirables con los géneros, cagándose en cualquier tipo de etiqueta que se les intente endilgar. Esta imposibilidad total de clasificarlos es lo que hace que algunos los adoremos y que otros no puedan encontrarles el sentido. El último tema, “Baby”, un clásico del primer LP, aparece regrabado en versión bossa bien clásica y es el único tema que se apega a un género estricto, y se adelanta unos cuantos años a las versiones edulcoradísimas de los Beatles con que Rita Lee aburriría los consultorios de dentistas de medio mundo. Podría haber quedado afuera, tranquilamente.

Hablar de los temas individualmente sería un desacierto enorme ante un disco como Jardim Elétrico, es cuestión de asomarse adentro de un mundo en donde cualquier cosa es posible, en donde te podés reir de todo y con todos pero si mirás fijo y mantenés la mirada, la cosa es seria. Muy seria.





Podés escucharlo entero en Grooveshark y en YouTube.





Chequear también:

Os Mutantes - Divina Comedia Ou Ando Meio Desligado
Rita Lee - Hoje É o Primeiro Dia do Resto da Sua Vida
Gal Costa - Gal Costa [Cinema Olympia]



No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...