jueves, 3 de julio de 2014

Paul Kelly & the Messengers - Comedy


Paul Kelly vendría a ser algo así como el Ray Davies australiano, el Bruce Springsteen de las antípodas, un tipo que pinta su aldea con la precisión de un cirujano, las palabras de un poeta y unas canciones de una nobleza a toda prueba. Si no hubiera nacido en el país/continente estaría sonando en todas las radios, o hubiera tenido un par de hits mundiales en su haber. En cambio su figura nunca dejará de ser la de un cantautor de culto, alguien a quien sólo le prestan atención los que investigamos un poco más allá de lo que nos imponen a la fuerza, con las revistas que siguen poniendo en la tapa a los anquilosados de siempre a la cabeza.

Comedy es doble, salió a principios de los noventa y es el último con su banda de acompañamiento de toda la vida, The Messengers, equivalentes a los Attractions de Costello, sin exagerar. Dentro del clasicismo de Kelly como escritor de canciones hay un amplio abanico, hay que sostener un disco doble sin que se caiga a pedazos el proyecto y él lo consigue, hay baladas, hay folk, rock de guitarras al estilo Byrds, un poco de música celta… la cosa está bien armada para hacer un LP hecho y derecho.
Especial atención merecen las letras, con los mismos temas de siempre pero con un enfoque adulto que nunca se vuelve aburrido, anécdotas del pasado, amor y desamor, reflexiones varias y hasta alguna que otra toma de partido política, como en “From Little Things Big Things Grow” (de pequeñas cosas crecen cosas grandes) en donde cuenta la historia de unos indios que se le plantaron a un ricachón para quedarse con sus tierras y terminaron teniendo éxito. En “I Can’t Believe We Were Married” cuenta las vicisitudes de una pareja que, en realidad, no tenían absolutamente nada que ver, cuando llegó el momento de la separación, en vez del habitual dolor, los dos terminaron felices.

Destacar las canciones de Comedy individualmente es una tarea ardua e ingrata, el nivel es muy parejo y si bien podría decirse que nunca descolla, jamás se acerca ni un milímetro al tedio, a la monotonía. Ahí radica el mayor hallazgo de Paul Kelly, nunca se pone metas pretenciosas, no intenta hacer “high art” ni nada que se le parezca, lo suyo va por el camino de la humildad, por volcar sus entrañas en sus canciones y en sus letras, en su sinceridad y honestidad como letrista, en sus chistes de sabor agridulce, en su reinterpretación del canon Van Morrison / Dylan / Beatles. A priori podría decirse que arriesga poco y no sería descabellado pero es claro que lo suyo va por otro lado, la “búsqueda” acá es otra, muy distinta.

No por nada se ha ganado el apodo de “el Dylan australiano”, hoy sigue haciendo música, con un nivel altísimo, sobre todo para un tipo de su edad (anda por los cincuenta y pico), con discos como Ways & Means o el más reciente Spring and Fall, del 2012.






Escuchalo entero en Grooveshark o en YouTube.





Chequear también:
Paul Kelly & the Messengers - Gossip
R.E.M. - Green
John Wesley Harding - Awake

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...