martes, 26 de abril de 2016

Ras Michael & the Sons of Negu - Love Thy Neighbour


Apenas escuchar los primeros segundos de Love Thy Neighbour es claro que se trata de algo completamente distinto, especial. Ni siquiera tiene mucho que ver con el resto de los discos de los jamaiquinos Ras Michael & the Sons of Negus. Rastafari o Kibir Am Lak son discos de reggae de raíces, más tradicionales si se quiere, pero este está en otra dimensión, sin dudas.

Aparentemente estaban presenciando una sesión de Marley y los Wailers en el año ’78 cuando el capo Lee “Scratch” Perry les ofreció producirlos y por supuesto que no dudaron un segundo. El resultado fue esta obra maestra, con todos y cada uno de los famosos trucos habituales de Perry en su legendario estudio Black Ark. Sonidos extraños que aparecen y desaparecen en la mezcla, una suerte de sonido viscoso e hipnótico, con percusiones poco habituales, unos bajos gravísimos y reverberaciones aplicadas a casi todos los instrumentos. Recuerda un poco a Heart of the Congos, el disco definitivo de The Congos, también obra del gran genio de las consolas, el George Martin caribeño.

Lo que hace que Love Thy Neighbour sea tan diferente es el empleo de varios de los recursos del género conocido como Nyahbhingi, oriundo de África, esto es algo milenario, casi shamánico se podría decir. Este estilo, mezclado con el abanico sonoro típico del dub, da como resultado este sonido irrepetible. Algunas de las canciones suenan a góspel etíope, si es que se puede describir de alguna manera, incluso un par de temas tienen una fuerte impronta de la música religiosa de Estados Unidos, como “Don’t Sell Daddy No Whiskey”, el puntapié inicial del disco o el conmovedor “Hear River Jordan”. Vale recordar que Ras Michael era un rastafari ortodoxo como pocos, incluso en la tapa de Tribute to the Emperor aparece Haile Selassie con los colores de la bandera de Etiopía, la famosa tierra prometida de los rastas. Por suerte es un disco que se puede escuchar sin verse en presencia de un pastor evangelista fanático y puede disfrutarse ampliamente desde el mero punto de vista musical.

Es un poco extraño notar que ni los discos que lo preceden ni los que vienen después tienen mucho que ver con Love Thy Neighbour y eso puede atribuirse quizás al genio de Lee “Scratch” Perry, que imprime su sello con mucha fuerza en este trabajo. Música para entrar en trance, definitivamente.




Escuchar en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
Ras Michael & the Sons of Negu - Rastafari Dub
Count Ossie - Tales of Mozambique
Cedric Brooks & the Divine Light - From Mento to Reggae to Third World Music

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...