jueves, 22 de septiembre de 2016

The Jazz Butcher - Cult of the Basement


A veces se podrían invertir un poco los roles o cuestionar los parámetros. ¿Qué es una gran banda? ¿Foreigner? ¿Styx? Esta es una gran banda, The Jazz Butcher, años y años peleando en el anonimato total, sin un mango, cargando equipos, auto-financiando las grabaciones, soportando burlas de colegas que de repente firman el contrato millonario eternamente esquivo. Pero estas son las bandas que no tienen nada que perder, que no tienen que responder a expectativas y suelen ser las que más satisfacción generan a la hora de ir a digerir cuarenta minutos de música no oída previamente.

Fueron, son y serán el vehículo para satisfacer los caprichos de Pat Fish, un tipo tan idiosincrático como Robyn Hitchcock, Mark E. Smith de The Fall, Martin Newell o cualquiera de los excéntricos británicos que se te vengan a la mente. Uno de esos tipos que desafían a muerte las etiquetas y clasificaciones, sobre todo porque para ellos ese tipo de cosas son minucias, no existen. Cult of the Basement es uno de los discos más interesantes de The Jazz Butcher (el mejor nombre para una banda de los últimos treinta años) por varios motivos; tiene sentido del humor pero tiene momentos de depresión post Valium muy dolorosos, tiene guitarras y rockea pero sabe irse al sobre con baladas apacibles, está muy bien grabado y mejor producido y es uno de los discos más variados desde el punto de vista estrictamente musical.
Empieza de manera un tanto engañosa con un instrumental (“The Basement”) pintoresco que tiene poco que ver con lo que se viene pero logra captar la atención e inmediatamente es seguido por uno de los grandes temas de Fish; “She’s On Drugs”, ironía, melodía, gancho, más ironía… uno de esos temas que deberían haber sido hits en un mundo un poco menos pedorro que el que en realidad habitamos. A partir de ahí el disco muestra sus verdaderas intenciones con temas valientes y descarnados como “The Onion Field” y “Pineapple Tuesday” pero en ningún momento deja que la parte lírica desvíe la atención de lo que pasa musicalmente, en realidad hay una alianza muy bien hecha. Después está “Mr. Odd”, una canción pop enorme desde donde se la mire, los coqueteos shoegaze de “My Zeppelin” e incluso la intro flamenca de “Turtle Bait” ya casi al final.

Un cantante que desciende directamente de Bowie y que a veces recuerda de manera sorprendente a Luca, con una inteligencia que se demuestra en cada una de las decisiones del disco y una colección de canciones que se pueden relacionar con cosas existentes pero que no tienen mucho que ver con nada. ¿Qué más querés?





Escuchar online en YouTube o Spotify.





Chequear también:
The Jazz Butcher - A Scandal In Bohemia
The Jazz Butcher - Big Planet Scary Planet
The Jazz Butcher Conspiracy - Waiting for the Love Bus

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...