martes, 25 de noviembre de 2014

Meat Puppets - Forbidden Places


Si hay algo que no se le puede discutir a Kurt Cobain es que el tipo era un verdadero fanático de la música. Hacía lo imposible por difundir a las bandas que le gustaban y, si no hubiese sido por su ayuda, gente como The Vaselines o Daniel Johnston nunca hubieran abandonado el anonimato más cruel. Algo parecido pasa con los Meat Puppets. Nirvana hizo dos versiones de los Puppets en el mítico MTV Unplugged; “Lake of Fire” y “Plateau”, las dos originales del magnífico Meat Puppets II, el de la tapa de las pinturas rupestres.

Igual era -y es- una banda demasiado idiosincrática como para ser masiva y salir del guetto de los que estamos hasta el cuello con esto. Por empezar eran de Phoenix, Arizona, cosa que los aislaba del resto y que los inspiraba a la vez. No tenían problemas en tocar bien y a toda velocidad cuando la onda era mostrar credenciales punk rock y no saber más de tres o cuatro acordes. Cambiaban mucho de un disco a otro y así como Up On the Sun es un disco psicodélico y tranquilo, Huevos está grabado en dos días prácticamente sin sobregrabaciones.

Forbidden Places es del ’91 y es el primero para un sello grande. ¿Sell out? De ninguna manera. Es el disco que tiene “Whirlpool”, uno de los grandes temas de los Puppets, un himno, uno de esos temas reconocibles al instante, al igual que el noventa por ciento de los temas de la banda. ¿Qué es esto? ¿Punk rock con aire country? Sí y no. Es imposible clasificarlos o etiquetarlos correctamente, algo que algunos simplemente no soportan y que para muchos es una virtud incuestionable. La fijación de los hermanos Kirkwood por ZZ Top no queda afuera de Forbidden Places; “Nail It Down” podría haber estado en cualquiera de los discos pre-Eliminator de los texanos. Hasta imita las inflexiones vocales de Billy Gibbons, por suerte sin dejar de sonar a ellos mismos en ningún momento. Arranca a puro prog-rock de la mano de “Sam”… ¿Querés velocidad guitarrística? Acá la tenés, lejos, muy lejos, de las masturbaciones en seis cuerdas que a veces hay que soportar. Acá hay onda y de sobra.

Por supuesto que con Forbidden Places no le pasaron ni cerca al éxito o a la masividad pero de la mano del disco siguiente, Too High to Die, otro gran trabajo, alcanzarían algo relativamente parecido al reconocimiento de colegas y críticos. Nada mal para un grupo tan original como los Meat Puppets.




Podés escucharlo entero en Grooveshark o en YouTube.




Chequear también:
Meat Puppets - Out My Way [EP]
Meat Puppets - Monsters
Meat Puppets - Mirage

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...