lunes, 18 de noviembre de 2013

5 Canciones 5: Nina Simone


Gin House Blues

En uno de sus primeros larga duración ya demuestra que sus cualidades y su personalidad como intérprete ya estaban completamente conformados desde el principio. Se manda con esta suerte de estándar blusero (Clapton, Bessie Smith, Animals, etc.), oda etílica y lamento/celebración y registra una de las versiones definitivas. Más tarde reaparecería en 'Nuff Said!, el disco grabado en vivo a tres días de la muerte de M. Luther King.
Aparece originalmente en: Forbidden Fruit (1961)


Be My Husband

Con este milagro de su propia pluma abre Pastel Blues, del '65, a capella, con mucho sentimiento, la música se hace esperar y... nunca llega. El único acompañamiento que tiene es un golpe de hi-hat y unas palmas al final.

Temazo.
Aparece originalmente en: Pastel Blues (1965)


Feeling Good

Este tema aparece en una película francesa muy buena que se llama Intouchables, en una escena (si mal no recuerdo) en que se tiran en paracaídas. También, empieza a capella, pero la banda -una big band considerable- entra para marcar un leit motiv a lo Black Sabbath (¿o sería un riff entonces?). Como sea... lo que hace Nina Simone con su voz acá, lo que transmite, lo que logra... música para mandar al espacio exterior.
Aparece originalmente en: I Put a Spell On You (1965)


Turn! Turn! Turn! (To Everything There Is a Season)

Una de las mejores (y menos celebradas) de sus versiones pop de hits del momento, tomando la versión de los Byrds del tema de Pete Seeger, por supuesto, adentro de un disco lleno de covers pop. Cuando Simone hacía una versión practicamente siempre trataba de llevarla a un terreno inesperado, de apropiarse completamente de la canción. "Turn! Turn! Turn!" no es la excepción, hasta cambia el arreglo del estribillo y frasea distinto.
Aparece originalmente en: To Love Somebody (1969)


Everyone's Gone to the Moon

Hay temas que te pegan por diferentes causas, en este caso es la extraña conjunción entre el título (todo el mundo se ha ido a la luna), la melancolía casi desesperada de la melodía y la interpretación al piano de Simone. Si estás solo y triste y tenés esa sensación de que te abandonó hasta quien menos esperabas, la música siempre va a estar ahi para ofrecerte un hombro, siempre. No falla.
Aparece originalmente en: Nina Simone and Piano (1970)




No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...