martes, 3 de junio de 2014

Paul Weller - 22 Dreams


Cuando la nefasta prensa inglesa anuncia con bombos y platillos que estamos ante la Gran Cosa Nueva (como decía Lennon) lo mejor que se puede hacer es sentarse y esperar. Esperar a que la cosa decante, a que pasen algunos años y ahí sí, volver a escuchar eso que tan bien estaba para ver cómo reaccionó al inapelable paso del tiempo. El noventa por ciento de esos “inventos” no resisten el menor análisis. 22 Dreams, el noveno disco de Paul Weller como solista, es una clara excepción a la regla.

Acá Weller intenta prácticamente de todo y en prácticamente todas las canciones sale bien parado, se podría decir que es su intento de Album Blanco moderno y no sería nada descabellado, la variedad estilística sorprende y lo hace gratamente. Si bien Weller en sus discos solistas más recordados (Wild Wood, Stanley Road) siempre se destacó por una especie de retro-rock bien entendido y un batido de influencias hábiles, en 22 Dreams, se aventura a un poco más, es un disco que en todo momento suena contemporáneo, moderno. Incluso cuando parte de un sonido “reconocible” (Nick Drake, Marvin Gaye o Traffic) jamás lo hace de manera obvia y ese es el gran triunfo de este disco.

La explicación puede ser simple pero a la vez innegable, Weller es un tipo que jamás dejó de escuchar música nueva, mientras que muchos de sus congéneres siguen desempolvando los mismos discos que los conmovieron a los veinte años, él sigue yendo a su disquería favorita a nutrirse de los últimos lanzamientos.

En 22 Dreams habla de la paternidad, del paso del tiempo, de envejecer y los temas que nos preocupan más o menos a todos con una candidez inédita para un tipo que supo estar enojado, y encara con decisión estilos y géneros que anteriormente no había explorado, hay instrumentales que no aburren, bien tocados, interesantes, hay algo de jazz (“Song for Alice” es un guiño evidente a Coltrane) y hay rock actual, el que practican aquellos que fueron, en principio, influenciados por Weller mismo.
Es raro pensar que varios de los futuros discos clásicos de la actualidad los siguen haciendo muchos de los que ya los venían haciendo treinta años antes. Pero son pocos los tipos de su edad que todavía “empardan” o superan sus grandes logros. Weller, a sus cincuenta años, lo hizo.




Chequear también:

The Jam - The Gift
The Style Council - Our Favourite Shop
Paul Weller - As Is Now

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...