domingo, 27 de enero de 2013

Tame Impala - Lonerism


Los que tenemos algunos años ya sabemos que es lo que pasa generalmente cuando una banda nueva empieza a aparecer por todos lados, cuando les empiezan a palmear la espalda masivamente. En los último diez o quince años vimos desaparecer sin dejar rastros a unos cuantos. No necesariamente por falta de calidad o méritos musicales, pero cuando cierta prensa empieza a inflar a la Última Gran Cosa Nueva, sabemos que en muchos casos no conviene entusiasmarse mucho y hasta a veces ni siquiera hace falta invertir los treinta o cincuenta minutos que lleva escuchar un disco.

No es el caso de Tame Impala, por suerte. Han hecho un segundo disco incluso mejor que el primero, que Innerspeaker, del 2010. Esta es música moderna en el mejor sentido. Puede gustarte o no, eso seguro, pero es difícil negar que acá estamos frente a algo actual, fresco, novedoso. Hay influencias, hay puntos de partida, pero no son guiños evidentes, es bastante arduo establecer puntos de comparación con otras bandas así que ni siquiera vale la pena ponerse a citar los típicos “se parece un poco a esto o a lo otro” porque también es probable que pifiemos y que estos australianos veinteañeros ni siquiera hayan escuchado a ese supuesta referencia ineludible.

Las canciones de Lonerism son pegadizas pero no en el sentido tradicional de la palabra, los ganchos y lugares que ofrece para “agarrarse” no son los habituales, te podés quedar pegado a una interminable reverberación de los teclados (de eso hay mucho) o a una voz fantasmagórica que aparece y desaparece en la mezcla, pero no te vas a quedar tarareando un estribillo infinitamente. ¿Eso es bueno o malo? Y… no lo vamos a decidir nosotros, pero es raro, es nuevo, incomoda un poco y eso lo hace interesante. Por ese mismo motivo es complicado hablar de las canciones individualmente; Lonerism fluye y transcurre como un disco, como una totalidad. ¿Hasta que punto eso es calculado o intencional? Tampoco es fácil decidirlo, suena espontáneo y sincero y eso es lo que -al fin y al cabo- importa.

Ahora tienen en frente un verdadero desafío; el tercer disco de estudio. Generalmente es el que confirma todo lo auspicioso de los primeros trabajos pero también suele ser el que entierra definitivamente a un grupo o solista. Ahí es cuando ya se puede decir si fue suerte, azar o talento. Esperemos que sigan con paso firme, Lonerism es un muy buen indicio.





Chequear también:

The Church - Magician Among the Spirits
Tame Impala - Innerspeaker
Grizzly Bear - Shields



No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...