miércoles, 20 de agosto de 2014

Love and Rockets - idem


Love and Rockets desciende de la diáspora de otra banda importante, de las cenizas de Bauhaus, pioneros del mejor (y único verdadero) rock gótico de la primer mitad de los ochenta. Por un lado, el cantante, Peter Murphy, arrancó su carrera solista y Daniel Ash y David J, guitarrista y bajista respectivamente, forman Love and Rockets, cuyos primeros cuatro discos de estudio son fundamentales para entender el rock de aquella década mítica.

Love and Rockets, cuarto LP de estudio y el último de la considerada etapa clásica de la banda tiene algunos detractores insólitos que lo consideran un intento de disco “vendedor”, hecho para pegarla en las radios yanquis, algo bastante descabellado si se considera que lo único remotamente apto todo público del disco es “I’m Alive”, que sí, vendió y en cantidades industriales y muy merecidamente, es T. Rex bien entendido y totalmente adaptado a la época, insistente, casi industrial, podrido, con un riff de guitarra para cabecear en la ruta y escuchar a todo volumen. No siempre los hits son una mierda. Por lo demás es un disco aventurero, moderno, sucio, luchador, guitarrero, jugado, una continuación y evolución natural de todo lo sugerido -y logrado- en los tres primeros álbumes.

También es el primero en donde los dos compositores empiezan a escribir por separado, cada cual con su estilo y eso se nota, pero en el buen sentido, las canciones son diferentes, hay variedad pero suman a la totalidad sin desentonar en ningún momento. “Motorcycle” debió haber sido el himno oficial de los Hell Angels si estos no tuvieran la cabeza remachada con Creedence y ese tema de Steppenwolf, un trip roquero con alguna que otra influencia (muy bien disimilulada) de los primeros Jesus & Mary Chain. “The Purest Blue” es el Brian Eno de los discos ambient pero en este caso no vas a necesitar de la almohada ni el despertador porque dura lo que tiene que durar. Después de la pausa necesaria de la mano de “I Feel Speed”, en donde la banda parece flotar en un estado de narcosis auto-inducida viene otro sacudón de rock del pantano del mejor; “Bound for Hell” es la reencarnación de un blues acelerado de los 50’s y es lo de siempre, el pasado bien interpretado para hacer la música del futuro. Love and Rockets suena increíblemente moderno, actual, podría haber sido grabado ayer, no envejeció un ápice, sobre todo comparándolo con otras cosas que sonaban en aquel entonces. No son muchos los que los han tomado como referentes y eso ayuda -probablemente-  a que esto suene original y fresco a casi treinta años de su aparición en las bateas.

Después de Love and Rockets los dos capos de la banda se dedicaron a sus carreras como solistas y dejaron en el freezer a este proyecto, para ponerlo nuevamente en marcha un par de años más tarde. Historia que dejamos, como de costumbre, para la próxima.



Escuchalo entero en YouTube o en Grooveshark.

 


Chequear también:
Bauhaus - Burning from the Inside
Tones On Tail - Pop

Love and Rockets - Express


No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...