sábado, 20 de febrero de 2016

The Orient Express - idem


Un poco de contexto es menester en este caso. Tres expatriados; un iraní, un francés y un belga terminan en el East Village neoyorquino luego de haber viajado largo y tendido por el medio oriente, forman The Orient Express en la segunda mitad de la década del sesenta y hacen este, un único LP homónimo que aparece en 1969 y desaparecen prácticamente sin dejar rastro.

Pero lo que logran en el único verdadero rastro que sí dejaron es este sorprendente disco, una de las pocas fusiones realmente exitosas (desde lo artístico, claro está) entre música asiática y psicodelia que se han hecho. Ya desde el primer tema, “Fruit of the Desert” las cosas quedan muy claras, pero en el segundo se confirma todo, “Dance for Me” es una verdadera joya del rock más exótico y extravagante jamás escuchado. Escalas arábigas, a toda velocidad, un cantante que parece poseído por mil demonios, en un inglés con una acento fuerte y casi indescifrable… esto no lo hacía nadie en aquel entonces, después sí, a veces muy mal y otras no tanto pero estos tipos fueron pioneros, eso queda claro escuchando el disco. Probablemente los californianos Kaleidoscope en sus dos primeros discos intentaron una cosa relativamente parecida, pero estos últimos eran más eclécticos y a lo mejor había uno o dos temas en esta vena, no más.

Ojo que también hay canciones más típicas de la era, una es “For a Moment” y la otra “A Little Star”, casi al final del álbum pero en estas suenan más convencionales y uno tiene la sensación de que estas las hacían para poder venderle el disco a alguien, es en “Cobra Fever” o “Caravan of Silk” en donde son extraordinarios, evocativos y -hay que decirlo- extremadamente psicodélicos. Si hay que jugarse por uno para enviar al espacio tendría que ser “Azaar” que empieza lenta y ominosa, parece música para encantadores de serpientes, cuando aparece la melodía de voz es una cosa hipnótica al cien por cien y cuando frena sabés que va a ir a otra dimensión y efectivamente es lo que sucede, son casi cinco minutos de un trip de ácido lisérgico.  

The Orient Express repite y abusa de varios de los lugares comunes de la música oriental pero como en esta época nadie lo hacía el mérito es de ellos. Completamente.




Escuchar en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
Kaleidoscope [US] - A Beacon from Mars
The United States of America - idem
Varios ‎- Love, Peace & Poetry: Turkish Psychedelic Music

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...