jueves, 12 de mayo de 2016

Nick Cave & the Bad Seeds - Abattoir Blues / The Lyre of Orpheus


Nick Cave es un tipo polémico, alguien que divide aguas, que tiene fanáticos acérrimos e incondicionales y detractores imposibles de convencer. Como todo gran artista, lo peor que le podría pasar es generar indiferencia y eso, queridos amigos, con Nick Cave, jamás va a pasar. Tiene la habilidad de ponerse a prueba a sí mismo, de tratar de no repetirse sin abandonar su esencia, de ser muy crítico de su propia obra y de plantearse desafíos musicales. Y hay que decir que el tipo es realmente muy productivo, incluso en sus etapas más tóxicas se las ingenió para hacer discos como Tender Prey o Murder Ballads. Te puede gustar o no pero en su extensa carrera nunca hizo un disco malo (Nocturama no es tan malo como dicen) y lo que le pasa hoy en día, en su madurez, es algo a todas luces infrecuente. La mayoría de los grandes autores y sobre todo los compositores de canciones -que es en lo que Cave se convirtió con los años- tienen una especie de pico creativo de cuatro o cinco años y después se mantienen regurgitando lo que les salió más o menos bien o lo que a los críticos les gustó. También tiene una banda que le salva las papas cuando las canciones desnudas probablemente no dirían demasiado y él se apoya mucho, muchísimo en los magníficos Bad Seeds, una banda de acompañamiento que es más que eso, es una entidad en sí misma. Casi todos los miembros tienen carreras paralelas, currículums abultados y varios son compositores por derecho propio.

¿De dónde sale Abattoir Blues / The Lyre of Orpheus? De un concepto muy fuerte, como la inmensa mayoría de los grandes discos. Del para nada despreciable bagaje literario que tiene Nick Cave, en donde la mitología griega convive sin problemas con la narrativa gótica de William Faulkner y el reviente de Borroughs. El disco es doble y cuando salió el argumento de venta era que Abattoir Blues era el disco fuerte, poderoso, podrido, lleno de coros, en donde tiraba toda la carne al asador y The Lyre of Orpheus era más reposado, más blusero y baladístico. No es tan así la cosa, hay un poco de todo en los dos y es notable la unidad conceptual que hay entre ellos, con un nivel compositivo altísimo, en donde casi no hay pasos en falso, algo bastante infrecuente en los discos dobles. Algunos fanáticos pusieron el grito en el cielo cuando vieron a su héroe con conejitos de dibujos animados en el video de “Breathless”, pero quienes no esperamos más que grandes canciones aplaudimos la variedad estilística inédita del disco.

Con Abattoir Blues / The Lyre of Orpheus se cansó de recibir elogios, premios a disco del año y de llenar conciertos a lo largo y ancho del planeta, sin por eso convertirse en un artista masivo, algo que jamás sucederá por obvias razones. Pocas veces los laureles fueron tan merecidos.





Escuchar en YouTube o en Spotify.





Chequear tambien:
The Boys Next Door - Door, Door
Nick Cave & the Bad Seeds - The Boatman's Call
Grinderman - Grinderman 2

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...