martes, 13 de septiembre de 2016

Paul Roland - Bates Motel


¿Vendría a ser un clásico ejemplo de niño eterno atrapado en el cuerpo de un adulto? ¿Un Peter Pan moderno? Por un lado sí y por otro no tanto. Hijo de escritores, Paul Roland creció estimulado y desde muy chico ya se apasionaba con las historias inmortales de piratas, degollados, hechizados y malditos varios. Sus discos como solista hacen referencia a la literatura que uno consume de niño y pre-adolescente; Dr. Jeckyll y Mr. Hyde de Stevenson, Sandokan, el ocultismo… todo lo que a uno deja de interesarle cuando aparearse pasa a ser prioridad. De todas manera uno se acuerda el resto de su vida con mucho cariño de todas esas cosas que te ponían los pelos de punta y te hacían agarrar un libro sin poder dejarlo hasta el final.

Ahí está la parte adulta de Paul Roland; es muy difícil hacer lo que él logra sin -aparentemente- el menor esfuerzo. Logra transportarnos a una suerte de nebulosa fantasmagórica sin edad, a un mundo que ya no existe y que poco tiene que ver con el de hoy, a una zona de confort relativamente incómoda en donde nos sentimos a gusto pero sentimos que en cualquier momento se puede venir abajo el castillo de naipes. ¿Cómo lo logra? Con un puñado de referencias literarias bien elegidas, sin pecar de intelectualoide pagado de sí mismo y haciendo uso de un puñado de recursos musicales hábilmente seleccionados. El tipo está muy lejos de ser un gran cantante pero lo que no le dio la naturaleza lo suple con un tono de voz amenazador, una expresividad e histrionismo admirables, una personalidad avasallante. La música varía en cada disco (el tipo es asombrosamente prolífico) pero no se aparta demasiado de lo que ya era en sus primeros LP de estudio, de aquellas joyas del rock británico excéntrico como Danse Macabre o A Cabinet of Curiosities, lo que podría llamarse ‘su período clásico’. Sería algo así como una mezcla entre Syd Barrett sin acordes pifiados con el Robyn Hitchcock más psicodélico, a eso le tenemos que sumar el punk menos panfletario de bandas como The Adverts o X-Ray Spex y de ahí se obtiene la alquimia musical de Mr. Roland.

Bates Motel es un disco relativamente actual que lo muestra en excelente forma, saludando a Alfred Hitchcock y Psicosis desde el título, apelando a lo que ya sabe pero llevándolo todo a un extremo más depurado, al borde de la caricatura pero sin cruzar jamás la frontera del ridículo. Empieza rockeando (de manera no muy convincente hay que decirlo) pero la cosa recién toma color de la mano de “Kali” y a partir de ahí nos enfrentamos al kaleidoscópico Paul Roland en uno de sus mejores momentos musicales. Dejemos que la música hable por sí misma de ahora en más…




Escuchar en Spotify o en YouTube.




Chequear también:

Paul Roland - Duel
Paul Roland - Gargoyles
Paul Roland - Pavane

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...